Inicio / Predicas Cristianas / Hermanos en Cristo

Hermanos en Cristo

Predicas Cristianas | Bosquejos Biblicos

El crecimiento de los niños en la mayoría de los casos se torna acelerado, mas sin embargo hay casos de niños que son tardíos para el habla, pero, llegado el momento brotan de sus labios torrentes de palabras.  Ese niño que comenzó a hablar es muy difícil encontrarlo callado, siempre su palabra esta activa, llamando, aclamando, amando, pidiendo.

El niño que despertamos a través de Cristo es muy parecido al niño del párrafo anterior, una vez que la semilla germino en nuestro corazón, el brote se torna fuerte, vivido, se pueden sentir las ramas creciendo en nuestro ser, y va prosperando ese edificio que comienza a levantarse en el glorioso  nombre de Jesús.

Anuncios

(Ef 4:17 [RVR60])

Esto, pues, digo y requiero en el Señor: que ya no andéis como los otros gentiles, que andan en la vanidad de su mente,

Todo lo que es del mundo, verdaderamente se vuelve vanidad, una vez que Jesús toco nuestro corazón, lo que antes me era placer ahora se torna carga del mundo  sobre mí. Aunque Jesús comparte esa carga con nosotros, siempre encargándose como buen Padre de llevar la carga mayor y dejándonos a los pequeñines solamente la carga que no nos atrase en la marcha. Esa carga que Jesús lleva ahora por mí, la tenía en el mundo cuando solo andaba a tientas en la oscuridad, pero, Él llego a mi vida y me dijo, hijo deposita en mi tus cargas, tus problemas y tus congojas, regocíjate en Mí.

Es impresionante  la forma en que Jesús obra en nuestras vidas, pudiendo nosotros a  través de  ÉL movilizar toda obra, ya he tenido mis experiencias en ese sentido.  Antes andaba siempre en afán de las cosas, más ahora mi afán solo es Cristo y a través de Él todo me es posible, no sería provechoso relatarles  una, dos o varias experiencias porque es todo y en todo, su manto te cubre y guía tus pasos, solamente, tu, tienes que creer.

Anuncios

No importa en qué iglesia estés, no importa si estás en tu cuarto, en un auto o en un tren, si crees y le amas, Él te ama y te da bendición de vida para prosperidad de espíritu, porque es eso lo que necesitamos, lo otro siempre lo habíamos tenido y no nos era suficiente.

(Rm 14:17 [RVR60])

Porque el reino de Dios no es comida ni bebida, sino justicia, paz y gozo en el Espíritu Santo.

Sabéis también que las demás cosas vendrán por añadidura, pero no las procuréis, porque el Padre  sabe lo que necesitamos, Él sabe  también lo que queremos, todo nos es licito más no todo conviene  y nuestra conciencia no es suficiente para el juicio y discernimiento correcto. Solamente Él sabe lo que conviene y edifica. Así que alegrénomos   más aun cuando nuestras peticiones no sean concedidas, cuando nuestros planes humanos sean frustrados, regocijemos nos hermanos porque el Padre está obrando   para nuestro verdadero bien.

Porqué si crees con el corazón en Cristo, entonces estas en Él y eso es más grande que cualquier doctrina de hombre, para eso Él padeció en la cruz para lavar con su sangre nuestros pecados y para que podamos ser salvos a través  de Él directamente, nadie media entre Jesús y nosotros. Las doctrinas ayudan en gran manera y fueron  hermanos en la fe de Cristo los que en conjunción de conciencia y espíritu las enarbolaron. Pero el amor es superior al conocimiento, dice la palabra:

Anuncios

(1Co 8:1 [RVR60])

 El conocimiento envanece, pero el amor edifica.

Por ello no somos de Apolos, ni de Cefas,  ni de Pablo, ni de Lutero, ni de Calvino, sino que somos todos de Cristo y el cristiano que crea eso está en Cristo. Unámonos hermanos en adoración a Dios, a Cristo y al Espíritu Santo.

Quiero decir, que cada uno de vosotros dice: Yo soy de Pablo; y yo de Apolos; y yo de Cefas; y yo de Cristo.

¿Acaso está dividido Cristo? ¿Fue crucificado Pablo por vosotros? ¿O fuisteis bautizados en el nombre de Pablo?

Amen

23 /02/2015.

Acerca Santiago Padró Tamayo

También Revise

Predicas Cristianas... El pecado de mis padres

El pecado de mis padres y mi muerte

Predicas Cristianas... ¿El pecado de mis padres puede traerme muerte eterna a mi? Nuestros padres pecaron y a nosotros nos toca el castigo"; fueron las palabras de Jeremías al lamentarse de la calamidad del pueblo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *