El perdón de nuestros pecados

Predicaciones Cristianas

Prédica de Hoy: El perdón de nuestros pecados

Predicas Cristianas Lectura Bíblica: Romanos 6:1-2

Introducción:

Hoy en día mucha gente se confunde acerca de cómo vivir el cristianismo, se hacen infinidad de preguntas al respecto, porque hay algunos que abusan de la gracia del Señor y la toman como licencia para pecar.

Ellos piensan: puedo hacer lo que quiera que al cabo Dios me perdona, si el pecado es premeditado y de manera habitual en el corazón de la persona, no hay perdón para ese tipo de pecados.

Si elabora su pecado en su mente para después llevarlo a cabo es un pecado premeditado y para ese tipo de pecado dice la Biblia que no existe otro sacrificio.

Entonces ¿Cómo poder saber si estoy pecando de manera accidental o premeditadamente? ¿Podrá Dios perdonarme todos los pecados? ¿Qué puedo hacer para recibir indudablemente el perdón de Dios hacia la falta cometida?

Romanos 6:1-2¿Qué, pues, diremos? ¿Perseveraremos en el pecado para que la gracia abunde? (en otras palabras cometeremos más pecados para que la bondad de Dios sea más sobre nosotros) 2 En ninguna manera. Porque los que hemos muerto al pecado, ¿cómo viviremos aún en él?

El perdón de nuestros pecados

Reconocemos la maravillosa obra del poder salvífico obrado mediante la sangre preciosa derramada en la cruz del calvario para nuestra en el momento en que le recibimos como nuestro precioso salvador en nuestra vida.

De allí en adelante el Señor nos hace sus hijos por su infinita gracia, de allí se efectúa en nosotros el nuevo nacimiento, pero ¿seguiremos practicando el pecado que cometíamos antes de conocer antes de conocer a Jesucristo como nuestro salvador?

El apóstol Pablo escribe a la iglesia en Roma acerca de estos aspectos, cuando ya hemos sido justificados a través de la fe en Jesucristo, es importante nuestra santificación progresiva en nuestra vida cristiana.

Hemos muerto al pecado para vivir para Dios, somos nuevas criaturas, somos resucitados a una nueva vida en Cristo Jesús, es imposible el poder considerar a un cristiano que ha sido salvo de la esclavitud del pecado, y que quiera seguir haciendo las cosas que antes hacía antes de conocer a Cristo, eso es inaceptable, es más se dudaría mucho de que haya sido salvo.

¿Cómo declarar que ha sido salvo y un hijo de Dios y seguir comportándose igual que como se comportaba antes de conocer a Dios?

Acerca Eldher Abdiell Prado Garay

También Revise

Un alma vale mas que un techo roto

Un alma vale más que un techo roto

Predicas Cristianas; la actuación de estos hombres nos muestra cómo debiera darse la tarea en la evangelización. Ellos nos revelan que si no hay compasión no..

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.