Inicio / Predicas Cristianas / La Utilidad de la Palabra de Dios

La Utilidad de la Palabra de Dios

Predicas Cristianas | Estudios Biblicos

2 Timoteo 3:14-17

INTRODUCCIÓN:

Anuncios

El domingo próximo pasado estuvimos hablando del fascinante mundo de la inspiración bíblica. Una de las verdades que nos quedó grabada es que la Biblia, por ser esa palabra inspirada de la misma boca de Dios, está exenta de errores y por lo tanto la proclamamos como verdad absoluta. Y para corroborar su inspiración, y veracidad, ella misma nos habla de su utilidad. ¿Ha conocido usted algún libro que sirva para enseñar, redargüir, corregir e instruir en justicia hasta formar a un hombre cabalmente? Obviamente no hay ninguno escrito por el hombre. Este privilegio es único de la palabra de Dios. Las distintas metáforas o símiles con la que ella se nos ha dado a conocer corrobra esto. Vea estos ejemplos.

Santiago 1:23-25 la presenta como un “espejo”. Su propósito es decirnos que la palabra de Dios refleja perfectamente la mente de Dios y la condición del hombre. Allí nos vemos tal y cual somos. El Salmo 119:105 la presenta como una “lámpara”. Su propósito es mostrarnos donde estamos, la manera cómo nos guía y cómo nos alumbra para no caer. Pablo la presenta como “agua” en Efesios 5:25-27. La idea es que así como el agua tiene el poder de limpiar, calmar la sed y refrescar, lo mismo hace la palabra. Una de las figuras muy amadas por nosotros es la palabra como “espada” que penetraba y partía al hombre (He. 4:12; Ef. 6:7). Pero la Biblia también es revelada como un metal precioso como el “oro refinado” (Sal. 19:10; 119:105).

Otra figura que a muchos nos gusta es la Biblia como “alimento” (Job 23:12). De esta manera se nos dice que la Biblia es como “leche”. Por lo tanto debemos desearla como niños recién nacidos (1 Pe. 2:2). También como “carne” (He.5:12-14). La carne sirve para nutrir la madurez de nuestro crecimiento. Otra manera es como “pan” y como “miel”. Y en todas estas figuras no podía faltar la Biblia como “martillo” que quebranta el corazón endurecido (Jer. 23:29), y como “fuego” que consume y purifica (Jr. 20:9). Con esto en mente, ¿Cuál es, entonces, su propósito? ¿Cuál es su utilidad para el alma?

I. LA BIBLIA ES ÚTIL PARA ENSEÑAR

Anuncios

1. Acerca de la grandeza de Dios (Job 26:14). Mientras que los hombres han tratado de ridiculizar la existencia de Dios, negando cualquier intervención suya en el origen de este mundo, la Biblia lo presenta en su estado excelso, glorioso y sublime. Sin que tenga que consultarle a otro para revelarnos quién es Dios, nos ofrece sus atributos que lo hacen único en su grandeza. Job, cuando proclama la soberanía de Dios, donde revela que él hizo a la tierra y la puso colgando en el vacío (v. 7), expresa que todo esto “son sólo los bordes de sus caminos; ¡Y cuán leve es el susurro que hemos oído de él!” (Job 26:14).

Cuando la Biblia nos habla de la grandeza de Dios lo presenta como un Dios suficiente en sí mismo, siendo este uno de sus más grandes atributos. Si podemos descifrar (cosa que no se ha hecho), las dimensiones del universo, entonces estaremos en capacidad de ponerle medidas a Dios. Para darnos algunos destellos de la grandeza de Dios, la Biblia nos habla de su misericordia, que es desde la eternidad y hasta la eternidad. Cuando nos habla de su gloria, ella nos dice que llena todo el cielo y el universo. Y al hablar de su amor, lo presenta con un “de tal manera”. Nadie se compara con Dios.

2. Acerca de la perversidad del pecado (Sal. 51:5).

Nadie espera comenzar algún proyecto o iniciarse en alguna empresa que ya nazca con el sello de la maldad. Sin embargo, cuando hablamos de la concepción del hombre, la etiqueta con la cual nace dice: “He aquí en maldad he sido formado”. El hombre es el único ser que ya viene con un defecto de “fábrica” de acuerdo a la calificación que hizo David. El profeta Jeremías dijo que ni la legía acababa con la mancha del pecado (Jr. 2:22).

Isaías nos dice que el hombre “desde la planta del pie hasta la cabeza no hay en él cosa sana…” (Is. 1:6). Todo esto porque la Biblia describe la condición del hombre, categóricamente así: “No hay justo, ni aun uno; no hay quien entienda, no hay quien busque a Dios” (Ro. 3:10, 11). La Biblia define al pecado como una clase especifica de mal. Llega a ser una elección libre que fue tomada desde el principio hasta hoy. Pero sobre todo, el pecado es una afrenta contra el carácter santo de Dios. La Biblia nos presenta al pecado como el causante de toda culpa en el hombre y de su condenación eterna. Así mientras el mundo nos presenta a un hombre bueno, la Biblia nos enseña que en él hay una perversidad que necesita ser cambiada.

Anuncios

3. Acerca del salvador Jesucristo (Jn. 1:1, 2).

Hay tres evangelios que se encargan de mostrarnos la biografía de Jesús bajo el cumplimiento profético. De esta manera ellos nos dan una información detallada acerca del lugar de nacimiento, los padres y los acontecimientos que generaron la llegada del Mesías prometidos. Pero Juan, el que se conoce como el “discípulo amado”, nos presenta una visión eterna acerca de Jesucristo. Así tenemos que lo primero que él hace es mostrarnos a Jesús como igual a Dios, convirtiéndose en la “palabra encarnada” (Jn. 1:1-2, 14). En este sentido la Biblia es útil para enseñarnos el “misterio de la encarnación” y con ello la salvación del perdido. Es así, que tan pronto el hombre cayó en pecado, Dios le mostró el camino a la salvación (Gn. 3:15).

El Antiguo Testamento está lleno de Jesucristo con sus tipos y antitipos. Jesús está presente en el arca de Noé, en hombres como Melquidec, José de Egipto o Josué de la conquista. La oveja sacrificada es un tipo de Cristo. Lo mismo fue el tabernáculo, el maná del cielo, el agua de la roca, la serpiente levanta… La Biblia nos habla del salvador Jesucristo antes que el mundo fuera y del tiempo cuando murió por nuestros pecados (Ef. 1:4,5).

II. LA BIBLIA ES ÚTIL PARA CORREGIR

1. Por eso actúa como el espejo del alma(Stg. 1:23-25).

Se nos dice que el espejo no miente. Usted comprueba todos los días esa verdad. La Biblia, cada vez que la abrimos nos indica cómo estamos internamente. Como su misión es revelarnos cuáles son las intenciones del corazón, y mostramos como si se trata de una máquina de rayos X todo el estado del alma, al leerla pronto quedamos convictos si hay algo que no anda bien en nuestras vidas. Una de las historias acerca de la revelación de la palabra al corazón del hombre, para hacerle ver su conducta, la tenemos en el libro de Daniel (5).

El rey Belsazar, hijo del muy famoso Nabucodosor, hizo un gran banquete para mil de sus príncipes, esposas y concubinas. Pero por haber traído las copas sagradas del templo para satisfacer sus placeres con sus invitados, una mano comenzó a escribir en la pared su condenación y destino final. Como nadie pudo interpretar lo que este rey vio, les fue traído Daniel, el único hombre que revelaba los sueños divinos, dando pronto a conocer su interpretación. Este rey fue “pesado en balanza” (v. 27), y fue “hallado falto”. La palabra lo confrontó y lo juzgó. La palabra de Dios nos muestra la cara de nuestras acciones.

2. Por eso actúa como lámpara a nuestro pie (Sal.119:105).

Acerca Julio Ruiz

Pastor en Virginia en los Estados Unidos, con 42 años de experiencia de los cuales 22 los dedicó en Venezuela, su país de origen. Otros 9 años los dedicó a pastorear en Vancouver, Canadá y los últimos 9 años en Columbia Baptist Church en su ministerio hispano, donde estuvo hasta agosto del (2015). A partir de octubre del mismo año (2015) comenzó una nueva obra que llegó a constituirse en iglesia el 22 de mayo de 2016 bajo el nombre de Iglesia Bautista Ambiente de Gracia en la ciudad de Burke, Virginia. El pastor Julio es Licenciado en Teología y ha estudiado algunas cursos para su maestría en Canadá. Además de haber sido presidente de la convención bautista venezolana en tres ocasiones, también fue profesor del seminario teológico bautista. El pastor Julio por espacio de unos 18 años publica sus sermones y artículos por estos medios. Es casado con Carmen Almera Ruiz y tiene tres hijas y una nieta: Laura, Oly, Sara e Isabella. Si usted quiere comunicarse con el pastor Julio, llámelo al (571) 251-6590.

Revise también

Predicas Cristianas... La Visión

La Visión

Predicas Cristianas... Hoy quiero hablarles acerca de algo de suma importancia, quiero hablarles acerca de la visión. Como todos sabemos Dios tiene un propósito..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *