La Hija de un Padre Iluminado

Mensajes Cristianos | Estudios Biblicos

Marcos 5:21-24; 35-43

INTRODUCCIÓN:

Anuncios

El título del mensaje de hoy nos viene del nombre “Jairo”, que significa “iluminado”. Y la verdad es que cuando vemos lo que este padre hizo por su hija, tenemos que decir que ciertamente vivió conforme a su nombre, pues tuvo la “iluminación” de hacer lo más importante para salvar a su hija que apenas tenía doce años.

En la vida de Jairo encontramos un verdadero modelo para el padre de hoy. La forma cómo buscó sanidad para su hija nos obliga a traerlo como ejemplo de una paternidad responsable, sobre todo cuando esto es una de las cosas que más carecemos en nuestra sociedad. ¿Qué piensa un hijo de un padre?

Bueno, es obvio que la respuesta que ellos darán es directamente proporcional a cómo ellos le han visto hablar y hacer dentro del hogar. Va a depender de cuánto tiempo gasta en estar con ellos y nutrir sus necesidades económicas así como las emocionales y espirituales. ¿Sabe usted lo que pensaría esta niña de su padre? Para esta hija, Jairo era el mejor padre del mundo. ¿Y qué piensan sus hijos de usted?

 Es interesante como los hijos a través de sus edades van calificando la actuación de sus padres. Así tenemos que a los 4 años de edad, dicen: Mi papi puede hacer de todo. A los 5: Mi papi lo sabe todo. A los 6: Mi papi es más sabio que el tuyo. A los 8: Creo que tal vez mi papi no sabe exactamente todo… A los 10: En la antigüedad, cuando mi papi estaba creciendo, las cosas sí que eran diferentes… A los 13: Oh! Bueno, naturalmente, papá no sabe nada de eso. Es demasiado viejo para que se acuerde de su niñez. A los 15: No le hagas caso a mi viejo. El es muy anticuado… A los 17: A veces me pregunto cómo pudo mi viejo salir adelante con lo poco que entendía las cosas. A los 21: ¿El viejo? Dios mío, el pobre está totalmente despistado. No es de esta época. A los 25: Creo que mi papi sabe algo de esto. Es lógico pues él ha vivido tanto tiempo.

Anuncios

A los 30: Tal vez debiera consultar con mi viejo para ver que piensa él. Después de todo él ha tenido mucha experiencia. A los 40: No voy a hacer nada antes de consultar con el viejo. A los 50: Me pregunto cómo habría manejado esto mi papá. Era tan sabio y tuvo todo un mundo de experiencia. A los 55: Daría cualquier cosa porque mi viejo estuviera con nosotros ahora para poder hablar de esto con él. Lástima que no comprendí a tiempo lo sabio que era para aprender tanto de él. Bueno, hoy celebramos el día del padre y es una linda ocasión para reconocer a esa figura del hogar. ¿A cuántos hijos les gustaría tener un padre al estilo Jairo?

I. UN PADRE AL ESTILO JAIRO ES UN HOMBRE QUE BUSCA PRIMERAMENTE A JESUCRISTO

1. Un principal buscando al Señor v. 22a.

La hija de Jairo sabía del oficio de su padre. Él era un principal de la sinagoga. Era un hombre de mucha importancia religiosa. Él manejaba los asuntos correspondientes a la ley. Tenía que asegurarse de la lectura que se haría para todos los días. Por lo que vemos en su actitud, él tuvo que gozar de gran respeto y admiración de su gente. Pero a pesar de que este hombre tenía esta gran responsabilidad “eclesiástica”, no descuidó su hogar y su familia. La opinión de esta hija sobre su padre será aún mayor, al ver que no le importó su posición para ir en búsqueda de aquel de quien la gente estaba hablando por todas partes. De modo que aquí tenemos a un padre preocupado por su hija y decidido a encontrar la ayuda necesaria para salvarle. Nada impacta más la vida de un hijo que ver a su padre despojarse de lo que él es ir en busca de ayuda. Eso habla de responsabilidad, de preocupación, de amor por los suyos. Jairo no se avergonzó de buscar a Jesús. Note que él no envió a un sirviente, sino que se presentó a sí mismo. No envió a su esposa, sino que se presentó a sí mismo. Bienaventurado los hijos que tienen un padre que busca a Jesús para ayudarle. Nadie mejor que Jesús para esto.

2. Un principal de rodillas ante el Señor v. 22b.

Anuncios

Veamos todo este cuadro. Jairo no vino en la noche como lo hizo Nicodemo para que nadie le viera. Él vino donde había mucha gente. Por seguro que entre ellos había gente que le conocían bien. Pero él no se avergonzó de venir a Jesús. No lo hizo como un fariseo que venía con preguntas y actitudes prepotentes y orgullosas. Él vino y se postró delante del Señor en adoración. ¿Qué es lo que sucede hoy con las familias? ¿Por qué tenemos una sociedad con familias tan disfuncionales? Porque tenemos a padres que en lugar de buscar al Señor para ayudar a sus hijos, están buscando cuál es lo último de la moda, de los juegos, de las diversiones para llevárselos a sus hijos. En lugar de buscar a Jesús para que les ayude en su condición, están dejando que sea la escuela, la televisión o los amigos que forman sus vidas y su conducta. Un padre responsable como Jairo traerá a Jesús sus problemas. Se postrará ante él sin vergüenza para que intervenga en la vida de sus hijos. Un padre que ama realmente a sus hijos cumplirá una función sacerdotal con su familia. Si un padre quiere ver que su hijo se levante, necesita él primero postrarse a los pies del Señor. No se avergüence del Señor.

II. UN PADRE AL ESTILO JAIRO ES UN HOMBRE DE PERSISTENCIA INQUEBRANTABLE

1. “Le rogaba… mi hija está agonizando…” v. 23.

La palabra “rogaba” acá tiene un sentido de clemencia, de urgencia. Jairo era un apasionado por el bienestar de su hija. Nada es más importante para un padre que la salvación de sus hijos. La “agonía” de la hija de Jairo representa el estado en el que se encuentran muchos hijos de nuestros padres. Los hijos necesitan desesperadamente la presencia del padre en sus vidas. De ellos depende su salvación y la clase de vida que llevaran en el futuro. Las estadísticas a este respecto son alarmantes. Hijas sin un padre tienen 111% de más probabilidades para tener un niño en su adolescencia. Hijas sin padres pueden tener hasta el 164% de probabilidades de tener hijo fuera del matrimonio. Hijas sin padres pueden tener un 92% más alto de divorcio. Hijos sin padres tienen hasta el 35% de tener un fracaso en sus propios matrimonios. Hijos sin llegan hasta el 300% de probabilidades para caer presos como delincuentes juveniles. Y los niños sin padre tienen el doble de probabilidades de abandonar la escuela secundaria Estas tristes estadísticas nos muestran la ausencia de padres que no les importa la salvación de sus hijos. Nos urge tener padres con un amor como el de Jairo.

2. “Ven y pon las manos sobre ella para que sea salva…” v. 23b.

Jairo fue un padre creyente. Creyó que si Jesús tocaba a su hija, ella sanaría. Felices los hijos que cuentan con padres como Jairo. Que creen en el poder de transformación del Señor. Un padre responsable se asegura que sean las manos del mismo Señor que toquen a sus hijos. Que cuando nazcan, sean sus manos las que les bendicen. Que cuando sean niños, sean esas manos las que comiencen a moldear su carácter. Que cuando lleguen adolescentes, sean esas manos las que le toquen para sus pensamientos y actitudes reflejen que ya es un hijo de Dios. Y sobre todo, que cuando sea un joven adulto esas manos lo preserven para dar lo mejor de su vida al Señor. Lo contrario las estadísticas negativas mencionadas es que cuando hay un padre que ama responsablemente a sus hijos, al estilo de Jairo, sus niños tienen más confianza, son más capaces de lidiar con la frustración, más capaces de ganar independencia y su propia identidad, más posibilidades de madurar y convertirse en adultos compasivos. Las manos de Jesús que crearon al mudo pueden crear una hermosa vida en nuestros hijos. ¿Cuáles manos están tocando a nuestros hijos?

Acerca Julio Ruiz

Pastor en Virginia en los Estados Unidos, con 42 años de experiencia de los cuales 22 los dedicó en Venezuela, su país de origen. Otros 9 años los dedicó a pastorear en Vancouver, Canadá y los últimos 9 años en Columbia Baptist Church en su ministerio hispano, donde estuvo hasta agosto del (2015). A partir de octubre del mismo año (2015) comenzó una nueva obra que llegó a constituirse en iglesia el 22 de mayo de 2016 bajo el nombre de Iglesia Bautista Ambiente de Gracia en la ciudad de Burke, Virginia. El pastor Julio es Licenciado en Teología y ha estudiado algunas cursos para su maestría en Canadá. Además de haber sido presidente de la convención bautista venezolana en tres ocasiones, también fue profesor del seminario teológico bautista. El pastor Julio por espacio de unos 18 años publica sus sermones y artículos por estos medios. Es casado con Carmen Almera Ruiz y tiene tres hijas y una nieta: Laura, Oly, Sara e Isabella. Si usted quiere comunicarse con el pastor Julio, llámelo al (571) 251-6590.

También Revise

Estudios Biblicos.. El principio de la adoración

Regreso a la adoración

Dios no mira lo que nosotros vemos, no ve la apariencia de las personas, ni su trasfondo socioeconómico, mucho menos la raza. Dios examina el corazón de cada...

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.