Resurreccion en la Sequía

1 Reyes 17:17-24

INTRODUCCIÓN:

¿De cuántas resurrecciones nos habla la Biblia? Según lo que conocemos, hay por lo menos nueve casos de alguien que haya resucitado dentro de los muertos, incluyendo la resurrección de Cristo. También Mateo 27:52-53 nos habla que después que Cristo resucitó, “muchos cuerpos de los santos que habían dormido, se levantaron de las tumbas”. Sería interesante saber quiénes de los santos del Antiguo Testamento volvieron a caminar después de muertos. También nosotros ahora aguardamos la resurrección de los muertos como parte del propósito de la venida de Cristo (1 Cor. 15; 1 Tes. 4). Bueno, si alguien sabe de la muerte es una viuda, por eso lleva ese estigma como nombre.

Anuncios

La Biblia no nos dice cuándo enviudó esta mujer, pero tenía que ser notoria la pena de su alma. La ausencia del esposo proveedor y cabeza del hogar no siempre es fácil sustituirla. El dolor de un hijo huérfano, viviendo con su madre en esta nueva condición, solo puede ser consolado por aquel a quien se le conoce como: “Padre de huérfanos y defensor de viudas, es Dios en la morada de su santuario” (Sal. 68:5). El tema de la resurrección en cualquier escenario que se ponga es un triunfo sobre la muerte. Es la más gloriosa esperanza que tenemos los que sabemos que vamos a morir. Y si es gloriosa para los que mueren, y ahora yacen en esperanza, cuánto más será para alguien que acaba de morir y es traído de inmediato a la vida.

¿Se imagina lo que significó para esta pobre viuda la resurrección de su hijo? ¿Se imagina la alegría que envolvió todas las resurrecciones que hizo Jesús para aquellas familias, como el caso de la hija de Jairo y las hermanas de Lázaro? El contexto del pasaje para hoy nos sigue hablando de la sequía, todo un escenario con olor a muerte. La lluvia todavía no llega, de modo que la vida vegetal y animal no aparece todavía. Y para completar el cuadro de la terrible sequía ahora nos encontramos con una muerte prematura: El hijo de la pobre viuda ha muerto repentinamente. Qué manera de probar la fe de esta mujer. Qué situación se la ha presentado ahora al profeta. ¿Cómo sería su reacción frente a una prueba sobre otra? ¿Cuál es el escenario de esta primera resurrección en la Biblia?

I. EL ESCENARIO DE ESTA RESURRECCIÓN NOS MUESTRA LO IMPREDECIBLE DE LAS PRUEBAS

1. Un periodo lleno de pruebas v. 17.

Anuncios

El autor del libro hace una descripción que nos revela la magnitud de lo que estaba pasando en la región de Israel: “Yel hambre era grave en Samaria” (1 Re. 18:2). La Biblia no describe acá que estaría comiendo la gente como en otras situaciones ( ), pero la palabra “grave” nos da una idea de la magnitud de aquella escena. Ninguno de nosotros a lo mejor ha experimentado el terrible impacto que produce el hambre. Nuestros hijos han sido muy bendecidos al tener comida en abundancia para escoger y en no pocas ocasiones hasta les sobra y se pierde.

Sin embargo, esta no fue la situación durante los años que Elías profetizó una de las grandes sequías registradas en la Biblia. Así que la viuda de Sarepta pasó por la prueba del hambre. Junto con su hijo estuvo al borde de la muerte por no tener que comer. Pero también ella conoció al verdadero Dios en medio de la prueba. Una y otra vez ella fue a la tinaja y había harina y también fue a la vasija y había aceite. No escaseó ni una cosa ni la otra. Lo que antecede a una resurrección es la prueba de la muerte. La sequía es un escenario de muerte. Pero el que surja vida en medio de ella es la mejor demostración del poder de Dios.

2. Lo repentino de la prueba v. 17.

No sabemos por qué y de qué murió el hijo de la viuda. Lo que sí sabemos es que fue todo muy repentino. Tan rápido fue la muerte que ni siquiera dio chance de orar por él. El texto nos dice simplemente que la enfermedad fue muy grave, la misma palabra con la que se describe el hambre que reinaba en el momento (18:2). Imagínese por un momento toda esta escena previa a la resurrección. Algunos días atrás ella estaba preparada para la muerte de su hijo, que incluía la suya también (v. 12). No es lo mismo esperar la muerte cuando se sabe que es segura, sea por enfermedad o por hambre, que enfrentarla de repente. Nadie está preparado para la muerte, y si es prematura como el caso de este joven, menos. ¿Qué es lo que había ocurrido acá? Bueno, que la llegada del profeta detuvo la muerte por hambre. El lenguaje mortuorio de la viuda fue cambiado en un lenguaje de vida. Ahora todo es vida. El niño con rostro pálido, marcado por los estragos del hambre, ahora está rosado y con el reflejo de la lozanía juvenil. Pero como la muerte no da tregua, ahora regresa “mortalmente”. Usted debe saber que cuando las cosas están mejor, debe prepararse para enfrentar aquello que es repentino.

3. El impacto de la prueba v. 18, 19.

Anuncios

Santiago nos advierte acerca de no sorprendernos si nos hallamos en diversas pruebas (Stg. ). La verdad es que aunque a veces pasamos por profundas pruebas, no siempre estamos preparados para enfrentarlas. Note la reacción de la viuda. Lo primero fue una reacción de culpabilidad. En ningún momento creemos que Elías le haya hablado de alguno de sus pecados pasados, pero ella siente que por cuanto él es profeta, su presencia es como si fuera un acusador. ¿Y acaso no es esta la reacción típica cuando pasamos por alguna insoportable prueba? En esos momentos nos acordamos de cuán malos nos hemos portado y por lo tanto merecemos lo que nos está pasando. Esta fue la reacción de la viuda. Pero, ¿qué decir de la reacción de Elías? La acción de tomar a su hijo en sus brazos denota que Elías no es de los hombres que claudica. ¿Qué hubiéramos hecho nosotros frente a una muerte prematura? Lo más común sería hacer los arreglos para el funeral. Pero la acción de un hombre de Dios, antes de ser parte del dolor trágico del momento, es ver qué puede hacer para aliviar la pena de una madre abatida hasta lo sumo. La oración sigue siendo el instrumento del milagro.

II. EL ESCENARIO DE ESTA RESURRECCIÓN NOS MUESTRA LA CONFIANZA QUE DEBE HABER EN LA PRUEBA

1. La confianza ayuda a vencer el miedo de la prueba v. 19ª.

Acerca Julio Ruiz

Pastor en Virginia en los Estados Unidos, con 42 años de experiencia de los cuales 22 los dedicó en Venezuela, su país de origen. Otros 9 años los dedicó a pastorear en Vancouver, Canadá y los últimos 9 años en Columbia Baptist Church en su ministerio hispano, donde estuvo hasta agosto del (2015). A partir de octubre del mismo año (2015) comenzó una nueva obra que llegó a constituirse en iglesia el 22 de mayo de 2016 bajo el nombre de Iglesia Bautista Ambiente de Gracia en la ciudad de Burke, Virginia. El pastor Julio es Licenciado en Teología y ha estudiado algunas cursos para su maestría en Canadá. Además de haber sido presidente de la convención bautista venezolana en tres ocasiones, también fue profesor del seminario teológico bautista. El pastor Julio por espacio de unos 18 años publica sus sermones y artículos por estos medios. Es casado con Carmen Almera Ruiz y tiene tres hijas y una nieta: Laura, Oly, Sara e Isabella. Si usted quiere comunicarse con el pastor Julio, llámelo al (571) 251-6590.

También Revise

Predicas Cristianas.. Tres actitudes

Tres actitudes

Predicas Cristianas, actitudes cuando el Señor se aproxima a la vida de las personas para salvarles, bendecirles o hablarles de los propósitos que tiene..

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.