Inicio / Predicas Cristianas / El examen final

El examen final

Predicas Cristianas

Predicas Cristianas – Texto Biblico: Mateo 25:31-41

INTRODUCCIÓN:

Nada producía más estrés que los exámenes de los cursos que nos promovían a un nuevo grado de estudio. Lo que yo recuerdo de mi tiempo eran las avanzadas horas de las noches que consumía para llegar preparado a presentar el llamado examen final. Tuve problemas con algunos cursos, y en mi tiempo eso significaba que tenía que ir a “reparación de materia” como el último chance para poder pasar.

En la vida nos enfrentamos a otros “exámenes finales” que demandan nuestra atención y hasta preocupación dependiendo su naturaleza. La mayoría de ellos son temporales, y con frecuencia somos sometidos a fuertes presiones y preocupaciones, pero el ser humano se va a enfrentar al examen final de su vida, el último que determinará dónde pasará su eternidad.

Anuncios

El pasaje que tenemos para hoy es uno de los más reveladores de la Biblia porque fue dicho por Jesús cuando estaba cerca de morir en la cruenta cruz. Nunca habló con tanta franqueza acerca del destino eterno de las ovejas y de los cabritos como lo hizo acá.

No he escuchado muchos sermones de este pasaje. He predicado y escucho muchos acerca de la gran comisión de Jesús después de muerto, pero de este pasaje no se habla mucho en los púlpitos de hoy.

Observe que Cristo va a la cruz, pero habla de su reino. Será pronto condenado por gobernantes, pero habla de un trono donde se establecerá una vez para juzgar a las naciones. Este pasaje nos habla de la frase más dulce dicha por Jesús acerca de los galardones: “Por cuanto lo hicisteis a uno de mis hermanos más pequeños, a mí lo hiciste”. Jesús valora al hombre en los términos de la eternidad.  Que, si bien es cierto que para algunos el hombre no vale nada, por el juicio de valor que hacemos, para el Señor cada hombre es sumo valor. Veamos el examen del juicio final a la luz de lo que será la venida de Cristo.

I. EL QUE VIENE PARA DAR EL EXAMEN

Anuncios

a. El día de su regreso (vers. 31)

En su primera venida Jesús fue examinado por los hombres como un cordero para el sacrificio, pero ahora en su segunta venida vendrá para examinar a los hombres con sus acciones. Todo lo que hoy sabemos tuvo que ver con un “cuando”. Hubo un “cuando” al momento de la creación y con ello el origen del mundo. Hubo un “cuando” al momento que el pecado se introdujo en ese mundo.

Hubo un “cuando” al momento que se profetizó acerca de la primera venida de Cristo. Hay un “cuando” que involucra el día del Señor, algunas veces representado por la ira divina y la intervención de Dios en la historia para ponerle fin a todo lo que existe. Y entre esos “cuando”, ninguno será más importante que aquel “cuando el Hijo del Hombre venga en su gloria…”.  

Nadie lo sabe. No lo podemos poner en nuestro calendario. Simplemente él vendrá. Cómo será su venida. Por un lado, será en gloria y acompañado de la más imponderable corte de los más poderosos ángeles. La profecía de Isaías nos habla que cuando él murió  no había “parecer en él, ni hermosura…”, pero cuando vuelva otra vez será en su más excelsa e inigualable gloria.

b. La silla calificadora (vers. 31b)

Observe ahora este detalle de su venida. Él viene para juzgar y para reinar. Ciertamente al principio vino con la más grande expresión de humildad que se conozca. No nació en una cuna de oro, aunque era rey. Vivió siendo tan pobre que no tenía dinero para mostrar de quien era la cara, aunque era el dueño de todo.

Cuando le buscaron dijo que el “Hijo del hombre no tiene donde recostar su cabeza”. Murió como el peor de los malhechores y aun su tumba fue prestada. Pero ahora vendrá para sentarse en “su trono de gloria”. De él dice la Biblia que vendrá a juzgar a los vivos y a los muertos (2 Timoteo 4:1).

Anuncios

El suyo será el trono del juicio porque el tiempo de la gracia habrá pasado. También se nos dice que es un “trono blanco” para destacar su santidad frente al pecado del hombre. Su venida será para dar sentencia, por lo tanto, él no será el abogado sino el juez en aquel día.

Con ese “profesor” al frente no habrá justificación alguna. Nadie podrá copiarse de otro porque ese examen tiene que ver con mis propias acciones. Será el examen más individual que se conozca. Ver a Jesús en su trono de gloria será la alegría de muchos y el terror para otros.

Acerca Julio Ruiz

Pastor en Virginia en los Estados Unidos, con 42 años de experiencia de los cuales 22 los dedicó en Venezuela, su país de origen. Otros 9 años los dedicó a pastorear en Vancouver, Canadá y los últimos 9 años en Columbia Baptist Church en su ministerio hispano, donde estuvo hasta agosto del (2015). A partir de octubre del mismo año (2015) comenzó una nueva obra que llegó a constituirse en iglesia el 22 de mayo de 2016 bajo el nombre de Iglesia Bautista Ambiente de Gracia en la ciudad de Burke, Virginia. El pastor Julio es Licenciado en Teología y ha estudiado algunas cursos para su maestría en Canadá. Además de haber sido presidente de la convención bautista venezolana en tres ocasiones, también fue profesor del seminario teológico bautista. El pastor Julio por espacio de unos 18 años publica sus sermones y artículos por estos medios. Es casado con Carmen Almera Ruiz y tiene tres hijas y una nieta: Laura, Oly, Sara e Isabella. Si usted quiere comunicarse con el pastor Julio, llámelo al (571) 251-6590.

También Revise

Luchando con Dios - Predicas Cristianas

Alcen la mirada y reciban creyendo

Predicas Cristianas.. Atrévete a alabar Dios con todo tu corazón, alábale a cambio de nada, exprésate con un corazón lleno de gratitud, y sorprendentemente..

Un comentario

  1. lo Bendigo pastor tome su predica para compartirla en nuestra congregacion ya le pedi al Sr Dios todopoderoso que le bendiga grandemente por compartirla .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *