Recibiendo las bendiciones de Dios

No basta buscar a Dios cada día pidiendo bendiciones y que supla nuestras necesidades

Nuestra búsqueda debe ir mucho más allá de pedir lo que deseamos. Debe ser una búsqueda en cuanto a conocerlo y entenderlo cada día más. Mantener en nuestro corazón el deseo de caminar con Su conocimiento y Su sabiduría para desarrollarnos es lo que representa ser “árboles plantados junto a corrientes de aguas”.

No todos estamos preparados para desarrollar un ministerio, pero todos estamos en condiciones de conseguirlo con Su ayuda y dirección para llegar a ser esa clase de árbol.

Anuncios

El ser árboles plantados junto a corrientes de aguas esta marcado por la presencia continua del Espíritu santo. Y sobre todo, por nuestro continuo cambio. Por otro lado, los momentos de tranquila espera, donde el Espíritu Santo pone en nosotros la seguridad de que aunque la corriente esta baja, no existe ansiedad ni preocupación por lo que ha de venir adelante. Y descansamos teniendo la seguridad que Él está realmente a cargo de todo.

Pues esa presencia de corrientes de agua en nuestra vida trae sanidad a nuestra tierra espiritual, mental, y física. Ayudándonos a entender las muchas situaciones que pasamos y que a veces no sabemos el porqué nos están ocurriendo.

El Espíritu Santo nos ayudará a dar frutos

Estamos así tranquilos pues sabemos que el Espíritu Santo nos ayudará a dar frutos a Su tiempo. No en nuestro tiempo ni cuando nosotros creemos que estamos preparados. Sino que llegarán cuando Él decida que estamos preparados para desarrollar nuestro ministerio, y ya no tengamos la experiencia desagradable de retroceder con algo que hemos luchado tanto para conseguir. Haciendo que nuestro fruto sea permanente, que no se marchite, y que prosperemos en todo aquello que el Señor ponga por delante, por más difícil que sea conseguirlo.

El conocimiento y entendimiento de las cosas de Dios

Recuerda que el conocimiento y entendimiento de las cosas de Dios serán parte de nuestro fruto, no solo para manejar nuestras vidas y desarrollar un ministerio, sino que además servirán para ayudar a aquellos que Dios nos ponga por delante. Y nuestro comportamiento será el testimonio que el Señor usará para que otros lo busquen más intensamente.

Anuncios

Es por esto que debemos primeramente desarrollar nuestro obediencia, sujeción y nuestra dedicación a hacer Su voluntad de una manera diferente. Quizás a la que tenemos en este momento, ya que no será una carga sino un gozo hacer lo que Él nos pide.

En Lucas 14:16, el Señor invitó a muchos a una gran cena. Pues Él desea que su casa se llene. Y resultó que todos comenzaron a disculparse, excusándose detrás de las bendiciones que habían recibido para no asistir, ya que muchos son los bendecidos pero poco los agradecidos. Y no se dan cuenta de que nosotros no valemos por lo que tenemos, sino por lo que costó la sangre derramada por Cristo.

Los que más necesitan acercarse a Dios

Debemos reconocer que los que más necesitan acercarse a Dios son los más bendecidos. Ya que nunca han tenido que pasar por una necesidad económica, una terrible enfermedad, una dificultad familiar, o cosa similar.

La realidad nos dice que hay muchos Cristianos que si Jesús volviera a venir, lo colocarían nuevamente en un pesebre, sin pensar que cuando Dios nos quiso bendecir, nos dio lo mejor. Dios nos dio a su único Hijo. ¿Qué dirías si el Señor te preguntara en este momento?: ¿Qué estás dispuestos a hacer y a dar por Él?.

Si decidimos ser como “árboles plantados junto a corrientes de aguas” tendremos un largo camino que recorrer. Pero un camino lleno de cambios, renovaciones y bendiciones. Pero, ¿cuál es tu elección?

Anuncios

Conclusión

Ser regado por el Espíritu Santo todos los días, es algo muy importante para tu vida, una renovación para tu corazón y tu relación con el Señor. Sobre todo si sientes que cada día tus hojas se están volviendo amarillas y tus ramas se están secando porque no te sientes regado por Su presencia, Su conocimiento y su sabiduría.

¿Cuál será tu elección? Continuarás como eres, alejándote cada día más del Señor y de Su camino, para terminar finalmente seco espiritualmente. O te entregarás a Él genuinamente para que el Espíritu Santo sea quien te guíe todos los días de tu vida. Te pido que ahora, sea cual sea tu decisión, se la presentes al Señor y dejes que el Espíritu santo hable a tu corazón.

© Reenier Gonzalo Prado. Todos los derechos reservados.

Central de Sermones… Predicas Cristianas

>Mensajes de Interés



Acerca Reenier Gonzalo Prado

Amante de la palabra de Dios y nuestro Señor Jesucristo. Mi pasión es redactar mensajes cristianos para evangelizar a las naciones.

También Revise

Devocionales Cristianos - Sacerdocio del Cristiano

Real sacerdocio

Predicas Cristianas - La palabra declarada por el profeta Isaías tiene una ubicación tanto generalizada para el pueblo, como selectiva para con los lideres religiosos...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *