Inicio / Predicas Cristianas / Vengo Pronto

Vengo Pronto

He aquí, yo vengo pronto; Retén lo que tienes para que ninguno tome tu corona. Apocalipsis 3:11

Introducción

La venida de nuestro Dios esta a las puertas, muy pronto se oirán las trompetas anunciando la llegada de nuestro amado, que viene por su esposa a llevar. ¡Oh cuan glorioso será!

Anuncios

I. Velad Pues. (Mateo 24:42)

Nadie en esta tierra ni en el cielo sabe cuando será la venida de nuestro Dios más que el mismo, pero si sabemos por medio de su palabra que viene pronto, que viene ya, si al amanecer, al atardecer o anochecer, no se sabe, pero puede ser este día, mañana o quizás esta noche, o talvez dentro de dos, cinco, diez años o mas, no lo sabemos, lo cierto es que hay que obedecer el mandato de Dios el cual nos ordena Velar. “Yo dormía, pero mi corazón velaba. Es la voz de mi amado que llama…” Cnt 5:2 El velar es vital para todo cristiano, no estamos hablando de no dormir físicamente, sino velar en el ámbito espiritual, porque es allí donde existe una guerra constante y directa entre Satanás y los hijos de Dios. El velar es no bajar la guardia, no descuidarse de la vida espiritual, de la comunión con Dios, de la llenura de su Santo Espíritu. Pero porque hay que velar:

1. Sed sobrios, y velad; porque vuestro adversario el diablo, como león rugiente, anda alrededor buscando a quien devorar. 1 Pedro 5:8 Satanás no descansa el no sabe que es el dar tregua, y a los que dejan de velar a los que se confían, a los que bajan la guardia, es a los que él ataca hasta devorar. Así que no dejes de velar, de buscar a Dios, muchos llegan a tal grado de pensar que ya ninguna tentación o ataque del diablo los podrá tocar y eso significa que están dejando de velar, porque todo el tiempo que estemos en este mundo vendrán pruebas, dardos, ataques y tribulaciones del maligno y solo aquellos que velen podrán resistirlas, hasta hacer que Satanás huya.

2. Velad y orad, para que no entréis en tentación; el espíritu a la verdad está dispuesto, pero la carne es débil. Marcos 14.38 He visto personas que conocían los mandatos de Dios, y que andaban en la verdad, y de tiempo comenzaron a cambiar a hacer lo contrario a negar incluso la fidelidad de Dios, y es lamentable y se han visto casos de grandes siervos caer de tan alto todo por dejar de velar. No defraudes, ni rompas el corazón de Dios de esa manera no lo permitas no dejes de velar, no dejes que el enemigo robe tu corona tu bendición, tu victoria. Sujeta tu carne en la santidad de Cristo.

Anuncios

3. Velad, pues, en todo tiempo orando que seáis tenidos por dignos de escapar de todas estas cosas que vendrán, y de estar en pie delante del Hijo del Hombre. Lucas 21:36. Velemos para poder verle cara a cara, para que cuando estemos delante de él, si hemos de bajar nuestro rostro sea solamente por reverencia, y no por vergüenza. Velemos para que seamos dignos de ser llamados sus hijos, para que toda nuestra vida y manera de vivir sea para su gloria.

4. Velad, pues, porque no sabéis cuándo vendrá el señor de la casa; si al anochecer, o a la medianoche, o al canto del gallo, o a la mañana; para que cuando venga de repente, no os halle durmiendo. Marcos 13:35-36 No durmáis, no des sueño a tus parpados, no caigas en el conformismo, no te canses de velar, de esperar con ansias su venida. “Por tanto, no durmamos como los demás, sino velemos y seamos sobrios” 1 Tesalonicenses 5:6

Velad en todo tiempo en oración y ayuno en lectura de su palabra en santidad y verdad, integridad y rectitud. Porque obtendremos grande recompensa: Bienaventurados aquellos siervos a los cuales su señor, cuando venga, halle velando; de cierto os digo que se ceñirá, y hará que se sienten a la mesa, y vendrá a servirles. Lucas 12:37

II. Estad Preparados (Mateo 24:44)

Acerca Sarai Borjas

Revise también

Sermones Cristianos - ¿Qué tienes en tu mano? Usalo

Tierra de prosperidad

Predicas Cristianas.. No vamos a hablar del evangelio de la prosperidad; no lo comparto de ninguna manera, pero sí debemos creer en la prosperidad del evangelio

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *