Dios nos habla

Predicas Cristianas

Predicas Cristianas Lectura Bíblica: Oseas 2:14

Introducción

Escuchar la voz de Dios es algo que todos deseamos, y de hecho que Dios quiere que escuches Su voz. Escuchar la voz de Dios es tan natural como escuchar hablar a tu mejor amigo. Es así que podemos escuchar a Dios todos los días y no sólo en ocasiones, pero debes estar preparado para escucharla.

Son muchos los cristianos que anhelan escuchar la voz de Dios. También son muchos los que no la escuchan porque no saben cómo hacerlo, o simplemente porque no la reconocen al no mantener una comunión íntima con Él.

Anuncios

Lo que todos los cristianos debemos saber que escuchar la voz de Dios es posible. Pero se necesitan algunas circunstancias especiales. Por ejemplo, para sanarte y liberarte Dios prepara tiempos de soledad en tu vida, te aparta del mundo. No para que te sientas triste, sino como una invitación a poder escuchar Su voz. Ya que muchas veces apartarte en soledad y en silencio es necesario para tu renovación emocional y espiritual. La soledad y silencio son muchas veces necesarios para escuchar la voz de Dios.

La importancia de escuchar la voz de Dios

La época en la que vivimos está tan ligada al racionalismo que casi se burlan cuando escuchamos a alguien decir que es capaz de oír la voz de Dios. Sin embargo, los hombres y mujeres en toda la Biblia escucharon la voz de Dios, y también hay hombres y mujeres que viven hoy en día y que demuestran que escuchan la voz de Dios. Esto es así porque hay dentro del hombre un profundo hambre por tener comunión con Dios, y oírle hablar a nuestros corazones.

Como cristiano nacido de nuevo y que cree en la Biblia, a medida que busque a Dios utilizando algunas claves que se hallamos en Habacuc 2:1-2Sobre mi guarda estaré, y sobre la fortaleza afirmaré el pie, y velaré para ver lo que se me dirá, y qué he de responder tocante a mi queja. Y Jehová me respondió, y dijo: Escribe la visión, y declárala en tablas, para que corra el que leyere en ella”. De acá vemos que la voz de Dios en nuestro corazón suena como un pensamiento, y Elías la describió como una voz tranquila y suave en 1 Reyes 19:12-13. Es decir, la mayor parte de las veces, la voz de Dios nos viene en forma de pensamientos espontáneos, visiones, o sentimientos.

Como aprender a escuchar la voz de Dios

Cuando Dios pone en nuestro corazón a personas por las que interceder, lo hace a través de un pensamiento intercalado accidentalmente en nuestros propios pensamientos. Por lo tanto, cuando me pongo en sintonía con Dios, sintonizo con los pensamientos espontáneos. Es decir que cuando estoy tranquilamente delante de Dios en oración, el flujo de pensamientos que llega a mi mente viene definitivamente de Dios.

Anuncios

Siendo así, para escuchar la voz de Dios debo aprender a aquietar mis propios pensamientos y emociones, para así poder sentir el pensamiento y emociones de Dios dentro mío. Habacuc sabía que para poder oír los pensamientos interiores y suaves de Dios, primero tenía que ir a un lugar tranquilo y aquietar sus propios pensamientos y emociones. “Estad quietos, y conoced que yo soy Dios” como dice el Salmo 46:10.

Oración para escuchar la voz de Dios

También cuando oramos y fijamos el corazón en Jesús, vienen en el espíritu los sueños y visiones de Dios, y Dios dijo: “Escribe la visión”, pero el requisito obvio para ver es mirar, “Daniel dijo: Miraba yo…, Estuve mirando……., Miraba yo….” Daniel 7:2, 9, 13.

Y cuando oras debes mirar a Cristo que está contigo haciendo y diciendo las cosas que están en Su corazón. Usted verá una visión interior similar a las que recibe de sus pensamientos. Podrá ver a Cristo presente con usted, porque Cristo está siempre presente en un ambiente tranquilo. Aunque quizás tienda a rechazarla pensando que es algo suyo, pero recuerde que la duda es el arma más eficaz de Satanás contra la Iglesia, y escribe esas visiones. La fe vencerá a la duda en la medida que usted reconozca, que esas visiones sólo pudieron haber nacido en Dios.

Personajes de la biblia que escucharon la voz de Dios

Si escudriñamos la Biblia, nos damos cuenta que muchos de los grandes siervos de Dios, tuvieron que caminar un gran trecho de vida en soledad como parte del plan de Dios para poder liberarlos de las viejas ataduras hechas en su vida y de las cadenas de opresión interior que les estorbaban en la obra de Dios. Esta fue la forma en que el Señor pudo prepararlos para su plan perfecto.

Anuncios

Pero la soledad a la que Dios te lleva o que debes buscar no es para que te escondas del mundo sino para que puedas abrir tu mente y corazón a Dios. Pues el Señor alienta estas circunstancias, nos llama a estar en Su presencia en soledad y silencio para darnos instrucciones. Para escuchar Su voz y responderte, para comunicarte el plan que tiene para tu vida. Y así fue que “Moisés subió a Dios; y Jehová lo llamó desde el monte, diciendo: Así dirás a la casa de Jacob, y anunciarás a los hijos de IsraelÉxodo 19:3.

La experiencia de Elías fue también un llamado a apartarse para tener un encuentro en soledad y silencio con Dios.

Pues “Vino a él palabra de Jehová, diciendo: Apártate de aquí, y vuélvete al oriente, y escóndete en el arroyo de Querit, que está frente al Jordán. Beberás del arroyo; y yo he mandado a los cuervos que te den allí de comer. Y él fue e hizo conforme a la palabra de Jehová; pues se fue y vivió junto al arroyo de Querit, que está frente al Jordán1 Reyes 17:2-5.

>Mensajes de Interés



Acerca Reenier Gonzalo Prado

Amante de la palabra de Dios y nuestro Señor Jesucristo. Mi pasión es redactar mensajes cristianos para evangelizar a las naciones.

También Revise

Mensajes Cristianos - La Marca del nuevo Nacimiento: El Amor

El amor nunca deja de ser

Predicas Cristianas, el amor todo lo sufre, y fue por amor que Cristo se entregó para morir en la peor ignominia, en la más absoluta vergüenza, en la más ...

Un comentario

  1. buen mensaje siervo, BENDICIONES EN CRISTO,
    AL SEÑOR SEA LA GLORIA,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *