Inicio / Predicas Cristianas / El Reino de los Mil Años

El Reino de los Mil Años

Predicas Cristianas | Estudios Biblicos

Texto Biblico: Apocalipsis 20:1-10

INTRODUCCIÓN:

Anuncios

¿Sabía usted que Apocalipsis 20:1-10 es uno de los textos que más controversia ha levantado a través de la historia del cristianismo? ¿La razón? Pues que enfrenta las escuelas de interpretación que tienen tres puntos de vista distintos. La escuela postmilenial sostiene que la segunda venida de Cristo ocurrirá después del “milenio”, trayendo una época dorada de prosperidad y dominio del cristianismo.

Esta escuela sostiene que Jesucristo volverá después de un largo periodo de tiempo, pero que no tienen que ser mil años. Según ellos Cristo volverá después que los cristianos y no Cristo hayan establecido el reino de Dios en la tierra. Hablan de un tiempo cuando el mundo mejorará.

La escuela amilenial sostiene que las referencias bíblicas para el milenio forman parte del lenguaje figurado de la Biblia y que por lo tanto no habrá tal cosa como un reinado milenial literal. Ellos creen que el llamado gobierno milenario de Cristo se produce en los corazones de los creyentes cuando le reciben.

Mientras que la escuela premilenial sostiene que la destrucción de todo el mundo y el eminente retorno de Cristo son necesarios para salvar a la humanidad y traer una nueva era de paz en la tierra. Esta escuela parte del hecho que las seis veces que Apocalipsis 20 menciona el milenio son literales. Habla del inicio de un reinado de paz, prosperidad y justicia que el mundo no ha experimentado jamás. Uno de los argumentos que se esgrimen para sostener esta posición, especialmente para los que hablan de mil años como algo simbólico, es que hasta ahora cuando la Biblia se refiere a años como un cumplimiento profético, así ha sucedido.

Anuncios

A Abraham se le profetizó que el pueblo Israel iba a pasar cuatrocientos años en esclavitud en Egipto (Gn. 15:13). Luego, y según la profecía de Jeremías, Judá pasaría setenta años en cautivad y así fue también (Jer. 25:11). ¿Por qué interpretar los mil años como simbólicos mientras que los demás han sido literales? Partiendo, pues, que el Señor reinará con su pueblo mil años literales, nos adentramos en estudiar uno de los temas más fascinantes de las Escrituras. Descubriremos como los profetas del Antiguo Testamento ya habían predicho acerca de este reinado. Jesús reinará sobre el trono de David, y la única manera como esto se cumplirá será durante el reinado de paz del milenio. Veamos los mil años y sus actores.

I. LA ACTUACIÓN DE JESUCRISTO DURANTE EL MILENIO

1. Se sentará en el trono de David (v. 4, 6; Is. 9:6-7).

El reinado del Mesías sobre la casa David fue un hecho notorio en los salmos. Dios le había prometido a David que su descendencia seria perpetua en el trono. En el pacto que hizo Dios con David del salmo 89, se nos dice: “Para siempre confirmaré tu descendencia,Y edificaré tu trono por todas las generaciones” (Sal. 89:4). Lo mismo dice el versículo 36 para hablarnos de la perpetuidad del pacto con Dios. La Biblia siempre que habla de la restauración de Israel a sus tierras lo relacionada con la instauración del trono de David.

El profeta Jeremías nos habla del tiempo cuando Dios recogería el remanente de su pueblo en la diáspora y los traerá de regreso a Israel (Jer. 23:3). Por otro lado, el profeta Ezequiel también nos habla del día cuando Dios recogerá a su pueblo de las demás naciones y los traerá para formar una sola nación y serán dirigidos por un solo rey (Ez. 37:21, 22). Esta profecía todavía no se ha cumplido. El día llegará cuando Cristo se sentará en el trono de David y gobernará al mundo con poder, justicia y gloria. Ningún tiempo será como este. La paz que habrá con su reinado no tendrá límites. Ningún rey habrá gobernado hasta ahora como él. Jesús gobernará la “casa de Jacob”. El nuevo trono de David será inaugurado por Jesús.

Anuncios

2. Recibirá la gloria de las naciones (Is. 40:5).

El reinado de Cristo en el Milenio será de paz, pero también con “vara de hierro” (Apc. 19:15). En el gobierno de Cristo no habrá rebeliones, sino que las naciones vendrán a él para rendirle honor y pleitesía. Si la gloria del reinado de Salomón fue la más grande que se conozca, caracterizado por cuarenta años de paz, siendo visitado por reyes como la reina de Sabá que venían para admirar la gloria de su reinado, eso jamás podrá ser comparado con la gloria del reinado de Cristo. Ningún reinado terrenal podrá tener la gloria de aquel reinado de Cristo en la tierra. Ciertamente muchos en el día de hoy ven a Jesús como una persona más de la historia, muriendo como un héroe muy debilitado. Algunos hasta se burlan de él. Pero el día vendrá cuando reinará, y recibirá la gloria que siempre ha merecido. De todas las naciones y de los confines de la tierra vendrán y se postraran en adoración delante de él.

II. LA ACTUACIÓN DE SATANÁS DURANTE EL MILENIO

1. Satanás será encarcelado v. 1-3, 7.

Este texto es muy ilustrativo. La llave del abismo, la gran cadena y el ángel que las trae para encarcelar a Satanás, es algo simplemente asombroso en la Biblia. Hasta ese momento Satanás era el príncipe y el “dios” de este siglo. Verlo ahora atado por un ángel es una de las figuras más extraordinaria de lo que es el poder de Dios. ¿Quién será aquel ángel que tendrá semejante misión? Por seguro que será alguien que tiene mayor poder que él. Satanás es el príncipe de las tinieblas, del mal, de las guerras, de los crímenes, de las mentiras y el más grande enemigo del evangelio. Pero será atado y encarcelado por mil años. ¿Puede imaginarse a un mundo donde Satanás no reina, no obre, no controle a los hombres? Mil años de encarcelamiento para el ser que más daño ha traído a la tierra desde su fundación, tiene que ser el tiempo más inigualable, previo a la eternidad. Un día sin Satanás ya es feliz, imagine mil sin él.

2. Satanás será juzgado v. 7, 10.

De acuerdo a este texto, cuando el Milenio haya finalizado, Satanás será suelto de su prisión. Esto no es sino el plan final de Dios. Observe esta escena previa a la desaparición total de la “serpiente antigua”. Satanás regresará con toda la furia de tantos años en prisión. Su objetivo final será acabar con el pueblo de Israel, pues no pudo acabar con el Señor que ahora reina. Lo primero que hará será reunir el más grade ejército que se conozca y se apostará alrededor de la ciudad santa y la atacará. Todo eso será previsible, pues el objetivo final de Satanás será la destrucción de toda la obra de Dios. Sin embargo, el juicio vendrá sobre él y los que le siguieron. Al final este enemigo del ser humano será derrotado y luego arrojado al lago de fuego, y allí pasará la eternidad en las terribles llamas. Cuando esto ocurra, entonces el universo quedará libre para siempre de su terrible influencia. El juicio de Satanás y con él su sentencia final será el fin de la maldad en el mundo. ¿No es esto maravilloso?

Acerca Julio Ruiz

Pastor en Virginia en los Estados Unidos, con 42 años de experiencia de los cuales 22 los dedicó en Venezuela, su país de origen. Otros 9 años los dedicó a pastorear en Vancouver, Canadá y los últimos 9 años en Columbia Baptist Church en su ministerio hispano, donde estuvo hasta agosto del (2015). A partir de octubre del mismo año (2015) comenzó una nueva obra que llegó a constituirse en iglesia el 22 de mayo de 2016 bajo el nombre de Iglesia Bautista Ambiente de Gracia en la ciudad de Burke, Virginia. El pastor Julio es Licenciado en Teología y ha estudiado algunas cursos para su maestría en Canadá. Además de haber sido presidente de la convención bautista venezolana en tres ocasiones, también fue profesor del seminario teológico bautista. El pastor Julio por espacio de unos 18 años publica sus sermones y artículos por estos medios. Es casado con Carmen Almera Ruiz y tiene tres hijas y una nieta: Laura, Oly, Sara e Isabella. Si usted quiere comunicarse con el pastor Julio, llámelo al (571) 251-6590.

Revise también

Predicas Cristianas.. El Dios que cuenta tus cabellos

El Dios que cuenta tus cabellos

Predicas Cristianas.. Uno de los pasajes donde vemos a Jesús fungiendo como el gran Consolador antes que llegara el Espíritu Santo. La vida está llena de muchos...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *