Inicio / Predicas Cristianas / Sed agradecidos

Sed agradecidos

Predicas Cristianas

Predicas Cristianas.. Texto Biblico: Colosenses 3:15-17

Introducción

Se ha dicho que la gratitud es el mejor antídoto contra el desaliento. Una leyenda cuenta que un hombre encontró un almacén donde Satanás guardaba las semillas que tiene listas para sembrar en los corazones humanos, y al encontrar que la semilla del desánimo abundaba más que las otras, se enteró que dicha semilla podía crecer casi en cualquier parte.

Cuando le preguntaron a Satanás, admitió de mala gana que había un lugar donde no podía hacer crecer. – ¿Dónde es? – le preguntaron. A lo que Satanás respondió con tristeza -En el corazón de una persona agradecida. (503 Ilustraciones, Casa Bautista de Publicaciones, pág. 108).

Anuncios

Siempre me ha llamado la atención que la gran mayoría de los mandamientos del Nuevo Testamento están escritos en forma de imperativos, de modo que no es extraño que se nos diga: “Haced todo sin murmuración… amaos los unos a los otros… huid de la fornicación…sed santos porque yo soy santo… portaos varonilmente o sed llenos del Espíritu”, por mencionar algunos.

Pero entre esos imperativos, el de “sed agradecido”, podría ser el de más fácil cumplimiento, y, sin embargo, es el que más olvidamos. Mi conclusión cuando pienso en este imperativo bíblico es que cuando soy agradecido, no retengo nada como si lo que vivo y lo que poseo es exclusivamente mío, sino que más bien reconozco que otros han contribuido para mi propio bienestar.

La gratitud me libra del pecado del egoísmo, del orgullo y de la arrogancia. Las personas autosuficientes piensan que no le deben favores ni siquiera a Dios, y, por lo tanto, no están impelidos para ser agradecidos. Sin embargo, el hijo de Dios tiene sobradas razones para estar agradecidos. El presente texto de Colosenses 3:15-17 nos revela enormes razones para que seamos agradecidos. Veámoslas.

 I. ESTOY AGRADECIDO POR LA PAZ DE DIOS

Anuncios

 a. La paz que pone fin a la guerra interna.

Toda persona antes de llegar a conocer al Señor vive una guerra porque son muchos los enemigos que atacan su vida. Uno es con el pecado que lo esclaviza y que lo mantiene haciendo los deseos de la carne, que es la manera como el pecado se consume en todas sus manifestaciones.

Pero sin duda que la batalla más grande es la que tiene con Satanás, porque la Biblia afirma que él ejerce un dominio sobre todos aquellos a los que tiene ciegos para que no les resplandezca la luz de Cristo (2 Corintios 4:4). De esta manera, lo primero que hace el Señor al llegar a nuestros corazones es ponerle fin a esa guerra al darnos la paz de Dios.

Estamos hablando no de la paz que ofrecen los sepulcros o el de la ausencia de guerra, que sería lo que hombre ofrece. Mas bien estamos hablando de la auténtica paz que puede el hombre experimentar. Jesús dijo que esa paz no es como el mundo la da. La paz que el mundo la da es la que se obtiene por la guerra, bajo el dominio del uno por el otro.

Cuando esa paz se alcanza todos tienen que estar preparados para una próxima guerra. Pero la paz de Dios es aquella que trajo el Señor al endemoniado de Gadara, quien después de estar desnudo y corriendo, ahora está sentado, vestido y en su juicio cabal.

b. La paz que gobierna el corazón.

Con mucha razón se ha dicho que una cosa es la paz con Dios y otra es la paz de Dios. En la primera parte es saber que hubo un tiempo que éramos enemigos de Dios, pero que a través de la muerte de Cristo fuimos reconciliados con Dios. La otra parte tiene que ver con esta declaración: “La paz de Dios”. ¿Cuál es la diferencia?

Anuncios

Bueno que muchos han alcanzado la paz con Dios, pero no siempre tienen la paz de Dios en sus vidas como una experiencia continua. Es el hecho que usted sabe que ha sido salvo, que sus pecados han sido perdonados, pero vive con angustia, con estrés, con ansiedad. Note que el texto habla del lugar de trabajo y lo que hace la paz: gobernar el corazón.

El corazón es la parte de nuestras vidas a la que muchas cosas quieren ser los dueños. De hecho, si no es la paz de Dios que nos gobierna, el corazón tiene otros dueños. Me gusta lo que dice Filipenses 4:7 cuando habla de la paz como un soldado que guarda un tesoro; que lo custodia y que lo protege. Mis hermanos, nadie más podrá darle sosiego y tranquilidad al corazón que muchas veces queda desamparado como lo hará la paz de Dios. Asegúrese de tener la paz de Dios.

Acerca Julio Ruiz

Pastor en Virginia en los Estados Unidos, con 42 años de experiencia de los cuales 22 los dedicó en Venezuela, su país de origen. Otros 9 años los dedicó a pastorear en Vancouver, Canadá y los últimos 9 años en Columbia Baptist Church en su ministerio hispano, donde estuvo hasta agosto del (2015). A partir de octubre del mismo año (2015) comenzó una nueva obra que llegó a constituirse en iglesia el 22 de mayo de 2016 bajo el nombre de Iglesia Bautista Ambiente de Gracia en la ciudad de Burke, Virginia. El pastor Julio es Licenciado en Teología y ha estudiado algunas cursos para su maestría en Canadá. Además de haber sido presidente de la convención bautista venezolana en tres ocasiones, también fue profesor del seminario teológico bautista. El pastor Julio por espacio de unos 18 años publica sus sermones y artículos por estos medios. Es casado con Carmen Almera Ruiz y tiene tres hijas y una nieta: Laura, Oly, Sara e Isabella. Si usted quiere comunicarse con el pastor Julio, llámelo al (571) 251-6590.

También Revise

Predicas Cristianas... ¿Quien define tu destino?

¿Quien define tu destino?

Predicas Cristianas... ¿Es real el destino? El tema del destino es tema muy controversial en el mundo. Muchas películas que tratan de explicar qué es el destino...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *