Nos ganemos las bendiciones

Predicas Cristianas

Predicas Cristianas… Lectura biblica: 2 Corintios 9:1-8

Prédica de Hoy: Nos ganemos las bendiciones

Introducción

El Señor nos ha prometido a sus hijos todas sus bendiciones, es así que “te hará Jehová sobreabundar en bienes, en el fruto de tu vientre, en el fruto de tu bestia, y en el fruto de tu tierra, en el país que Jehová juró a tus padres que te había de dar. Te abrirá Jehová su buen tesoro, el cielo, para enviar la lluvia a tu tierra en su tiempo, y para bendecir toda obra de tus manos. Y prestarás a muchas naciones, y tú no pedirás prestadoDeuteronomio 28:11-12.  De manera que los hijos de Dios pueden vivir y caminar bajo la constante bendición de Dios.

Pero también es necesario que los cristianos conozcan las causas y razones por qué el pueblo pierde las bendiciones de Dios, y lo que deben hacer para volver a su favor. Ya que Dios bendice aquellos que caminan en fidelidad, sujeción y obediencia a sus leyes y mandamientos. Estos son los creyentes que están encendidos para Dios y dedicados a su obra. Están contentos de cumplir con el Señor y permanecen bendecidos, creciendo en la fe, y madurando espiritualmente.

Dios mandó Sus bendiciones a Israel

Ellos vivieron bajo la bondad y Gracia, pero pronto se olvidaron de Dios. Se olvidaron por qué Él les bendijo y se volvieron a sus propios caminos. Ninguna nación fue tan bendecida como Israel. Dios les dijo: “Me serán por pueblo, y yo seré a ellos por Dios. Y les daré un corazón, y un camino, para que me teman perpetuamente, para que tengan bien ellos, y sus hijos después de ellos. Y haré con ellos pacto eterno, que no me volveré atrás de hacerles bien, y pondré mi temor en el corazón de ellos, para que no se aparten de mí. Y me alegraré con ellos haciéndoles bienJeremías 32:38-41.

Esto también le pasa a los cristianos individuales

Los cristianos han sido llamados y han sido muy bendecido por la fidelidad y Gracia del Señor. Al principio estaban llenos de gozo, entusiasmados por la Palabra de Dios, y siempre poniendo la obra del Señor primero. Como pastores decíamos: “Es uno que nunca renunciará y nunca dejará de crecer pues está determinado a seguir el camino con el Señor”.

Pero, tristemente, vemos a algunos de estos creyentes celosos de las cosas de Dios que empiezan a cambiar. Les da igual faltar a las reuniones, las tareas encomendadas la cumplen a medias y vemos que lo hacen por compromiso.

Lamentablemente vemos que el fuego se ha ido apagando, y no buscan consejería ni dicen lo que les está sucediendo. Pero además, vemos una mirada triste en ellos indicando que el gozo del Señor se fue apagando. Sobre su semblante ya no se dibuja la presencia de Dios. Vemos tristemente que la bendición de Dios no está allí, es más, casi podemos verla salir de ellos.

Señor, ¿qué pasó?

Y cuando los vemos, nos preguntamos: ¿Cómo pudieron alejarse? ¿Cómo vino esa frialdad a su espíritu? ¿Cómo pudieron olvidar lo que es tener la bendición sobre ellos?” Es allí cuando uno se pregunta porque pierden las naciones, las familias, y los individuos las bendiciones de Dios, qué es lo que produce esta caída. Y en el libro de Hageo hallamos algunas razones.

Una de ella es cuando los intereses personales empiezan a reemplazar los intereses de Dios. “Este pueblo dice: No ha llegado aún el tiempo, el tiempo de que la casa de Jehová sea reedificadaHageo 1:2. Sucedía que los israelitas dejaron de construir la casa del Señor para construir sus propias casas. Pusieron el fundamento del templo con temor y entusiasmo. Pero luego empezaron a encontrarse con dificultades y cosas que los desalentaron, y poco a poco perdieron el interés en la obra de Dios.

Como lo hacen muchos cristianos, dijeron: “No es el tiempo, estamos teniendo demasiados problemas, y además, estamos pasando demasiado tiempo aquí descuidando nuestras familias y negocios”, y se alejaron para atender a sus propios intereses mientras que los intereses del Señor, qué eran todo para su propio bienestar, se volvieron secundarios.

Además, comenzaron a construir sus propias casas y para esto usaron la madera que habían almacenado para construir el templo. Y “¿Es para vosotros tiempo, para vosotros, de habitar en vuestras casas artesonadas, y esta casa está desierta? Pues así ha dicho Jehová de los ejércitos: Meditad bien sobre vuestros caminos” (verss. 4-5). Nos está diciendo: “Despierten, piensen en lo que están haciendo”.

El primer templo de Dios que está siendo construido por nosotros es nuestro cuerpo

O ignoráis que vuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo, el cual está en vosotros, el cual tenéis de Dios, y que no sois vuestros?1 Corintios 6:19

Por otro lado, la iglesia de Jesucristo es su cuerpo sobre la tierra y nuestro trabajo es construir su cuerpo espiritual. Muchos creyentes pierden las bendiciones deteniendo la obra de su templo cuando dejamos la oración y la búsqueda de Dios, pues allí dejamos de edificar su cuerpo espiritual.

Cuando las personas ponen primero los intereses de Dios, son bendecidos, pero cuando el pueblo es absorbido por sus propios intereses, las bendiciones decaen. Pero entendamos bien, Dios no está en contra que proveamos para nuestro hogar sino que tenemos que ser diligentes en nuestro trabajo y negocios.

Muchos cristianos vienen a la casa de Dios y simplemente se sientan

Nunca hacen algo para edificar su cuerpo porque están demasiado ocupados con sus propios intereses, y dicen: “Algún día tendré tiempo y seré capaz de poner los intereses del Señor primero, y en cuanto haya pagado mis deudas y acumulado un poco para el futuro, entonces daré a Dios lo que le corresponde y más tiempo a los asuntos espirituales”.

Quizás una vez tuviste celo genuino por el Señor y sus cosas, allí estabas lleno de Cristo y era todo para ti. Pero ahora estás ocupado haciendo dinero, intentando mejorar tu estilo de vida, y sin darte cuenta, tus intereses han sobrepasado los intereses de Dios.

Acerca Ricardo Hernandez

Servidor de nuestro Señor Jesucristo. Entregue mi vida a Cristo hace más de 20 años, y me gusta compartir los mensajes cristianos que Dios pone en mi corazón.

También Revise

Las manos divinas de Jehová

Las manos divinas de Jehová

Predicas Cristianas; la mano de Jehová vino sobre mí, dice Ezequiel y me llevo en el Espíritu de Jehová. Lo puso en medio de un valle que estaba lleno de huesos

2 Comentarios

  1. Excelente palabra, lo de nuestro Señor Jesucristo es posible; y los verdaderos cristianos tienen la verdadera bendiciones

  2. Miguel Medina galvan

    Excelente, muy buena predica, la palabra de Dios es fiel y verdadera, Dios le siga bendiciendo mi querido hermano, que la bondad de nuestro amado padre Siga iluminando su mente y guiando su camino, bendiciones!!!

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.