Inicio / Predicas Cristianas / Nuestra Recompensa

Nuestra Recompensa

Predicas Cristianas

Es fundamental preguntarnos lo que vamos a lograr antes de comenzar con lo que debemos hacer, como hizo David, que lo averiguó antes de enfrentar a Goliat, pues “entonces habló David a los que estaban junto a él, diciendo: ¿Qué harán al hombre que venciere a este filisteo, y quitare el oprobio de Israel? Porque ¿quién es este filisteo incircunciso, para que provoque a los escuadrones del Dios viviente?1 Samuel 17:26.

Y también el apóstol habla de una recompensa si servimos al señor con todo nuestro corazón, pues Dios tiene bendición para aquellos que aceptaron el reto de servirle con todo el corazón, por eso, “todo lo que hagáis, hacedlo de corazón, como para el Señor y no para los hombres; sabiendo que del Señor recibiréis la recompensa de la herencia, porque a Cristo el Señor servísColosenses 3:23-24.

Leamos la palabra de Dios

Proverbios 11:17-21A su alma hace bien el hombre misericordioso; Mas el cruel se atormenta a sí mismo. El impío hace obra falsa; Mas el que siembra justicia tendrá galardón firme. Como la justicia conduce a la vida, Así el que sigue el mal lo hace para su muerte. Abominación son a Jehová los perversos de corazón; Mas los perfectos de camino le son agradables. Tarde o temprano, el malo será castigado; Mas la descendencia de los justos será librada”.

Anuncios

Dios promete prosperidad y una vida sana a los que le sirven, diciendo: “A Jehová vuestro Dios serviréis, y él bendecirá tu pan y tus aguas; y yo quitaré toda enfermedad de en medio de ti” (Éxodo 23:25), y Jesús dice que quienes aceptan servirle serán honrados por su Padre Celestial, es decir, elevados en un grado de honor más alto, será tenidos por gran estima por el Padre que está en los cielos.

Y aunque muchos creen que la vida eterna es nuestra única recompensa, Pablo dijo que recibiremos recompensas de acuerdo a las obras que concretemos aquí en la tierra:

porque es necesario que todos nosotros comparezcamos ante el tribunal de Cristo, para que cada uno reciba según lo que haya hecho mientras estaba en el cuerpo, sea bueno o sea malo. Conociendo, pues, el temor del Señor, persuadimos a los hombres; pero a Dios le es manifiesto lo que somos; y espero que también lo sea a vuestras conciencia2 Corintios 5:10-11

Y también Jesús dijo que “la obra de cada uno se hará manifiesta; porque el día la declarará, pues por el fuego será revelada; y la obra de cada uno cuál sea, el fuego la probará. Si permaneciere la obra de alguno que sobreedificó, recibirá recompensa1 Corintios 3:13-14.

Anuncios

La promesa esta y Dios es fiel y verdadero, y sabemos que no se quedará con nada nuestro ya que todo es suyo, por eso es muy peligroso tratar de especular en como Dios mira nuestro servicio, y es así que cuando alguien se jacta de su propio trabajo, corre el peligro de que el orgullo llene su corazón, y otro gran problema viene cuando los hombres se dan por vencidos a causa de no recibir los aplausos de los hombres.

De manera que cuando das o haces algo en el nombre de Cristo, no hay nada malo en tener una sana expectativa de alguna recompensa, pero la ganancia personal no debería ser nuestra motivación, por lo tanto:

no os hagáis tesoros en la tierra, donde la polilla y el orín corrompen, y donde ladrones minan y hurtan; sino haceos tesoros en el cielo, donde ni la polilla ni el orín corrompen, y donde ladrones no minan ni hurtan. Porque donde esté vuestro tesoro, allí estará también vuestro corazónMateo 6:19-21.

Vemos entonces que Dios solamente puede recompensarnos por los hechos desinteresados que hagamos en beneficio de Su obra, o de otros, “no sirviendo al ojo, como los que quieren agradar a los hombres, sino como siervos de Cristo, de corazón haciendo la voluntad de Dios; sirviendo de buena voluntad, como al Señor y no a los hombres, sabiendo que el bien que cada uno hiciere, ése recibirá del Señor, sea siervo o sea libreEfesios 6:6-8, pues Él es el que hace las escalas y nos da las recompensas de acuerdo a nuestro dar, y no de acuerdo a lo que nosotros pensamos.

Por eso es que muchos se involucran en la obra y luego de un tiempo de trabajo comienzan a perder interés y participación, incluso hasta el punto de dejar la iglesia, y muchos dan como excusa: “Estaban usándome. Me pedían que haga esto, y que dé para aquello, y que me involucre con esto, y participe de aquello…”; pero “¿Por qué se involucraron en las actividades de la iglesia si no estaban dispuestos a ser usado por el Señor como Él lo desea?”.

Anuncios

Con este criterio, Josué podría haberse quejado de que estaba siendo usado por Moisés cuando se quedó en la montaña orando mientras que él estaba batallando contra Amalec, pero Josué confió, se sometió a Dios, hizo lo que le pedía, y recibió su recompensa de parte del Señor:

y Josué deshizo a Amalec y a su pueblo a filo de espada. Y Jehová dijo a Moisés: Escribe esto para memoria en un libro, y dí a Josué que raeré del todo la memoria de Amalec de debajo del cielo. Y Moisés edificó un altar, y llamó su nombre Jehová-nisiÉxodo 17:13-15.

Acerca Ricardo Hernandez

Servidor de nuestro Señor Jesucristo. Entregue mi vida a Cristo hace más de 20 años, y me gusta compartir los mensajes cristianos que Dios pone en mi corazón.

También Revise

Luchando con Dios - Predicas Cristianas

Alcen la mirada y reciban creyendo

Predicas Cristianas.. Atrévete a alabar Dios con todo tu corazón, alábale a cambio de nada, exprésate con un corazón lleno de gratitud, y sorprendentemente..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *