Inicio / Predicas Cristianas / Mujeres extraordinarias

Mujeres extraordinarias

En una casa grande no solo hay vasos de oro y de plata, si no de madera y de barro, unos para usos mas nobles y otros para usos mas bajos. Si alguien se mantiene limpio llegara a ser un vaso noble santificado útil para el Señor y preparado para toda buena obra.” 2 Timoteo 2:20

El Señor me preparo para toda buena obra”. Todas somos creación de parte de Dios, hemos sido creadas para buenas obras. Todas hemos venido a este mundo con un propósito que ha nacido en el corazón de Dios. Siempre te recuerdo que somos reinas de nuestro Dios. Él quiere que te muestres como esa mujer que hace cosas extraordinarias diferentes a lo que hace la gente común.

No sos una mujer común

La mujer tampoco has sido creada para ser uno más del montón.  Las mujeres han sido creadas por Dios para ser una mujer extraordinaria que va hacer cosas extraordinarias. Dios esta sacando de cada unas de el diamante que esta escondido, Dios esta sacando de adentro tuyo todas las capacidades y habilidades que no sabias que tenias y estaban escondidas.

Dios te fue a buscar en algún rincón de tu vida en medio de alguna circunstancia complicada o difícil para decirte “ese no es tu lugar donde tenes que estar”. Tu lugar es el lugar donde suceden cosas extraordinarias, dice Dios “Yo te he levantado de lugares de abandono, de lugares de miseria, de llanto, de depresión. Te he sacado de esos lugares para ponerte en lugares de honra”. Dios te ha elegido para ponerte en lugar privilegiado. Te dice “paloma mía, princesa mía”.

Tenes que dejar lo común para ser una mujer extraordinaria

Por ahí nunca escuchaste esas palabras de parte de tus padres, pero Papá que te creo, te las dice al oído. Te levanta en sus brazos y te dice “hija querida sos lo mejor que yo he podido crear”. Hay mujeres que se pierden de sacar a luz eso extraordinario que ellas tienen dentro, hay mujeres que podrían ser extraordinarias pero son ordinarias. No lo digo en el sentido despectivo que a veces usamos de esa palabra, si no como mujeres comunes que pasan desapercibidas por la vida.

Hay distintas características que tienen esas mujeres comunes:

* Son mujeres por ejemplo que no quieren trabajar en si misma para encontrar lo poderoso que hay dentro de ella.

* Son esas mujeres que escuchan: “tenes que prepararte, tenes que formarte, tenes que saber ministrar en sanidad interior”.

Pero piensan: “¡uh! todo eso tengo que hacer, estoy tan cansada”. Cuando empiezan hacer algo, pensando que lo van a intentar, no lo van a lograr por que ya van como perdedoras, ya van sin las fuerzas necesarias para poder vencer todos los obstáculos.

* Van pero para quedarse a mitad de camino, son mujeres que antes los desafíos que se le plantean en la vida o ante las posibilidades de salir de un lugar de anonimato y empezar hacer una mujer protagonista de su propia vida dicen: “es muy difícil, es mucho trabajo”

* No quieren pagar el precio. Todo precio necesario para sacar fuera todo lo que Dios puso en tu vida lo tenes que pagar. Esto te beneficia a vos, y beneficia al reino de Dios.

Oraciones extraordinarias, vida extraordinaria

Hay mujeres que todos los días oran lo mismo y viven repitiendo las oraciones. No tienen oraciones jugadas, no dicen “Señor yo te creo que voy a tener riquezas extraordinarias y declaro que vienen a mi vida, a mi familia, a mi hogar”

Tenes que salirte del molde, no tenes que permitir que te amolden las oraciones, si no que cada día, cada semana puedas jugarte con tu manera de orar. Declara: “Señor vos dijiste que por tu llaga soy sana: tengo que ser sana”. Él te ama y cuando vos le crees realmente mueve la mano de bendición sobre tu vida. Tenes que mover la mano de Dios a través de tu fe. Hay mujeres que no pueden descubrir lo poderoso, lo extraordinario que Dios ha puesto en su vida por que se la pasan toda la vida corriendo detrás de los demás, o corriendo detrás de lo que los demás dicen que hagan. No tienen iniciativa, si vos le decís que valla a la puerta, va a la puerta, pero por iniciativa propia no se mueve.

Si querés crecer y querés avanzar tenes que ser una mujer vista, no sos invisible. Tenes que ser una mujer invencible pero no invisible para nadie, ni sin quiera en la casa del Señor.

Para ser una mujer visible, tenemos que dar algunos pasos:

– En primer lugar, tengo que tener convicciones firmes. Si vos tenes claro que sos una mujer que va a realizar, que va a moverse en lo extraordinario. Lo que pasa que las mujeres un día nos entusiasmamos y al otro día se nos fue todo el entusiasmo, un día queremos estudiarnos todas las carreras, y al otro día no queremos hacer nada. Se nos fueron las fuerzas: “yo me propongo que voy hacer una dieta”. Empeza y consérvala después.

Si no tenes firmeza en tu convicción un día sos esa madre paciente que puede escuchar a sus hijos y puede dialogar con ellos y al día siguiente no escuchas nada y empezas a los gritos. Encima después te viene la culpa y decís: “otra vez volví a fallar, yo que quería ser una madre tranquila”. Te sentís que volviste a fallarte a vos misma. Es preferible que en medio de esas convicciones firmes metas la pata y vuelvas a hacerlo y no que un día estés diciendo quiero y al otro día digas no quiero.

Las mujeres de convicciones firmes son mujeres extraordinarias, son sólidas en lo que creen y hacen lo que otras no hacen, pagan el precio que otras no pagan y logran lo que aquellas que algún día no quieren y al otro día quieren nunca van a poder lograr.

Estas destinada a lograr las mejores cosas pero no depende de Dios, no depende de tu líder, depende de las convicciones firmes y de la seguridad que vos tengas, si Dios te ha dicho que el te a puesto como un vaso noble, un vaso de honra es por que el te ha llenado de su honra y de su nobleza para lograr todas las cosas extraordinarias.

Segundo, Mujer responsable: En lo que debe hacer y en lo que no debe hacer, es una mujer que se compromete y toma el compromiso con responsabilidad, se compromete a formarse y lo va hacer hasta que lo logre, se compromete a salir con sus hijos y lo va hacer, no que larga palabra y habla y habla.Una vez que esta dicho van a venir los reclamos sobre las palabras dichas, las declaraciones que hacemos, entonces tenemos que ser responsables en lo que hacemos y responsable en lo que decimos.

Las mujeres tenemos responsabilidad sobre nuestra vida y durante cierto tiempo sobre la vida de nuestros hijos, pero después llega un momento en que la vida de nuestro hijos la tenemos que soltar para que ellos sean responsables de su propia vida. La vida que nunca deberíamos haber soltado nunca es la nuestra. Tenemos que hacernos cargo de nuestra propia vida, de nuestra felicidad, de nuestro propio bienestar y no cargárselo a los demás.

Acerca Central de Sermones

www.CentralDeSermones.Com está dedicado a llevar el evangelio de Jesucristo y la Palabra de Dios al mundo. Índice de predicas cristianas, sermones, predicaciones, mensajes cristianos, estudios biblicos, bosquejos y otros recursos cristianos basados en la biblia que le ayudaran a evangelizar y en su crecimiento espiritual. Los mensajes cristianos, predicaciones, sermones, estudios biblicos, y otros recursos cristianos en nuestro índice fueron publicados por fieles creyentes en Jesucristo, de diferentes denominaciones quienes han deseado compartir sus predicas cristianas, sermones, estudios biblicos, bosquejos, y mensajes cristianos.

Revise también

Cuando el silencio de Dios te cura - Central de Sermones

Legado del padre ante la oportunidad de su hijo hacer grandes cosas.

Predicaciones Cristianas... Cuando vas a guiar a tus hijos en el camino de la vida, este es el precepto que has de seguir: Dios está en primer lugar. Si Él no..

3 comentarios

  1. A sido de bendicion

  2. Hola Bendiciones.. Grácias por estas bellas palabras de Bendiciones.. para mi vida, enseñanzas y exhortación. Esperó recibir de estas siervas del Altísimo palabras de Dios!

  3. que linda palabra!! me falta mucho…. pero con Dios a mi lado voy segura .me metere a lo hondo del mar..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *