Has la segunda parte de la oracion

2.  En el Getsemaní debes reconocer Su soberanía.

Marcos 14: 36. (PDT) “…para ti todo es posible…”. El allí en el Getsemaní donde tu reconoces que tienes a un Padre cuyas promesas son ciertas, uno que ha estado allí antes y puede caminar contigo, que puede aconsejarte y preparar un lugar para ti y que pueda hacer que todas las cosas ayuden a bien. Por eso debes reconocer y es en el Getsemaní que sucede esto; que el Eterno es tu Padre, te ama completamente, es poderoso y, al final, hará todas las cosas nuevas. Apocalipsis 21: 4 – 5. (BT) Y enjugará toda lágrima de sus ojos, y ya no existirá la muerte, ni habrá ya llanto, ni clamor, ni dolor. Las primeras cosas pasaron. Y el que está sentado en el trono dijo: He aquí que hago nuevas todas las cosas…”.

3.  En el Getsemaní se pronuncia la segunda parte de la oración.

Anuncios

Marcos 14: 36. (BT) “… pero no lo que Yo quiero, sino lo que Tú”. Tres días. Eso es lo que nos toma para aprender más sobre el  significado de estas diez palabras, su poder tanto como su amor.

Corrie, una misionera holandesa que salvo muchos judíos de los campos de concentración nazi, pronunció una oración asombrosa cuando estaba a punto de morir. Dijo: Oh Dios, si sanarme glorifica Tu nombre para continuar su ministerio, si, quería que la sanara. Pero también dijo: Oh dios si morir le da mayor gloria a Tu nombre, entonces me rindo ante esa posibilidad.

Muchos hacen campamentos en Getsemaní y viven una vida de jueves, lucha con el Eterno en Getsemaní, solamente le dicen: Pasa de mí esta copa, y le cierran la puerta al Eterno de un golpe. Jesús en su hora más oscura lucho para poder pronunciar la segunda parte de esta oración; “… pero no lo que Yo quiero, sino lo que Tú”.

Entre el sometimiento a la voluntad del Eterno y la arremetida satánica, Jesús mostro que el camino para vencer al mundo, es decir, el modo de derribar el imperio de la oscuridad, no consiste en pararse y pelear, sino en rendirse como un cordero conducido a la muerte.

Anuncios

4.  Cuando pronuncias la segunda parte de la oración sale lo mejor de ti.

El aceite de oliva era uno de los grandes recursos del mundo antiguo, en ese entonces, no solo se empleaba en la cocina (como hoy), también se usaba como combustible (se encendían las lámpara en la casas) y como fuente de salud. Los sacerdotes lo usaban en la adoración al Eterno en el templo, se usaba para ungir a los reyes de Israel. Como tal, eso tenía un significado para Jesús en el Getsemaní, porque Cristo significa EL UNGIDO, refiriéndose a la costumbre judía de tocar la frente de un príncipe con aceite de oliva.

Este incomparable recurso para cocinar, alumbrar casas, curar enfermedades, mantener la adoración y ungir reyes solo podría ser adquirido al aplastar la fruta del olivo y convertirla en pulpa. Sin la presión intensa y la destrucción de lo bueno, no podría haber algo mejor.

Jesús soportó la presión aquella noche en el Getsemaní en la luz del mundo, el sanador de las naciones, el pan de vida y el ungido Rey de reyes.

Conclusión.

Anuncios

No puedes eliminar el Getsemaní y el Gólgota de la vida de Cristo. Es decir, que dentro del evangelio no existen los procesos. Todo hombre que desea ser usado por el Eterno debe pasar por el Getsemaní y el Gólgota.

Acerca Yexandy Lameda

También Revise

El celo de Elías.. Predicas Cristianas Escritas

El celo de Elías

Predicas Cristianas, Dios se manifiesta en aquellos que le obedecen. Dios se manifiesta en sus seguidores, por tanto tengamos fe solo en Él y veremos su gloria.

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.