Inicio / Predicas Cristianas / El perdón de nuestros pecados

El perdón de nuestros pecados

Predicaciones Cristianas | Sermones Cristianos

Introducción:

Hoy en día mucha gente se confunde a cerca de cómo vivir el cristianismo, se hacen infinidad de preguntas al respecto, porque hay algunos que abusan de la gracia del Señor y la toman como licencia para pecar, ellos piensan: puedo hacer lo que quiera que al cabo Dios me perdona, si el pecado es premeditado y de manera habitual en el corazón de la persona, no hay perdón para ese tipo de pecados.

Anuncios


Si elabora su pecado en su mente para después llevarlo a cabo es un pecado premeditado y para ese tipo de pecado dice la Biblia que no existe otro sacrificio. Entonces ¿Cómo poder saber si estoy pecando de manera accidental o premeditadamente? ¿Podrá Dios perdonarme todos los pecados? ¿Qué puedo hacer para recibir indudablemente el perdón de Dios hacia la falta cometida?

Romanos 6:1-2 ¿Qué, pues, diremos? ¿Perseveraremos en el pecado para que la gracia abunde? (en otras palabras cometeremos más pecados para que la bondad de Dios sea más sobre nosotros) 2 En ninguna manera. Porque los que hemos muerto al pecado, ¿cómo viviremos aún en él?

Reconocemos la maravillosa obra del poder salvífico obrado mediante la sangre preciosa derramada en la cruz del calvario para nuestra en el momento en que le recibimos como nuestro precioso salvador en nuestra vida, de allí en adelante el Señor nos hace sus hijos por su infinita gracia, de allí se efectúa en nosotros el nuevo nacimiento, pero ¿seguiremos practicando el pecado que cometíamos antes de conocer antes de conocer a Jesucristo como nuestro salvador?

El apóstol Pablo escribe a la iglesia en Roma acerca de estos aspectos, cuando ya hemos sido justificados a través de la fe en Jesucristo, es importante nuestra santificación progresiva en nuestra vida cristiana, hemos muerto al pecado para vivir para Dios, somos nuevas criaturas, somos resucitados a una nueva vida en Cristo Jesús, es imposible el poder considerar a un cristiano que ha sido salvo de la esclavitud del pecado, y que quiera seguir haciendo las cosas que antes hacía antes de conocer a Cristo, eso es inaceptable, es más se dudaría mucho de que haya sido salvo, ¿Cómo declarar que ha sido salvo y un hijo de Dios y seguir comportándose igual que como se comportaba antes de conocer a Dios?

De ninguna manera, antes bien se requiere que en nosotros haya frutos de que somos hijos de Dios en base a nuestras acciones, muchos quieren seguir viviendo en el pecado, Seguir hablando como hablaban antes, seguir practicando las cosas que practicaban antes, y eso no es el tipo de pensamientos que debemos tener, sino más bien el que nos lleve a santificar nuestra vida.

Anuncios


Sabemos de ante mano como satanás es el que siempre ha practicado el pecado… 1 Juan 3:8-9 – El que practica (gr. “prásso” desempeñar repetida o habitualmente el pecado) el pecado es del diablo; porque el diablo peca desde el principio. Para esto apareció el Hijo de Dios, para deshacer las obras del diablo. 9 Todo aquel que es nacido de Dios (o sea el que ya experimentó en su vida el nuevo nacimiento), no practica el pecado (encontramos el mismo verbo practicar, desempeñar repetida o habitualmente el pecado), porque la simiente (semilla) de Dios permanece en él; y no puede pecar (se refiere a no practicar el pecado de manera habitual y no de que sea perfecto en todos sus sentidos), porque es nacido de Dios.” esto llevará a santificar nuestra vida y hacer lo correcto ante los ojos de Dios, pero ¿Qué estilo de vida llevamos? ¿Será agradable ante los ojos de Dios?

Podemos ver como existen personas que se revelan en contra de las leyes de Dios, eso es el reflejo de que no son hijos de Dios, porque algo que ha caracterizado a Satanás es que se ha revelado en contra de lo que Dios ha dicho, y es exactamente lo mismo que hace la gente que no conoce a Dios, viven de manera habitual practicando el pecado, es muy lamentable el que se piense que por tener quien sabe cuántos años en el evangelio o por tener un vasto conocimiento de las escrituras nos hace ser más cristianos, ¿será esto así? No, sino son los frutos de justicia lo que hace ver que somos hijos de Dios, es practicar la verdad es lo que nos llevará a dar testimonio que somos hijos de Dios, ese era el error de los gnósticos pensaban que a través de su espíritu iluminado por la gnosis eran justos pero no es así, sino es la práctica de la verdad, recordemos que el cristianismo es un estilo de vida y no solo un vasto conocimiento de la verdad. Entonces debemos de esforzarnos todos los días por practicar lo bueno ante los ojos de Dios.

¿Qué debemos hacer cuando faltamos delante de Dios? Confesar nuestro pecado delante de Dios para recibir su perdón. ¿Podrá el hombre perdonar pecados? No, sino solo Dios puede perdonar pecados, para eso murió en la cruz para obtener de parte de él el perdón de nuestros pecados, ¿y porque mucha gente va al hombre para que perdone sus pecados? Porque desconocen lo que está escrito en la Biblia. Romanos 5:8 8 “Mas Dios muestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros.” fue tan grande el amor de Dios para nosotros que siendo por naturaleza[a]Dios, no consideró el ser igual a Dios como algo a qué aferrarse.7 Por el contrario, se rebajó voluntariamente, tomando la naturaleza[b]de *siervoy haciéndose semejante a los seres *humanos. 8 Y al manifestarse como hombre, se humilló a sí mismo y se hizo obediente hasta la muerte, ¡y muerte de cruz!”

Nosotros vivíamos hundidos en el pecado siendo esclavos del pecado practicando el pecado, formaba parte de nuestro diario vivir, éramos necios y rebeldes por naturaleza, pero cuando tuvimos el encuentro personal con Jesucristo eso terminó, ahora somos esclavos por amor a Él, obedecemos sus mandatos, ya no somos ovejas descarriadas sino que tenemos un pastor, Jesucristo nos guía. Y al morir por nuestros pecados y nosotros aceptando su sacrificio nos ha dado entrada al reino de los cielos, el justo (Jesucristo) pagando por injustos (la humanidad), pero que ingratos aquellos que no le aceptan como su Señor y Dios, después de todo lo que él hizo por nosotros el mundo lo rechaza, pero nosotros que le aceptamos como nuestro salvador, somos justificados en su sangre y perdona todos nuestros pecados, por eso es que tenemos el gran privilegio de ser llamados hijos de Dios y escapar de la ira de Dios sobre el pecador. Debemos de tener bien claro que Dios ama al pecador (al hombre) pero aborrece el pecado (las acciones de la persona). El hombre por sí solo no se puede salvar, es incapaz de poderlo hacer porque el hombre por naturaleza es malvado y perverso, para eso apareció el hijo de Dios para deshacer las obras del diablo. ¿Cuánto valoramos el sacrificio de Cristo? De eso depende si se tiene vida en Él o vivir bajo condenación rechazando su sacrificio.

Anuncios


Es muy hermoso que dentro de sus planes eternos ya estábamos contemplados en que íbamos a estar en sus caminos, claro está que Dios no es el responsable de que se le acepte o no para ser salvo, eso está en la libre voluntad de cada persona (libre albedrio), no es de que de manera arbitraria Dios decida quién va a ser salvo y quien va a ser condenado, sino del corazón de cada persona nace la fe, el aceptar a Jesucristo y vivir para Él.

Acerca Eldher Abdiell Prado Garay

Revise también

La oración en boca de un hambriento

Debemos ser mejores

Predicas Cristianas Escritas; Este es el tiempo en que el Señor te llama para que hagas los cambios necesarios e incorpores las mejoras que te convertirán en...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *