Inicio / Predicas Cristianas / El Endemoniado Gadareno

El Endemoniado Gadareno

Demonio es un espíritu sobrenatural que impulsa a una persona a obrar de manera no adecuada.

Estos espíritus no pueden actuar solos, por lo tanto necesitan de un cuerpo para poderlo hacer. V 12 “Y le rogaron todos los demonios, diciendo: Envíanos a los cerdos para que entremos en ellos.”

Estos espíritus no pueden tomar a una persona a la fuerza, ellos lo hacen con el consentimiento de la persona, alguien puede abrir puertas a través de sus sentidos, es decir a través de lo  que ve, de lo que escucha o de lo que toca.

Anuncios

Satanás no quiere el bien para la gente, estos espíritus logran que el que está sometido a ellos vivan de manera inmunda. V 2 “Y cuando salió él de la barca, en seguida vino a su encuentro, de los sepulcros, un hombre con un espíritu inmundo,” este endemoniado vivía entre los sepulcros, hay mucha gente que vive metida en el sepulcro de la envidia, del malgenio, y de muchos otros sepulcros.

Cuando alguien le abre puertas al enemigo su vida se ve transformada:

1. Vive como un muerto. V 3 “que tenía su morada en los sepulcros, y nadie podía atarle, ni aun con cadenas.” Alguien poseído por el enemigo tiene una vida sin propósito, una vida inútil, sin sueños, sin ilusiones.

2. No escucha razones. V 4 “Porque muchas veces había sido atado con grillos y cadenas, mas las cadenas habían sido hechas pedazos por él, y desmenuzados los grillos; y nadie le podía dominar.” Nadie lo puede dominar, siempre termina haciendo lo que quiere.

Anuncios

3. Se hace daño a sí mismo. V 5 “Y siempre, de día y de noche, andaba dando voces en los montes y en los sepulcros, e hiriéndose con piedras.” El diablo lo único que quiere es destruir.

Que espíritu o que demonio es el que podemos todavía tener. Alcohol, drogas, cigarrillo, pereza, mal genio. Etc. Cualquiera que sea ese espíritu que todavía lo tienes a tu lado, sería muy bueno que no lo dejes avanzar porque podría cobrar fuerza. V 4 “Porque muchas veces había sido atado con grillos y cadenas, mas las cadenas habían sido hechas pedazos por él, y desmenuzados los grillos; y nadie le podía dominar.”

La buena noticia es que Jesucristo no nos abandona no importa cuál sea nuestra condición, no importa que los demás nos abandonen Cristo nunca lo hará.

La única forma de ser libres es si nos acercamos a Jesús, solo su presencia en nuestra vida nos hace libres.

El endemoniado fue libre porque tomo la decisión de acercarse a Jesús. V 2 “Y cuando salió él de la barca, en seguida vino a su encuentro, de los sepulcros, un hombre con un espíritu inmundo,”

Anuncios

La única forma de ser libres es teniendo un encuentro maravilloso con Jesús; cuando Jesús estaba aquí en la tierra la gente podía acercarse de manera física, tocarlo, abrazarlo, besarlo. Etc. Ahora nosotros lo podemos hacer pero en el espíritu, y la única forma de sentir lo espiritual es a través de la oración y la palabra.

4. Desear estar con Jesús. V 18 “Al entrar él en la barca, el que había estado endemoniado le rogaba que le dejase estar con él.” Donde está la presencia de Dios nada inmundo puede permanecer.

Jesús quería restaurar el hogar del endemoniado, dada la situación en la que vivía probablemente el estaba muy alejado y con muchos problemas. V 19 “Mas Jesús no se lo permitió, sino que le dijo: Vete a tu casa, a los tuyos, y cuéntales cuán grandes cosas el Señor ha hecho contigo, y cómo ha tenido misericordia de ti.”

Una forma de estar agradecido con Dios es no callando las maravillas que él ha hecho en nosotros. V 20 “Y se fue, y comenzó a publicar en Decápolis cuán grandes cosas había hecho Jesús con él; y todos se maravillaban.”

Solo un encuentro con Jesús puede hacernos libres, búscalo en oración, ayuno y palabra

Acerca Pastor: Jose Luis Dejoy Solarte

Pastor de la Iglesia Soldados de Jesucristo.

Revise también

Sermones Cristianos - ¿Qué tienes en tu mano? Usalo

Tierra de prosperidad

Predicas Cristianas.. No vamos a hablar del evangelio de la prosperidad; no lo comparto de ninguna manera, pero sí debemos creer en la prosperidad del evangelio

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *