Dios nos habla

Es que la soledad y el silencio te obligan a enfrentarte a lo que venías escapando con tus actividades mundanas, tus afanes, pecados o comportamientos y hábitos pecaminosos.

Sólo es posible en soledad

Una parada en el camino para mirar alrededor de tu vida interior sólo es posible en soledad, porque eso es lo que te lleva a establecer una verdadera comunión con Dios y te obliga a escuchar su voz a través de su palabra, la oración y la adoración. Meditando luego sobre los errores de tu pasado y para enderezar tus sendas bajo la dirección del Señor.

Además, Dios puede utilizar este tiempo para disciplinarte y corregirte, por lo que deberás reconocer si Dios está apartándote para hablarte de eso que no has querido enfrentar o dejar, y aunque te parezcan momentos difíciles, Dios los permite porque te ama y quiere disciplinarte.

Es verdad que ninguna disciplina al presente parece ser causa de gozo, sino de tristeza; pero después da fruto apacible de justicia a los que en ella han sido ejercitadosHebreos 12:11.

Para crecer en el Señor

Cuando utilizas tu tiempo de soledad para crecer en el Señor, es el tiempo de subir al Monte para tener un encuentro personal con Dios, en soledad y silencio para poder escuchar su voz.

Ahora, pues, hijos, oídme, Y bienaventurados los que guardan mis caminos. Atended el consejo, y sed sabios, Y no lo menospreciéis. Bienaventurado el hombre que me escucha, Velando a mis puertas cada día, Aguardando a los postes de mis puertas. Porque el que me halle, hallará la vida, Y alcanzará el favor de JehováProverbios 8:32-35

Pues “Bueno es Jehová a los que en él esperan, al alma que le busca. Bueno es esperar en silencio la salvación de Jehová. Bueno le es al hombre llevar el yugo desde su juventud. Que se siente solo y calle, porque es Dios quien se lo impusoLamentaciones 3:25-28.

Samuel escuchó la voz de Dios

Samuel escuchó la voz de Dios, pero no la reconoció hasta que fue instruido por Elí (1 Samuel 3:1-10). Gedeón tuvo una revelación física de Dios, y aún así dudaba de lo que había escuchado, al punto de pedir una señal, y no una vez, sino tres veces (Jueces 6:17-22 y 36-40). Y bien podríamos preguntarnos, ¿cuando escuchamos la voz de Dios, cómo sabemos que es Él quien habla?.

¿Cómo reconocer la voz de Dios?

La forma de saberlo no es difícil, porque primero que nada, nosotros tenemos algo que ni Gedeón ni Samuel tenían. ¿Qué tenemos nosotros que ellos no tenían? Nosotros tenemos la Biblia completa, la inspirada Palabra de Dios. Y como cristianos, al oír la voz de Dios, debemos reconocerla. Pues Jesús dijo: “Mis ovejas oyen mi voz, y yo las conozco, y me siguenJuan 10:27.

Entonces, asegúrate de pasar un tiempo diario en oración, estudio de la Biblia, y análisis de Su Palabra. Sabiendo que mientras más tiempo pases en intimidad con Dios y Su Palabra, te será más fácil reconocer Su voz y Su guía para tu vida.

Debemos conocer la Palabra. Él ha hablado, para que cuando Dios nos hable o nos guíe, tengamos claro que es Dios mismo. Pues Dios nos habla para que podamos entender la verdad, ya que mientras que Dios puede y habla audiblemente a sus hijos, nos habla primeramente a través de Su Palabra.

Aunque a veces lo hace también a través del Espíritu Santo a nuestras mentes y corazones, a través de circunstancias, o a través de otras personas, pero en todos los casos, al aplicar lo que escuchamos a la verdad de la Biblia, podemos reconocer Su voz.

Conclusión

¿Te consideras cristiano? Si es así, tienes acceso al Espíritu Santo. Pídele a Dios una llenura nueva cada día y Él preparará tu corazón para escuchar la voz de Dios. Su Espíritu, esa voz sutil dentro de tuyo, es quien te recuerda de lo que Dios ha dicho y te ayuda a reconocer las bendiciones de Dios en tu vida.

Tenemos la Biblia, tenemos la oración, a Jesús, al Espíritu Santo y a nuestros propios corazones para ayudarnos a escuchar la voz de Dios. La pregunta ahora es: ¿Quieres escuchar la voz de Dios?

Recordemos que Dios responde solamente a los corazones dispuestos. Y es por eso que nos dice: “He aquí, yo estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré a él, y cenaré con él, y él conmigoApocalipsis 3:20.

Recuerda que Dios nunca te obligará a obedecerle, pero espera una respuesta de buena voluntad a Su llamado. ¿Estás escuchando Su voz ahora mismo? No permitas que tu respuesta final sea la equivocada.

© Reenier Gonzalo Prado. Todos los derechos reservados.

Central de Sermones… Predicas Cristianas

Acerca Reenier Prado

Amante de la palabra de Dios y nuestro Señor Jesucristo. Mi pasión es redactar mensajes cristianos para evangelizar a las naciones.

También Revise

El amor más dulce.. Predicas Cristianas

El amor más dulce

Predicas Cristianas. Mensaje para el Día de la Amistad. El amor y la amistad que nacieron en David y Jonatán es un ejemplo de que sí existen los amores reales

Un comentario

  1. buen mensaje siervo, BENDICIONES EN CRISTO,
    AL SEÑOR SEA LA GLORIA,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *