La superioridad del amor

c. Hacer ruido y nada más (vers. 1c)

Este primer versículo es muy revelador por la manera cómo Pablo plantea los hechos y compara el uso de estos espectaculares dones sin amor con algo vacío, hueco y sin ningún valor. La figura del metal que resuena y el címbalo que retiñe es una referencia directa a aquellos instrumentos que se empleaban en los templos paganos.

Según el trasfondo de estas prácticas, el toque de estos artefactos tenía como finalidad llamar la atención del dios o por otro lado ahuyentar a los demonios. Se cree que tales instrumentos eran usados para intensificar las emociones en los adoradores idólatras.

Anuncios

Por lo tanto, la idea de Pablo es hacerles ver a los corintios que lo que para ellos parecía la experiencia más sublime, con la que se supone están adorando a Dios, al hacerlo sin la virtud del amor sería como tocar en el más vulgar de los cultos paganos.

Esto es serio y duro mis hermanos. Cualquier servicio que prestemos al Señor en la iglesia a través de los dones espirituales, si no va acompañado de un amor genuino será eso, “metal que resuena que hace ruido y nada más”. No permitamos que la falta de amor nos haga insensibles aun en el servicio del Señor.

II. ES SUPERIOR A MI ELOCUENCIA INTELECTUAL

a. Hablando profecías sin amor (vers. 2)

El don de profecía tiene que ver con “anunciar o declarar” los propósitos de la voluntad divina con el único objetivo de poner en la vida del pueblo de Dios su verdad revelada. En efecto, el don de profecía se entiende como el proclamar la palabra recibida de Dios. Esto sería lo que ahora llamamos la predicación de la palabra.

Anuncios

Los pastores, evangelistas, misioneros y todos aquellos que proclamamos la verdad tenemos que usar este don. De esta manera también se aclara que este don más que predecir el futuro como lo hicieron los profetas del AT y algunos del NT, ahora se conoce por aquellos que proclaman en el evangelio.

Por cierto, resulta interesante anotar que Pablo le dio más importancia a este don que al de hablar en lenguas, porque este don apunta más a alcanzar al perdido, mientras que el otro es para la edificación del creyente.

Por lo tanto, y debido a la importancia que esto tiene por ser un don que tiene que ver con la elocuencia, si no está ungido con el amor, tampoco sirve para nada. Pudiera haber predicaciones vacías por la falta del amor. El amor será siempre el filtro de lo que predico.

b. Entendiendo los misterios sin amor (vers. 2b)

Pablo era el hombre que poseía casi la totalidad de todos los dones que está enumerando en esta primera parte del texto. Él dijo que nadie habló más lenguas que él, nadie profetizó más que él y ahora habla que nadie entendió mejor los misterios y la ciencia como él. De hecho, en 1 Corintios 2:6-16 él habla de esos misterios.

Anuncios

Siempre he considerado que Pablo es el más grande interprete de las Escrituras y especialmente de los llamados misterios divinos. Pero él mismo, hablando de este tema, nos dice que, si ese conocimiento no está sustentado por el amor, tampoco sirve: “El conocimiento envanece, pero el amor edifica” (1 Corintios 8:1-16). Son muchos los que tienen un gran conocimiento de las Escrituras.

Es por eso por lo que nos deleitamos en escuchar a un maestro de escuela dominical, un predicador de la palabra, a un erudito en idiomas bíblicos, pero de que sirve todo ese conocimiento si no hay amor. Pablo dice que, si yo tengo el don de descifrar los misterios de Dios, tanto que pueda revelar cosas que jamás otra persona ha descubierto, pero no tengo amor, “nada soy”. ¡Qué solemne advertencia es esta!

>Mensajes de Interés



Acerca Julio Ruiz

Pastor en Virginia en los Estados Unidos, con 42 años de experiencia de los cuales 22 los dedicó en Venezuela, su país de origen. Otros 9 años los dedicó a pastorear en Vancouver, Canadá y los últimos 9 años en Columbia Baptist Church en su ministerio hispano, donde estuvo hasta agosto del (2015). A partir de octubre del mismo año (2015) comenzó una nueva obra que llegó a constituirse en iglesia el 22 de mayo de 2016 bajo el nombre de Iglesia Bautista Ambiente de Gracia en la ciudad de Burke, Virginia. El pastor Julio es Licenciado en Teología y ha estudiado algunas cursos para su maestría en Canadá. Además de haber sido presidente de la convención bautista venezolana en tres ocasiones, también fue profesor del seminario teológico bautista. El pastor Julio por espacio de unos 18 años publica sus sermones y artículos por estos medios. Es casado con Carmen Almera Ruiz y tiene tres hijas y una nieta: Laura, Oly, Sara e Isabella. Si usted quiere comunicarse con el pastor Julio, llámelo al (571) 251-6590.

También Revise

Devocionales Cristianos - Sacerdocio del Cristiano

Real sacerdocio

Predicas Cristianas - La palabra declarada por el profeta Isaías tiene una ubicación tanto generalizada para el pueblo, como selectiva para con los lideres religiosos...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *