Inicio / Predicas Cristianas / Reflexión de nuestra salvación

Reflexión de nuestra salvación

Predicas Cristianas| Bosquejos Biblicos

Texto Biblico: Lucas 23:33

Para Dios hay solamente dos clases de personas, dos clases de seres humanos: los salvos y los perdidos; los pecadores y los santos.

Anuncios

Los hombres califican a la humanidad de muchas maneras, como blancos, negros, etc., por nacionalidades, se les clasifica como ricos o como pobres, como pequeños o como grandes, como educados o como ignorantes, pero para Dios hay solamente los salvos y los perdidos.

En la Biblia se menciona solamente dos caminos: el ancho y el angosto, dos destinos: salvación o perdición. Dios clasifica a los hombres según la actitud que tienen hacia su hijo Jesucristo, los que lo reciben son salvos y los que lo rechazan están perdidos.

Entonces Jesucristo puede dividir a la humanidad en dos grupos: con su nacimiento dividió la historia en dos grupos, pues, cada vez que los hombres citan una fecha, con o sin su agrado atestiguan la historicidad de Cristo. Jesucristo es entonces el gran divisor, así como con su nacimiento él dividió toda la historia en dos grupos, con su muerte dividió a la humanidad en dos grupos.

Precisamente, cuando él fue crucificado, dos hombres le acompañaron. Ellos representan a toda la humanidad porque el uno aceptó la salvación mientras que el otro la perdición. ¿Qué es lo que originó esta diferencia? Ambos eran idénticos en sus pecados, no había ningún buen ladrón, ambos habían sido sentenciados a morir crucificados, ambos eran culpables. La única diferencia se basa en la actitud que uno tuvo hacia el hombre que estaba en medio de ellos, el uno lo creyó mientras que el otro lo rechazó.

Anuncios

1. EL LADRÓN QUE FUE CONDENADO.

Hay tres características que se pueden notar en él:

a) Un hombre puede rechazar a Cristo en el mismo momento de su muerte.

Parece que este hombre había visto a Cristo antes o por lo menos lo había oído y parece que entendió el mensaje que Jesús proclamó. Escuchen lo que dijo: “Si tú eres el Cristo, sálvate a ti mismo y a nosotros” (Lucas 23:39). Si un día lo escuchó predicar no lo sabemos, pero ahora estaba junto a él y en la misma situación.

Alguien puede decir que al final de su vida, cuando sea anciano o esté gravemente enfermo, va a preocuparse por su salvación, pero eso no da resultado, aquel ladrón lo experimentó. Cuando alguien está al borde de la muerte, por lo general no está en condiciones mentales de poder pensar en la salvación. No en vano dice las Escrituras: “Hoy es el día de salvación, hoy es el tiempo aceptable” (2 Corintios 6:2). No hay razón por qué esperar hasta el final, si usted lo rechaza hoy, seguro que lo va a rechazar siempre.

Anuncios

b) Un hombre puede estar muy cerca del Salvador y sin embargo perderse.

Este ladrón estaba muy cerca del Jesús, estaba junto a él, podía observar su sufrimiento y su agonía. Si no hubiese estado en las mismas condiciones, tal vez lo hubiese podido tocar, estaba muy pero muy cerca, incluso podían platicar entre ellos.

Usted, a medida que me escucha, puede estar muy cerca de Jesús, sin embargo podría perderse, puede ser que pertenezca a una familia religiosa, donde aprendió a orar y a leer la Biblia, pero podría perderse. El hecho de que esté cerca de Jesús no le garantiza ni le asegura su salvación.

c) Un hombre puede desear y aun pedir a Cristo que le salve y sin embargo perderse.

Aquel ladrón quería ser salvo, aun pidió a Jesús que lo salvara, sin embargo se perdió. Escuchen lo que dijo: “Si tú eres el Cristo, sálvate a ti mismo y a nosotros” (Lucas 23:39). ¿Entonces por qué no se salvó? Él no quiso ser salvo de acuerdo al plan de Dios y además pensaba en una salvación momentánea, terrenal, física. Así que no basta con querer ser salvo y aun tratar de hacerlo por cuenta propia, se necesita aceptar el plan de Dios, aceptar a Jesús como el único y suficiente Salvador.

2. EL LADRÓN QUE FUE SALVADO.

Me permito recordarles que no había ninguna diferencia entre estos dos ladrones, pero veamos las características que él tuvo:

Acerca Wilson Miranda

Revise también

Predicas Cristianas.. Libres de la esclavitud financiera

Libres de la esclavitud financiera

Predicas Cristianas.. El tema de la mayordomia del dinero. Se dice que la reacción que un hombre tenga por el dinero habla mucho de su carácter, sea que..

Un comentario

  1. Bendiciones amados está buena la predica la voy a usar para que muchos lleguen al camino de verdad paz de Dios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *