Inicio / Predicas Cristianas / De los tales es el reino de Dios

De los tales es el reino de Dios

Predicas Cristianas

Hoy vamos a enfocar nuestro estudio bíblico en nuestro caminar cristiano.  Como he dicho en otras predicaciones, el caminar cristiano no es nada fácil.  La razón por la que digo esto es porque la carne siempre trata de arrastrarnos al mundo, y en ocasiones las tentaciones son difíciles de rechazar.  Y esto causa un conflicto interno dentro de todo cristiano fiel.  El Espíritu Santo nos guía en dirección a Dios, y la carne trata de arrastrarnos en dirección contraria.

Lo que sucede con frecuencia es que muchos ceden a los impulsos de la carne.  En otras palabras, decidimos en nuestra mente que por una vez que hagamos algo no pasara nada, pero la realidad es que esto es pecar deliberadamente, y es algo que no le agrada a Dios.  ¿Qué sucede entonces?  Lo que sucede es que pecar deliberadamente es algo adictivo.  Un pecado conduce a otro, y otro pecado conduce a otro, y así, y así. En otras palabras, con frecuencia los cristianos permiten que el enemigo nos separe de la presencia de Dios.

Como dije, los impulsos de la carne en ocasiones son difíciles de resistir, y con frecuencia ahogan la voz del Espíritu Santo.  Pero la realidad es que no existe razón por la que esto suceda en la vida de un cristiano fiel.  Así que en la predicación de hoy vamos a aprender lo simple que es el alcanzar la gloria de Dios en todo momento; hoy descubriremos el secreto de cómo mantener una fe que agrada a Dios.  Abramos ahora nuestra biblia para leer los versículos que estaremos usando en nuestro estudio bíblico.

Anuncios

Lucas 18:15-17Traían a él los niños para que los tocase; lo cual viendo los discípulos, les reprendieron. 16 Mas Jesús, llamándolos, dijo: Dejad a los niños venir a mí, y no se lo impidáis; porque de los tales es el reino de Dios. 17 De cierto os digo, que el que no recibe el reino de Dios como un niño, no entrará en él.

Estoy seguro que aquí muchos sino todos han leído estos versículos en numerosas ocasiones, pero también creo que muchos no se han dado cuenta de la importancia tan grande que existe en ellos.  Lo primero que podemos apreciar aquí es que las personas traían niños al Señor para que él impusiera manos sobre ellos. 

La imposición de manos era una costumbre en el pueblo judío, y es una costumbre en la iglesia cristiana de hoy que podemos encontrar en el Antiguo Testamento, cuando algunos patriarcas pedían la bendición y consagración a Dios de sus hijos y de los sacerdotes [1].

Lo segundo que podemos apreciar es que los discípulos actuaron de manera incorrecta.  Digo que actuaron incorrectamente, porque ellos reprendían a las personas por traer a los niños al Señor, y esto era algo que iba en directa oposición a las costumbres de ese entonces. 

Anuncios

Lo tercero que podemos apreciar es que el Señor nos enseña que los niños también necesitan nuestras oraciones.  Pero todo esto es lo que podemos apreciar a primera vista sin mucho esfuerzo.  Pero en estos pasajes bíblicos existe la clave de lo que tenemos que hacer para evitar ser seducidos por las tentaciones, y siempre estar en la presencia de Dios.  Examinemos ahora estos pasajes bíblicos a profundidad, y descubramos lo que tenemos que hacer para permanecer ante la presencia de Dios en todo momento.

Aquí vemos que el Señor les dijo: “…Dejad a los niños venir a mí, y no se lo impidáis; porque de los tales es el reino de Dios. De cierto os digo, que el que no recibe el reino de Dios como un niño, no entrará en él...”  Ahora debemos preguntarnos, ¿por qué les dijo esto? 

¿Les estaba el Señor diciendo a ellos, y a nosotros, que tenemos que mantenernos como niños espiritualmente?  La respuesta es ¡NO! [2]. Como cristianos fieles, nosotros tenemos que buscar el crecimiento espiritual; dejar de crecer espiritualmente sería una anormalidad. Sin embargo, la falta de crecimiento espiritual es algo que se manifiesta con frecuencia en el pueblo de Dios.

Ahora debemos preguntarnos, ¿por qué sucede esto? ¿Por qué existen tantos que dejan de crecer espiritualmente?  Una de las razones por la que esto sucede, y yo diría que es la razón principal, es porque un buen por ciento de los cristianos encuentra que hacer la voluntad de Dios en todo momento es algo un poco difícil.  Dile al que tienes a tu lado: no es fácil la cosa.

La razón por la que tantos cristianos encuentran hacer la voluntad de Dios algo difícil es porque muchos quieren jugar en los dos equipos.  Pero como he repetido en otras predicaciones, “estas o no estás”, no hay senda en el medio.   Es como encontramos en la biblia en 1 Corintios 10:21 cuando el apóstol Pablo dijo: “…No podéis beber la copa del Señor, y la copa de los demonios; no podéis participar de la mesa del Señor, y de la mesa de los demonios…” 

Anuncios

La realidad es que si no estamos perseverando en hacer la voluntad de Dios; si no estamos perseverando en conducir una vida en santidad, entonces nuestro crecimiento espiritual es completamente detenido.  ¿Qué les estoy tratando de decir con todo esto?

Lo que les estoy diciendo es que no podemos permitir que nada detenga nuestro crecimiento espiritual, y esto es algo que solo lograremos cuando construimos sobre la roca.  Tenemos que tomar los principios básicos de Jesucristo guardarlos en nuestro corazón, y empezar a construir sobre esa fundación.

Acerca Jose Hernandez

Obispo José R. Hernández; educación cristiana: Maestría en Teología. El Obispo Hernández y su esposa nacieron en Cuba, y son ciudadanos de los Estados Unidos de América. El Obispo Hernández y su esposa conocieron a Jesucristo en el año 1994, se integraron a una iglesia cristiana, y fueron bautizados. En el año 1999 fundaron el ministerio El Nuevo Pacto e iniciaron la obra del Señor.

Revise también

Predicas Cristianas... Con compromiso

Con compromiso

Predicas Cristianas... Para crecer y desarrollarnos en la vida cristiana, y como congregación, necesitamos ser personas comprometidas y con la fe puesta en..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *