Inicio / Predicas Cristianas / Los pecados del santo Lot

Los pecados del santo Lot

Paradójicamente en esta historia el patriarca trató de preservar la unión y la amistad por la separación. Y si bien es cierto que eso funcionó para los efectos de vivir los dos en armonía, lo que pasaría después es que los bienes materiales tienen como propósito final alejarnos de nuestra relación íntima con Dios. Estamos en presencia de uno de los pecados más comunes que cometemos los santos.

Son tantas las distracciones a las que nos enfrentamos todos los días que no oramos, no leemos su palabra, no testificamos de él. Estamos tan absorbidos por la rutina, los compromisos y las diversiones que nos volvemos insensibles al temor de Dios y eso nos lleva a romper con la comunión con él.

Anuncios

II. EL PECADO DE ESCOGER SEGÚN LA VISIÓN HUMANA

 a. Lleva al pecado de la codicia (13:10).

Hemos dicho que Lot fue dejando que pequeños pecados erosionaran su carácter hasta dar lugar a pecados escandalosos. Ahora estamos en presencia del primer pecado que se conoció en la humanidad. Y mientras hemos pensado que ese pecado solo está en el corazón de un no creyente, ahora vemos que el justo Lot lo tuvo en una etapa de su vida.

Observe el texto. Mire cómo el escogió según la vista. No era una tierra desértica o inhóspita; más bien era una tierra para riego, comparada con el huerto del Señor, como las buenas tierras de Egipto. Los ojos de la codicia de Lot se abrieron ante la posibilidad fructífera de aquellas tierras.

¿Puede un creyente tener un corazón lleno de codicia? ¿Puede un hombre que se dice que ama a Dios dejar que su corazón cobije este feo pecado? Pues esto es una realidad. Hay creyentes que codician “la buena tierra de su vecino”, el carro de su vecino, la casa del vecino, los bienes de su vecino y hasta la mujer de su vecino. En una oración sincera y quebranta debemos examinarnos y ver que tan codicioso es mi corazón. Jeremías 17:9-10 nos da la razón para hacer ese examen.

Anuncios

b. Lleva al pecado del egoísmo (13:11).

En el justo Lot se descubrió otro feo pecado conocido como el egoísmo, muy común también entre los santos. Alguien ha dicho que la pasión y el egoísmo hacen maleducados a los hombres, tanto así que llegan a ser irreconocibles. Lot vio las llanuras con s ojos humanos y no dudó que allí florecería, que allí llegaría a cumplir sus grandes sueños.

No sabemos si Lot también tenía el pecado de la envidia, y al ver como su tío Abram había progresado, ahora siente que él podrá ser tan rico como su tío al escoger esa tierra que a todas luces se veía muy próspera. El texto simplemente dice que Lot escogió para sí toda la llanura del Jordán. Se dice que todo pecado lleva la estampa del egoísmo porque es ceder a algo que sientes que te sirve en ese momento.

Lot pensó para sí y escogió de esa manera sin importarle las consecuencias que vendrían por escoger según la visión humana y no según la voluntad de Dios. Algunos santos de Dios escogen para sí ciertas cosas donde nadie puede entrar. El santo egoísta jamás aplica el texto que dice: “Mas   bienaventurado es dar que recibir”. No se espera mucho de un “santo egoísta”.

c. Lleva al pecado de la autosuficiencia (13:11b).

Este otro grave pecado que comenten los santos, sobre todo cuando hacen una escogencia de acuerdo con la vista y no según la voluntad de Dios. El texto anterior nos deja una nota triste cuando dice y se apartaron el uno del otro”. Nos llama la atención que Lot no va a saber más de su tío sino cuando se metió en tremendo lío cuando cuatro reyes (Cap. 14), se pusieron de acuerdo y vinieron y atacaron las ciudades de Sodoma y Gomorra, destruyendo todo, tomando sus riquezas y sus provisiones, y terminaron por llevarse a Lot con sus provisiones.

Fue entonces cuando el tío Abram vino a su encuentro y lo libró. Nos da la impresión que desde que se habían separado Lot vivió en su propia autosuficiencia. Había dejado el consejo del amigo para enfrentar la vida, pues el hecho de vivir en tales lugares y bajo esas circunstancias, hace ver que no buscó el consejo previo.

Anuncios

Bueno, este es uno de esos pecados que cometemos los santos. Nos consideramos sabios en nuestra propia opinión. Nos consideramos muy fuertes y pensamos que podemos vivir por nosotros mismos sin la ayuda de nadie más. Ya vemos cuál será el final de esas decisiones. Este pecado también tendrá que ver con el orgullo y la arrogancia.

IV. EL PECADO DE ACERCARSE MÁS A LO PROHIBIDO

a. Poner las tiendas hasta Sodoma (13:12).

Un asunto que pronto descubrimos en esta historia es que al principio Lot vio las bondades de las tierras, pero no vio la cercanía a uno de los peligros más grandes que arruinarían su vida, pues al dejar sus tiendas en esa llanura, las puso cerca de la ciudad más pecadora de la que se tenga memoria. Cuán distinto fue su tío que fue poniendo su tienda en los lugares que le agradaban a Dios.

Acerca Julio Ruiz

Pastor en Virginia en los Estados Unidos, con 42 años de experiencia de los cuales 22 los dedicó en Venezuela, su país de origen. Otros 9 años los dedicó a pastorear en Vancouver, Canadá y los últimos 9 años en Columbia Baptist Church en su ministerio hispano, donde estuvo hasta agosto del (2015). A partir de octubre del mismo año (2015) comenzó una nueva obra que llegó a constituirse en iglesia el 22 de mayo de 2016 bajo el nombre de Iglesia Bautista Ambiente de Gracia en la ciudad de Burke, Virginia. El pastor Julio es Licenciado en Teología y ha estudiado algunas cursos para su maestría en Canadá. Además de haber sido presidente de la convención bautista venezolana en tres ocasiones, también fue profesor del seminario teológico bautista. El pastor Julio por espacio de unos 18 años publica sus sermones y artículos por estos medios. Es casado con Carmen Almera Ruiz y tiene tres hijas y una nieta: Laura, Oly, Sara e Isabella. Si usted quiere comunicarse con el pastor Julio, llámelo al (571) 251-6590.

También Revise

Predicas Cristianas.. Seremos bendecidos

Y seremos bendecidos

Predicas Cristianas.. Si queremos ser bendecidos, es necesario que olvidemos todo lo demás cuando se trata del Señor, y solamente recordar una cosa. Dios ha reclamado tu corazón para Él..

Un comentario

  1. Dios lo continúe bendiciendo, Pastor. Muy interesante este mensaje. Nunca habia visto la historia de Abrahan y Lot desde esta perspectiva. Gracias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *