Inicio / Predicas Cristianas / Serás de Bendición

Serás de Bendición

Muchas veces llegamos al Señor, empezamos a caminar conociendo la Palabra, gozándonos en el Señor, recibiendo las promesas y la bendición de Dios; empezamos a tener lo que nunca habíamos tenido, paz, tranquilidad, gozo, confianza, seguridad, convicción, y tantas cosas más, pero después como que hay un momento en el que empezamos como a regresar, y entonces empezamos a perder todo eso que habíamos logrado y vamos hacia atrás.

Reaparecen antiguas amistades, nos empiezan a hablar bonito al oído y empezamos a desviarnos, y primero el cristiano se convierte en un religioso, cumple el ritual de venir los días de reunión de una hora hasta otra hora y el resto del tiempo se olvida de la Palabra del Señor, no ora, no lee la Biblia, no hace la voluntad de Dios, pero si espera y pide que Dios le bendiga.

Anuncios

Hay cristianos que en lugar de ponerse a orar, lo único que se les escucha es: Ojalá que Dios me bendiga; Ojalá me quiera dar esto; Ojalá……, ojalá se convirtieran a Dios y no tendrían esas necesidades, pues los cristianos convertidos siguen caminando conforme a la voluntad de Dios y tienen el deseo de crecer espiritualmente, mientras que los no convertidos siempre tienen un pretexto para anteponer las cosas del mundo, anteponemos nuestros deseos, anteponemos nuestras necesidades, anteponemos a nuestra familia; y las cosas de Dios las vamos dejando, y van perdiendo importancia en nuestra vida.

Y esto es lo que le pasó al pueblo de Israel, empezaron la reconstrucción del templo y se detuvieron, nadie les dijo nada y se detuvieron, y empezaron a vivir situaciones difíciles, pero a pesar de todo Dios les dice: “¿No está aún la simiente en el granero? Ni la vid, ni la higuera, ni el granado, ni el árbol de olivo ha florecido todavía”, Dios les está diciendo: No es el tiempo de la siega hoy, pero desde este día te bendeciré para que seas de bendición.

Dios habló desde principio de año de promesas de bendición para este lugar, y hoy nos dice: DESDE HOY LOS BENDECIRÉ, no importa lo que hayan hecho en este tiempo, desde hoy los voy a bendecir, entonces oigamos a los profetas, oigamos lo que Dios nos dice a través de ellos.

Dios está edificando una obra, y necesita que esta obra sea edificada en santidad, Dios te está edificando pues te quiere bendecir, pero tenemos que observar las reglas que Dios establece, porque si no lo haces no la concretará; entonces, viene Dios y te dice: Yo quiero que antes que tú continúes, tú cambies, tú te conviertas, quiero que tengas pensamientos como los que yo tengo para bendecir a otros, y que tengas acciones, actitudes iguales a las mías para que yo te pueda bendecir.

Anuncios

Y entonces Dios les hace ver que todo lo que están viviendo es producto de su pecado, es producto de su comportamiento. Y Dios no quiere que sigan en la misma condición. ¿De qué nos sirve a nosotros llenar este lugar, este espacio, este templo, si estamos pecando, si el día que venga Jesucristo por nosotros, no nos vamos a ir con él? ¿Cuál es el sentido? Si nosotros no queremos cambiar, si nosotros no queremos dejar el pecado y nos estamos congregando, estamos perdiendo nuestro tiempo, en verdad.

Si quiero vivir por la eternidad con Dios, tengo que cambiar y tengo que hacer las cosas de acuerdo a lo que la Palabra establece pues así garantizo, y tengo la seguridad de que el día que venga Jesucristo, me voy a ir a vivir al Reino de los cielos en la presencia de Dios Padre; es un tiempo en el que Dios quiere que nos detengamos y analicemos nuestra condición porque tal vez han cambiado muchas cosas, y hay cosas que tienes que dejar, es un tiempo en el cual tienes que mirar a tu interior, ser honesto contigo mismo y decir: Tengo que cambiar esto, tengo que ser fiel al Señor, y esto implica hacer su voluntad, cumplir con lo que Él establece en sus Mandamientos.

Dejemos de encontrar pretextos y veamos la realidad, estamos siendo infieles con Dios, y así Dios no nos puede bendecir, la realidad es que no estamos viviendo como debemos vivir y lo que sí está haciendo el diablo es cegarnos para que no veamos nuestra realidad, para que nosotros no miremos hacia nuestro interior.

Pero ahora ponte de pié en el nombre de Jesús, pídele perdón por tu infidelidad y comprométete a cambiar para cumplir con todo lo que Él manda, y ora proféticamente: Declaro que el tiempo del Señor ha llegado sobre la cosecha y Su abundante provisión es derramada sobre mi vida; activo ahora la promesa de Dios sobre mi vida pues es la misma ahora, como lo fue al momento de haber sido hecha.

Decreto que si todavía no hay semilla en el granero, ni la vid ha dado su fruto, y si la higuera, el granado y el árbol de olivo no han florecido, hoy es el tiempo de la bendición para mí y las generaciones posteriores; hoy es el tiempo de la cosecha, hoy es el tiempo de florecer, hoy es el tiempo de recibir la respuesta a todas mis peticiones, en el nombre de Jesús.

Anuncios

Desde este día en adelante, vamos a recibir la completa bendición y el fluir de las bendiciones del Cielo todos aquellos que entienden que la única forma de ingresar a la promesa es en fe y obediencia, entonces, ahora podemos responder a esto preparándonos para recibir las bendiciones haciendo cambios radicales en su forma de pensar y de sembrar; si así lo ha decidido, pídale a Dios la devolución por las pérdidas que ha tenido, confiando en que esta vez, las cosas serán diferentes.

© Ricardo Hernández. Todos los derechos reservados.

Central de Sermones.. Predicas Cristianas Escritas

Acerca Ricardo Hernandez

Servidor de nuestro Señor Jesucristo. Entregue mi vida a Cristo hace más de 20 años, y me gusta compartir los mensajes cristianos que Dios pone en mi corazón.

Revise también

Predicas Cristianas... Con compromiso

Con compromiso

Predicas Cristianas... Para crecer y desarrollarnos en la vida cristiana, y como congregación, necesitamos ser personas comprometidas y con la fe puesta en..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *