Esperar en Dios

TEMA: Esperar en Dios

Texto:  1 Reyes 18:41-46

Introduccion:

Es difícil esperar en el Señor cuando deseamos que la respuesta de Dios a nuestra vida sean rápidas, sean prontas, pero sabe la Palabra de Dios nos enseña que el esperar en Dios, durante la espera que nosotros tengamos para esas promesas que Dios tiene para nuestra vida o quizá usted tiene una petición delante de Dios y quizá ya pasó mucho tiempo, ya pasaron hasta años, es difícil y usted en ese momento de esperar la respuesta en Dios, han pasado tantas situaciones y que hasta este día usted, hay personas que quizá ya desistieron de esa espera y dejaron de confiar en el Señor, se desesperaron de esa respuesta que tanto anhelaban y quizá vieron esa respuesta, pero no tuvieron ese gozo en su corazón de que se mantuvieron firmes esperando la respuesta de Dios.

El Señor en su palabra dice que Él nunca llega tarde, Él nunca llega fuera de tiempo, sino que llega en el momento preciso, en el momento exacto que el desea que nosotros recibamos esa respuesta.

Los versículos que hemos leído habla de Elías, un profeta de Dios, un gran hombre de Dios que su confianza estaba en el Dios todopoderoso, y aquí podemos ver que Elías ora por la lluvia, el estaba confiando de que cuando el clamara al Señor, cuando él se postrara delante del Señor, el Señor le iba responder a su oración y le dice a su criado que suba y que mire hacia el mar, y dice que el criado sube y miró y dijo: No hay nada.

Sabe mi amado hermano, que muchas veces estamos clamándole al Señor, le pedimos, nos postramos delante de Él, rogamos delante de Él, y no vemos nada, no vemos la respuesta que nosotros necesitamos, asi como este criado que dijo: No hay nada. Y le volvió a decir Elias: vuelve 7 veces.

Sin duda durante las 7 veces que este criado subia a donde Elías le decía que fuera para ver si veía una señal de lluvia, sin duda este criado en un momento quizá pensó y dijo: que cansado es ir y regresar y decirle que no hay nada, que no veo nada.

Y sabe amado hermano, muchas veces eso pasa en nuestra vida, clamamos a nuestro Dios y no hay respuesta, no vemos ninguna señal de respuesta para nuestras vidas, y quizá viene desánimo a nuestro corazón, viene muchas veces la duda a nuestro corazón, porque el enemigo trabaja en estas áreas, trabaja en el desánimo y es lo primero que pone en el ser humano, pone el desánimo en nuestro corazón, en nuestra mente, y quizá muchas veces llegamos a pensar: El Señor no va contestar mi petición, el Señor se ha olvidado de lo que yo necesito.

Pero sabe el Señor no se ha olvidado ni de usted, ni de mi, no se ha olvidado de esas peticiones que nosotros tenemos delante de Él, y en la Palabra del Señor encontramos versículos que nos animan.

Quizas usted como este criado diga: hermano yo no he visto nada, yo he orado, yo he ayunado, yo he sido obediente, yo he sido fiel, yo he estado al pendiente de estar en la Presencia de Dios y cada dia yo le presento mi petición, y hasta este día yo no he visto nada.

Pero sabe amado hermano que sin duda la respuesta vendrá, quizá hoy demora nuestra respuesta, quizá hoy en nuestro corazón esta el decir: porque tarda tanto, si el Señor sabe que ya necesito esta respuesta. Lamentaciones 3:25-26

Lamentaciones 3:25-26. Sabe que muchas veces cuando menos pensamos la respuesta viene a nuestra vida, cuando nosotros menos nos imaginamos, el Señor responde a esa petición que tenemos delante de Él, y déjeme decirle que asi como Elías se postró delante de Dios y dice que puso su rostro entre sus rodillas, y se postró en tierra y el estaba seguro, por eso le dice al criado: sube ahora y mira hacia el mar, y dice la Palabra de Dios que subió y a la séptima vez dijo: yo veo una pequeña nube como la palma de la mano de un hombre que sube del mar.

Y él le dijo: ve acab y dile: unce tu carro y desciende para que la lluvia no te ataje. Quizá usted hoy se levantó con la esperanza, o quizá desanimado porque la respuesta aún no ha llegado, y el esperar en Dios por mucho tiempo han venido muchos pensamientos a su corazón y han venido muchas situaciones, que quizá han venido desanimos a su vida, y quizá ha dicho en su corazón: yo ya no le pido mas al Señor, yo ya me canse de pedirle y el no me responde.

Acerca Pastor Sosa

Fiel siervo de Dios.

También Revise

Predica de Hoy: El Pastor y Su Oveja Perdida

Oveja perdida

Predicas Cristianas. ¿Estás tú rindiéndote a su amor que te busca, o estás alejándote más y más de él? Él ha venido a buscarte; no lo dejes buscar en vano..

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.