Él Siempre Cumple

Filipenses 4:6-7

“Por nada estéis afanosos, sino presentad vuestros pedidos a Dios en oración, ruego y acción de gracias. Y la paz que supera todo entendimiento, guardará vuestro corazón y vuestros pensamientos en Cristo Jesús”.

Había una vez un niño que tenía grandes deseos de tocar en la banda de música de su escuela. Un día, el niño regresando de la escuela les pidió a sus padres que si le podían comprar un instrumento musical e inscribirse en la banda de música de la escuela. Los padres no dijeron ni sí, ni no. Le contestaron: “Tenemos que pensarlo.

Pasaron varios días y los padres de este niño no decían nada, por lo que el niño decidió preguntar otra vez. Y Los padres del niño no dijeron ni sí, ni no. Simplemente le contestaron: “Todavía estamos pensándolo” Días después, saliendo de la escuela y en camino a su casa, el niño decidió entrar a la tienda de música y ver los instrumentos musicales. Cuando entró a la tienda, la primera cosa que cautivó su vista fue una hermosa y brillante trompeta. No era nueva, pero estaba en muy buenas condiciones. Tenía además un estuche curioso hecho de piel de cocodrilo. ¡Era justo lo que quería!

Esa noche, durante la cena, el niño le dijo a sus padres: “Fui a la tienda de música después de la escuela y vi allí una trompeta muy bonita. Es exactamente como la quiero y solamente cuesta 1000BF

El papa, mirando a la mamá le dijo: “Creo que debemos echarle un vistazo a esta trompeta o seguiremos escuchando sobre la misma cosa hasta el cansancio”. Al día siguiente, el niño fue a la tienda de música con sus padres y ellos le compraron la trompeta.

El niño se unió a la banda de música y se mantuvo fiel a su intención. Tocó en la banda durante todos sus años escolares, y cuando fue a la Universidad decidió entrar en el programa de música. Cuando se graduó se convirtió en un maestro de música.

Mi pregunta es… ¿qué hubiera sucedido o cuán diferente hubiera terminado la historia si este niño hubiera decidido pedirles a sus padres por el instrumento musical una sola vez y listo ya nunca más?

DIOS ESCUCHA ATENTAMENTE

La Biblia nos enseña que de la misma manera en que nuestros padres quieren lo mejor para nosotros y nos dan lo que pedimos…

 Algunas veces le pedimos algo a Dios una vez, y nunca más lo mencionamos o se lo volvemos a pedir.

Tal vez esta actitud demuestra nuestra impaciencia.

Cuando le pedimos algo a Dios queremos que él nos conteste con un SÍ, y queremos escuchar su respuesta al momento.

 Jesús nos dice que debemos orar y no desmayar o sea, no darnos por vencidos.

Tal vez, Dios quiere que le demostremos que sí estamos tomando en serio lo que le estamos pidiendo y que de verdad lo queremos y lo anhelamos

Eso se llama PERSISTENCIA

Cuando Jesús estuvo en la tierra nos dio muchas lecciones a través de parábolas. Jesús había estado hablando sobre las dificultades que pasarían sus seguidores en el periodo antes de su segunda venida. Por lo que les decía que debían “orar siempre, y no desmayar”

Leamos Lucas 18:1-7   También les refirió Jesús una parábola sobre la necesidad de orar siempre, y no desmayar,
18:2 diciendo: Había en una ciudad un juez, que ni temía a Dios, ni respetaba a hombre.
18:3 Había también en aquella ciudad una viuda, la cual venía a él, diciendo: Hazme justicia de mi adversario.
18:4 Y él no quiso por algún tiempo; pero después de esto dijo dentro de sí: Aunque ni temo a Dios, ni tengo respeto a hombre,
18:5 sin embargo, porque esta viuda me es molesta, le haré justicia, no sea que viniendo de continuo, me agote la paciencia.
18:6 Y dijo el Señor: Oíd lo que dijo el juez injusto.
18:7 ¿Y acaso Dios no hará justicia a sus escogidos, que claman a él día y noche? ¿Se tardará en responderles?

TAMBIEN LEEMOS EN:LUCAS 11:5-13

5 Les dijo también: — Supongamos que uno de vosotros tiene un amigo y va a él a la medianoche y le dice: “Amigo, préstame tres panes, 6 porque ha llegado a mí un amigo de viaje, y no tengo nada que poner delante de él.” 7 ¿Le responderá aquél desde adentro: “No me molestes; ya está cerrada la puerta, y mis niños están conmigo en la cama; no puedo levantarme para dártelos”? 8 Os digo que, aunque no se levante a dárselos por ser su amigo, ciertamente por la insistencia de aquél se levantará y le dará todo lo que necesite. 9 Y yo os digo: Pedid, y se os dará; buscad y hallaréis; llamad, y se os abrirá. 10 Porque todo aquel que pide recibe, y el que busca halla, y al que llama se le abrirá. 11 ¿Qué padre de entre vosotros, si su hijo le pide pescado, en lugar de pescado le dará una serpiente? 12 O si le pide un huevo, ¿le dará un escorpión? 13 Pues si vosotros, siendo malos, sabéis dar buenos regalos a vuestros hijos, ¿cuánto más vuestro Padre celestial dará el Espíritu Santo a los que le pidan?

DIOS SIEMPRE CUMPLE LO QUE OFRECE

¿Acaso Dios no hará justicia a sus escogidos, que claman a él día y noche?”

SALUDOS DESDE PUERTO CABELLO-VENEZUELA

Acerca Miguel Lopez

Miguel Lopez

También Revise

Vamos por uno más

Vamos por uno más

Predicas Cristianas.. Muchas personas me han dicho, quisiera hacer la diferencia pero no sé cómo, quisiera hacer algo para Jesús pero no sé cómo. Pero la Biblia

Leave a Reply

You have to agree to the comment policy.