Inicio / Predicas Cristianas / Los pecados del santo Lot

Los pecados del santo Lot

Sodoma era sinónimo de todo tipo de inmundicia, de sensualidad, de todo lo que el ser humano podría imaginarse en cuando a la perversión sexual. Poner la tienda cerca de ese lugar no solo era hacerle el trabajo más rápido a la tentación, sino que pronto estaría siendo parte de ella. Amados hermanos, hay en esto algo muy importante que debe decirse.

No son pocos los creyentes que han puesto “sus tiendas cerca de Sodoma”. Pensemos un poco en esto. Cuáles serían aquellas cosas en mi vida como un hijo de Dios donde estoy poniendo mi carpa. ¿Hay sitios que me gusta ver que no son aptos para los ojos de un creyente? ¿Estaré sacrificando mi relación con el Señor por lograr mis objetivos al poner la tienda cerca de lo que me conviene?

Anuncios

b. Llegar a ser parte de sus habitantes (14:12).

Una de las cosas que nos sorprende en toda esta historia de decadencia de un santo de Dios, es que después de ser atraídos por las tierras de las llanuras del Jordán, y poner su tienda cerca de lo prohibido como era la ciudad de Sodoma, ahora sea parte de sus habitantes. El presente texto y el capítulo 19 dan cuenta de un hecho insólito: Lot viviendo en medio de la inmundicia.

El versículo 13 del capítulo que estuvimos analizando nos da una fotografía de lo que había en la ciudad: Mas los hombres de Sodoma eran malos y pecadores contra Jehová en gran manera. El asunto no es que tan cerca puedo vivir con el pecado, sino hasta donde el pecado me envuelve con sus tentáculos y sus seducciones.

Lo último que el lector pudiera leer de esta historia es que Lot ahora conviva con lo prohibido, con la inmundicia. ¿Pero no es acaso esto una realidad con algunos creyentes? El creyente que permite que pequeños pecados se cuelen en su vida, pronto se encontrará haciendo vida con lo prohibido al igual que Lot (2 Pedro 2:7-8).

c. Llegar a tener un espíritu contaminado (19:8).

Cuando un santo de Dios vive en un ambiente de pecado, su espíritu se contamina con lo que ve y con lo que oye. Tuve la oportunidad de visitar en el año 88 la ciudad de Ámsterdam, Holanda. Una de las más bellas ciudades del mundo. Pero cuando uno camina por sus calles lamentablemente tiene que ver cosas no agradables a los ojos.

Anuncios

Es normal ver mujeres desnudas en las vitrinas, museos que exhiben sin ningún pudor todo lo que tiene que ver con las perversidades sexuales. Es muy normal ver la homosexualidad y el lesbianismo como parte de aquella sociedad permisiva. La droga y la marihuana, por ser algo legal, se consume sin ningún pudor. El creyente que visita ese lugar pronto se da cuenta que esa ciudad es una moderna Sodoma.

El asunto es que quien vive siempre viendo esto, tiene que saber que su espíritu se contaminará. El creyente de este tiempo batalla con un gran espíritu de sensualidad que viene del mundo, tipificado por Sodoma.

Esto hace que no sea raro que parte de sus batallas tengan que ver con la codicia del sexo en todas sus manifestaciones. El justo Lot no escapó a ese espíritu al juzgar por lo que pasó al final con su vida destruida. Dios nos libre del “espíritu de Sodoma”.

CONCLUSIÓN:

Apreciados hermanos, se que el presente sermón no es muy popular, sobre todo cuando nuestra gente espera que su pastor le traiga una palabra de aliento para seguir adelante en su difícil vida cristiana. Sin embargo, estaríamos trayendo un mensaje incompleto si solo predicamos temas para agradar al oído, pero que no quebranten el corazón. Hablar del santo Lot y sus acciones es traerlo como una solemne advertencia para que miremos nuestra condición espiritual.

El asunto es que pudiéramos ser muy rápidos en juzgar los pecados en otros, pero no darnos cuenta de los que cometemos. El apóstol Pedro reconoce que Lot era un hombre justo (2 Pedro 2:7-8), pero su historia nos revela las consecuencias de no solo poner las tiendas cerca de Sodoma, sino hasta llegar a ser uno de sus habitantes.

Anuncios

Al final pasaron cosas insólitas. Como sus hijas ya tenían aquel “espíritu de Sodoma”, optaron por hacer lo inimaginable para la mente cristiana donde ve a un santo envuelto en una degradación.

De acuerdo con el capítulo 19:30-38, las hijas emborracharon a su padre acostándose ambas con él y llegando a tener dos hijos que luego fueron los moabitas y los amonitas. ¿Cómo paso eso?

No lo sabemos, pero lo que si es un hecho es que el pecado cuando no se corrige temprano enferma el alma, contrista el espíritu y ofende el cuerpo que es el templo del Espíritu.  Lot fue un santo que le falló a Dios y la familia, mientras que Abraham fue un santo que agradó a Dios y modelo para el creyente de hoy. No imitemos el ejemplo de Lot.

© Julio Ruiz. Todos los derechos reservados.

Central de Sermones… Predicas Cristianas

Acerca Julio Ruiz

Pastor en Virginia en los Estados Unidos, con 42 años de experiencia de los cuales 22 los dedicó en Venezuela, su país de origen. Otros 9 años los dedicó a pastorear en Vancouver, Canadá y los últimos 9 años en Columbia Baptist Church en su ministerio hispano, donde estuvo hasta agosto del (2015). A partir de octubre del mismo año (2015) comenzó una nueva obra que llegó a constituirse en iglesia el 22 de mayo de 2016 bajo el nombre de Iglesia Bautista Ambiente de Gracia en la ciudad de Burke, Virginia. El pastor Julio es Licenciado en Teología y ha estudiado algunas cursos para su maestría en Canadá. Además de haber sido presidente de la convención bautista venezolana en tres ocasiones, también fue profesor del seminario teológico bautista. El pastor Julio por espacio de unos 18 años publica sus sermones y artículos por estos medios. Es casado con Carmen Almera Ruiz y tiene tres hijas y una nieta: Laura, Oly, Sara e Isabella. Si usted quiere comunicarse con el pastor Julio, llámelo al (571) 251-6590.

También Revise

Predicas Cristianas... El pecado de mis padres

El pecado de mis padres y mi muerte

Predicas Cristianas... ¿El pecado de mis padres puede traerme muerte eterna a mi? Nuestros padres pecaron y a nosotros nos toca el castigo"; fueron las palabras de Jeremías al lamentarse de la calamidad del pueblo.

Un comentario

  1. Dios lo continúe bendiciendo, Pastor. Muy interesante este mensaje. Nunca habia visto la historia de Abrahan y Lot desde esta perspectiva. Gracias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *