Inicio / Predicas Cristianas / Los pecados del santo Lot

Los pecados del santo Lot

Predicas Cristianas

Predicas Cristianas.. Texto Biblico: Génesis 13:7-11; 19: 30-38

Introducción

Siempre hablamos de los pecados de los impíos y pecadores, pero casi nunca hablamos de los pecados que cometen los santos. Con facilidad hablamos de los anteriores, y en algunos casos hasta nos alarmamos, pero pasamos por alto los pecados que cometen los hijos de Dios.

Me acordé de la parábola del “hijo pródigo” cuando el hijo mayor se apresuró a juzgar los pecados que cometió el hijo menor, incluyendo según él, sus vivencias con prostitutas. Sin embargo, cuando revisamos las actitudes del hermano mayor nos damos cuenta de que aquel “cristiano” estaba viendo la paja que había en el ojo de su hermano, pero no había visto la viga que tenía en el suyo propio.

Anuncios

Los pecados de los santos podían llegar a ser hasta más repugnantes ante los ojos de Dios, porque él ya pagó por ellos, y el hecho de cometerlos otra vez se cumple el proverbio que nos dice: “Como perro que vuelve a su vómito” (Proverbios 26:11).  El presente ejemplo nos va a revelar que no es suficiente ser un creyente, y hasta justo como Lot, si nuestras actitudes nos hacen ser una vergüenza para la gracia.

El asunto es que los cristianos podemos caer en pecados que son tan malos como los cometidos por los no creyentes. Aunque Lot como creyente fracasó miserablemente con Dios, le falló a su tío y finalmente falló como padre. ¿Qué pasó con el justo Lot? ¿Por qué este hombre pasó a la historia como un ejemplo de lo que no debe hacer un cristiano? ¿Por qué nos encontramos que la Biblia le da un sitial de honor a su tío Abraham, pero Lot pasa desapercibido?

El asunto fue que Lot permitió que pequeños pecados en su vida no fueran controlados. No eran pecados importantes e impactantes, solo pecados «pequeños», pero estaban erosionando constantemente su carácter moral, hasta que terminó en esta condición. El pecado tiene la tarea de opacar nuestro testimonio. Consideremos a Lot para traer este tema de los Pecados de los Santos. Qué hace el pecado en la vida de un creyente cuando no es atacado a tiempo.

I. EL PECADO DE ABANDONAR LA COMUNIÓN CERCANA

a. Abraham es el hombre de la comunión con Dios (Génesis 13:4)

Si algo supo Lot fue que su tío era un hombre de una profunda comunión con Dios. Se conoce por la historia que Abraham levantó hasta cuatro altares de adoración a Dios. Algunos llaman el primero como el altar de la esperanza vers. 4. A otro lo llaman el altar de la limpieza y la separación (Génesis 12:8). Al tercero lo llaman el altar del agradecimiento (Génesis 13:14). Y el otro el altar de la entrega total cuando ofreció a su hijo Isaac (Génesis 22:9).

Anuncios

¿Aparece Lot en la Biblia construyendo algún altar para Dios? Bueno el asunto es que si Lot vivía con su tío él tuvo que ser testigo de esa vida de alta comunión que poseía Abraham. Mientras Lot estuvo bajo su cobertura, él también disfrutó de una comunión con Dios cercana.

Pero el acto de separarse de él constituía un real abandono de la comunión con Dios. Lot tuvo que saber que su tío fue llamado “amigo de Dios” por la comunión que este tenía con él. No tenemos que ahondar mucho en esto para decir que uno de los pecados más comunes de los santos es el que tiene que ver con el abandono de la comunión con el Señor. ¿Siento que he abandonado mi comunión con él?

b. Algunas veces la comunión se rompe por las contiendas (13:7).

Ya Abram era muy rico, pero acá se nos dice que su sobrino también lo era. Y como suele pasar las riquezas traen también los conflictos, propio de los espacios. Lot estaba a punto de dar un salto un tanto peligroso para su vida. Se iba a separar de la comunión de su tío porque ya no cabían los dos en la tierra. El resultado final fue las peleas que tuvieron sus pastores.

Esto planteaba una inminente ruptura entre estos dos hombres. Por lo que veremos más adelante, esta separación le constaría mucho a la vida espiritual de Lot. Los conflictos externos e internos alejan de nuestra vida la paz, y una vez que esto se da, también se rompe la comunión. El propósito de la comunión de Dios en nuestras vidas es mantenernos en armonía con él primero y luego con los demás.

Nada enfría más la vida espiritual que el saber que no andamos en comunión con el Espíritu. Hay creyentes que se enojan con gran facilidad. Que tienen pleitos entre ellos con sus esposas o esposos, con sus hijos o sus jefes. Este es un pecado que cometen a menudo los santos. A veces llegamos a culto peleados. No puede haber comunión en una pelea.

Anuncios

c. Las cosas materiales rompen con la comunión (13:8).

Es un hecho que si algo hacen las riquezas es alejarnos de las relaciones cercanas. Lot fue como el primer hijo que tuvo Abram. Él se vino con su tío de la tierra de Ur de los caldeos. Como su hermano había muerto, Abram se hizo cargo de él en su crecimiento y en su formación. Mientras no eran tan ricos todo era comunión fraterna y amor familiar. Abram como pacificador optó siempre por buscar salidas a cualquier crisis en la familia.

Acerca Julio Ruiz

Pastor en Virginia en los Estados Unidos, con 42 años de experiencia de los cuales 22 los dedicó en Venezuela, su país de origen. Otros 9 años los dedicó a pastorear en Vancouver, Canadá y los últimos 9 años en Columbia Baptist Church en su ministerio hispano, donde estuvo hasta agosto del (2015). A partir de octubre del mismo año (2015) comenzó una nueva obra que llegó a constituirse en iglesia el 22 de mayo de 2016 bajo el nombre de Iglesia Bautista Ambiente de Gracia en la ciudad de Burke, Virginia. El pastor Julio es Licenciado en Teología y ha estudiado algunas cursos para su maestría en Canadá. Además de haber sido presidente de la convención bautista venezolana en tres ocasiones, también fue profesor del seminario teológico bautista. El pastor Julio por espacio de unos 18 años publica sus sermones y artículos por estos medios. Es casado con Carmen Almera Ruiz y tiene tres hijas y una nieta: Laura, Oly, Sara e Isabella. Si usted quiere comunicarse con el pastor Julio, llámelo al (571) 251-6590.

También Revise

Predicas Cristianas.. La Fe no Calcula: Confía

La Fe no Calcula: Confía

Predicas Cristianas.. La incredulidad no da un paso sin explicaciones previas; pero la fe no calcula: confía. Dios nunca nos llama a la fe y a la obediencia y..

Un comentario

  1. Dios lo continúe bendiciendo, Pastor. Muy interesante este mensaje. Nunca habia visto la historia de Abrahan y Lot desde esta perspectiva. Gracias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *