Inicio / Predicas Cristianas / Libres de la esclavitud financiera

Libres de la esclavitud financiera

Predicas Cristianas

Proverbios 3:1-8

INTRODUCCIÓN:

Se dice que la reacción que un hombre tenga por el dinero habla mucho de su carácter, sea que esté pobre o rico. Una historia habla de un hombre que heredó una considerable fortuna: doscientos cincuenta mil dólares.

El hombre, además de ser ya muy viejo, tenía problemas del corazón, lo que planteaba todo un desafío para darle la noticia. Por cuanto la noticia no podía dársele de manera súbita, los familiares decidieron pedirle al pastor del anciano que se la diera, pero que lo hiciera de una forma bien sutil y diplomática dada su condición.

Anuncios

El pastor preparó la estrategia. Decidió hacerle varias preguntas a las que el anciano respondió. Y una de esas preguntas tuvo que ver con el dinero heredado. La pregunta formulada fue: “¿Qué haría él si supiera que era heredero de una fortuna de cuarto de millón de dólares?”.

El anciano con la naturalidad que le caracterizaba le dijo que los donaría a la iglesia. Y, ¿usted sabe quién se desmayó? ¡El pastor! Nuestra actitud hacia el dinero determina nuestro carácter. Es posible que esta sea la razón por la que la Biblia nos hable tanto del presente tema.

¿Sabía usted que de las treinta y ocho parábolas que el Señor dijo, por lo menos dieciséis de ellas están relacionadas con este asunto? Hay unos quinientos versículos que hablan de la fe y otros quinientos que hablan de la oración, pero hay más de dos mil que hablan del dinero y su mayordomía. ¿Por qué esto?

Porque Dios está altamente interesado en bendecirnos. Él quiere que sus hijos salgan de la esclavitud del dinero mal administrado. Es un hecho que Dios quiere cumplir la promesa del presente texto. Él quiere que vivamos con ventanas abiertas de bendición en lugar de vivir bajo maldición por robarle lo que a él le pertenece.

Anuncios

Malaquías 3 ha sido visto como un texto aplicado más para Israel que para la iglesia, sin embargo, el ejercicio de este texto pudiera ser la clave para una vida de profunda satisfacción espiritual. Veamos algunos principios para lograr esto.

I. TRABAJE PARA VIVIR, PERO NO VIVA PARA TRABAJAR

1. Viva satisfecho (Proverbios 15:6)

La palabra “provisión” en toda la Biblia está relacionada con Dios. Abraham es el primero en llamar a Dios: “El Dios Proveedor” o “Jehová-Jireh” en hebreo (Génesis 22:14). Y la verdadera provisión solamente llegará como bendición de Dios sea esta grande o pequeña ante nuestros ojos. Hay gente que teniendo poco puede dormir mejor que los ricos, pues estos se preocupen qué hacer con su dinero.

Cuando alguien tiene dinero y no está satisfecho, sino que tiene un afán por obtener más dinero, está en una condición de esclavitud financiera. El que más quiere nunca se sacia. Y el que más tiene, más serán sus preocupaciones financieras. El consejo de decirles a nuestros muchachos que ganen todo el dinero que puedan, pero que lo hagan de una manera honesta, no es bueno.

Porque, ¿qué sentido tiene que alguien viva solo para trabajar, ganando todo el dinero posible, pero no le queda tiempo para orar, leer la palabra, asistir a su iglesia y menos para servir al Señor? Tal persona sencillamente está esclavizada, solo vive para trabajar pues ni siquiera puede divertirse. Escuche lo que dice Hebreos 13:5: “Sean vuestras costumbres sin avaricia, contentos con lo que tenéis ahora; porque él dijo: No te desampararé, ni te dejaré”.

Anuncios

2. Busque primero el reino de Dios (Mateo 6:33)

Cuando la única motivación que tenemos es el acumular riquezas, y todas mis fuerzas se consumen en el trabajo, hemos dejado que el trabajo se convierta en nuestro amo, en lugar de nuestro amoroso Señor. Los tesoros por los que debemos trabajar son los que podemos enviar para el cielo. Jesús dijo: “Haceos tesoros en el cielo…”.

El dinero de la tierra llega a ser un mal amo. Al momento menos pensado se despide de nosotros, dejando una gran frustración e impotencia para resolver las cosas. La gente que vive confiado solo de sus bienes y su capacidad para hacer dinero, sin buscar el reino de Dios primero, le pasa como aquel rico insensato que derribó sus graneros para retener más, pero que esa misma noche vinieron para pedirle su alma (Lucas 12).

¿De quién será lo que usted tiene ahora? Buscar el reino de Dios primero es poner en el orden correcto nuestras perspectivas acerca de los bienes materiales. Esto texto me enseña que yo debo vivir para Cristo. Lo que tenemos ahora solo lo tendremos por un rato, pero a mi Señor lo tendré para siempre. Cuando invierto para el reino de Dios, lo demás vendrá por añadidura.

II.VIVA PARA LOS BIENES ETERNOS A TRAVÉS DE LOS BIENES TEMPORALES

1. La ilusión de las cosas materiales (Salmo 118:8)

Alguien ha dicho que la gente moderna maneja un carro financiado por el banco, usando gasolina con tarjeta de crédito para ir a comprar mueles para pagarlos en cuotas mensuales, para amoblar la casa que seguirá perteneciendo al banco por los próximos treinta años, si es que no la pierde antes. ¿Cuál es el principio?

Si hay cosas que no necesitamos, no debemos usar el dinero que no tenemos para adquirirlas. Llegó el momento en nuestras vidas donde debemos saber cómo usar con sabia mayordomía nuestro dinero. Lo que si estamos seguros es que Dios quiere abrir las ventanas de los cielos para bendecirnos, si nuestra confianza la ponemos más en su provisión que la que nos ofrecen las tarjetas de crédito.

Es mejor confiar en Jehová que en los hombres. Los hombres nos ofrecen la ilusión de las cosas temporales, pero nuestro Dios nos muestra la seguridad que nos da confiar en sus promesas eternas. Hay muchas cosas que nos dan placer de la carne, y las perseguimos, pero solo Dios nos da el placer del espíritu y eso debemos perseguirlo. Pablo aprendió a contentarse en cualquier situación (Filipenses 4:10-12).

2. Honre al Señor con sus bienes (Proverbios 3:9-10).

Hemos dicho en relación con la mayordomía que lo que somos nosotros es simples mayordomos no dueños ni de la creación ni de las cosas que nosotros decimos que son nuestras, tales como: mi casa, mi esposo o esposa, mis hijos, mi trabajo, mi carrera, mi ropa, mis talentos, mis conocimientos, nada de eso es suyo en última instancia ese es uno de los principios más claros de la Escritura.

Acerca Julio Ruiz

Pastor en Virginia en los Estados Unidos, con 42 años de experiencia de los cuales 22 los dedicó en Venezuela, su país de origen. Otros 9 años los dedicó a pastorear en Vancouver, Canadá y los últimos 9 años en Columbia Baptist Church en su ministerio hispano, donde estuvo hasta agosto del (2015). A partir de octubre del mismo año (2015) comenzó una nueva obra que llegó a constituirse en iglesia el 22 de mayo de 2016 bajo el nombre de Iglesia Bautista Ambiente de Gracia en la ciudad de Burke, Virginia. El pastor Julio es Licenciado en Teología y ha estudiado algunas cursos para su maestría en Canadá. Además de haber sido presidente de la convención bautista venezolana en tres ocasiones, también fue profesor del seminario teológico bautista. El pastor Julio por espacio de unos 18 años publica sus sermones y artículos por estos medios. Es casado con Carmen Almera Ruiz y tiene tres hijas y una nieta: Laura, Oly, Sara e Isabella. Si usted quiere comunicarse con el pastor Julio, llámelo al (571) 251-6590.

También Revise

Luchando con Dios - Predicas Cristianas

Alcen la mirada y reciban creyendo

Predicas Cristianas.. Atrévete a alabar Dios con todo tu corazón, alábale a cambio de nada, exprésate con un corazón lleno de gratitud, y sorprendentemente..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *