El camino a la prosperidad

Predicas Cristianas

Predicas Cristianas Lectura Biblica: Salmo 1

INTRODUCCIÓN: 

Este fue el deseo del anciano apóstol Juan cuando le escribió a un tal Gayo: Amado, yo deseo que tú seas prosperado en todas las cosas, y que tengas salud, así como prospera tu alma” (3 Juan 2). La prosperidad del alma de acuerdo con la postura bíblica debe ser la más buscada porque de ella depende la prosperidad material.  

La prosperidad según la visión del mundo se base en la estabilidad de los negocios que se tengan, la seguridad del dinero en una cuenta bancaria, el prestigio que presenta un título académico, la presencia de una casa amoblada con carros de marcas reconocidas, los viajes de placer a los lugares de renombre, así como el relacionarse con las personas que despiertan admiración y reconocimiento.

Anuncios

Pero la prosperidad según la visión bíblica no apunta tanto hacia lo que el hombre puede tener para lograr deleites materiales, pero si los que producen deleites espirituales a través del llegar a ser más que el hacer. La prosperidad del alma y del espíritu es la base para todo tipo de prosperidad en la vida. Jesús dijo: “Buscad el reino de Dios y su justicia y todas las demás cosas vendrán como añadidura…”. En el presente salmo tenemos a un hombre triunfante, dichoso y feliz.

Ninguna descripción logra definir tan diáfanamente la felicidad en un ser humano como lo hace este salmo. Todos los conceptos sobre prosperidad y triunfos eclipsan cuando son medidos con las características del varón bienaventurado descrito en el primer salmo de la Biblia. Veamos en qué consiste la prosperidad de este varón bíblico. Cuál es el camino a la prosperidad auténtica. Por qué el “varón bienaventurado” de este salmo es próspero.  Por dónde pasa esta prosperidad.

I. PASA POR ESCOGER LOS AMIGOS CORRECTOS

a. Hay malos consejeros (vers. 1)

La más grande influencia de nuestra vida la determinan los buenos o malos amigos. Los amigos nos moldean más de lo que podemos pensar. En este sentido la vida pareciera depender de los consejos que se toman. En nuestra niñez contamos con los consejos del hogar, en la escuela contamos con los consejos del maestro, en el trabajo contamos con el consejo del jefe y en la iglesia contamos con el consejo de un pastor, maestro o anciano.

Anuncios

Sin embargo “el consejo de los malos” debe evitarse porque se terminará haciendo lo que ellos te proponen. Como dijo Steve Maraboli: “Si pasas todo el tiempo con las gallinas, vas a terminar cacareando”. No hay sabiduría en sus palabras, no hay esperanza en sus promesas y no hay confianza a lo que se invita. No puede haber nada bueno en un consejo de un hombre malo.

El mundo esta lleno de una pobreza moral y espiritual porque los hombres incautos oyen más el consejo de la “serpiente antigua”. El hombre próspero según la Biblia seguirá el consejo de lo que es justo y de lo que es sabio. El varón próspero según la Biblia se deslinda del consejo de los malos.

b. Evita el camino de los pecadores (vers. 1b)

La palabra “camino” en la Biblia esta muy ligado al rumbo que se sigue en la vida. Tanto es así que se nos dice: “…su vida guarda el que guarda su camino” (Proverbios 16:17). Un camino es una invitación para entrar a ver lo que hay en él. La Biblia recomienda, “paraos en los caminos” porque no todos son buenos. Se nos dice que: “Hay camino que parece derecho al hombre, pero su fin es camino de muerte” (Proverbios 16:25).

El varón bienaventurado es aquel que rechaza la invitación de todo aquello que lo invita a pecar. Hay una sutileza en las palabras cargadas de pecado. Hay una justificación para hacer lo malo. Hay una tendencia a no ver nada malo en lo que es rechazado por los ojos santos de Dios.

El asunto no es lo que a mi me agrada, sino que yo debo vivir “comprobando lo que agrada a Dios”. Esto plantea que el creyente no hace transacciones con los pecadores. No entra en yugo con ellos porque la Biblia le dice “no os unáis en yugo desigual con los incrédulos”. El asunto es que el creyente entiende que su camino no es el de los pecadores. Que ellos no son sus amigos y por lo tanto se alejan de los caminos por donde andan los que no aman ni temen a Dios.

Anuncios

c. Evitando la silla de escarnecedores (vers. 1c)

Notemos las tres cosas que no hace el “varón bienaventurado” de este salmo: “No anda… ni se detiene… ni se sienta”. De acuerdo con este texto, hay lugares donde un creyente no debe sentarse.  O sea, él se aleja de todo lo que afecta su relación con su Dios y su salvador.

Todos estos verbos nos revelan la determinación de rechazar cualquier relación con los pecadores en lo que concierne a sus prácticas o sus negocios. La palabra “escarnecedores” es la equivalente a los burladores, los cuales se encuentran a la orden del día.

Los hay desde los que se mofan porque usted va una iglesia con su Biblia y su familia hasta los que ridiculizan las verdades eternas por los goces temporales. Los que siguiendo los “nuevos vientos de doctrinas”, mezclados ahora con las nuevas formas de pensar, ponen en entredicho la inerrancia de la palabra revelada.

El hombre próspero de este salmo no oye ni se “sienta” con los burladores. No se deja envolver con aquellos que en el fondo son enemigos del evangelio y rechazan la gracia divina. Mis apreciados hermanos debemos este salmo es una invitación para que seamos selectivos a la hora de escoger nuestras amistades. No todas nos convienen.

>Mensajes de Interés



Acerca Julio Ruiz

Pastor en Virginia en los Estados Unidos, con 42 años de experiencia de los cuales 22 los dedicó en Venezuela, su país de origen. Otros 9 años los dedicó a pastorear en Vancouver, Canadá y los últimos 9 años en Columbia Baptist Church en su ministerio hispano, donde estuvo hasta agosto del (2015). A partir de octubre del mismo año (2015) comenzó una nueva obra que llegó a constituirse en iglesia el 22 de mayo de 2016 bajo el nombre de Iglesia Bautista Ambiente de Gracia en la ciudad de Burke, Virginia. El pastor Julio es Licenciado en Teología y ha estudiado algunas cursos para su maestría en Canadá. Además de haber sido presidente de la convención bautista venezolana en tres ocasiones, también fue profesor del seminario teológico bautista. El pastor Julio por espacio de unos 18 años publica sus sermones y artículos por estos medios. Es casado con Carmen Almera Ruiz y tiene tres hijas y una nieta: Laura, Oly, Sara e Isabella. Si usted quiere comunicarse con el pastor Julio, llámelo al (571) 251-6590.

También Revise

Bosquejos Biblicos.. Reorientar el camino de la vida

¿El verdadero camino, o camino a Emaús?

Después de un tiempo de meditar en las experiencias que Jesús paso en Semana Santa, nos queda tomar una firme decisión: o seguimos en el camino a Emaus en ...

2 comentarios

  1. Sería posible que me pudieran compartir predicas o temas para predicar, Dios le bendiga

  2. Simplemente hermoso como detalla usted este salmo, deberian hacer mas énfasis en la enseñanza de la verdadera prosperidad, la que nos deja el alma en éxtasis, al seguir en obediencia a nuestro Dios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *