No te des por vencido 

Predicas Cristianas

Predicas Cristianas Prédica de Hoy: No te des por vencido 

Predicas Cristianas Tema: Avanzando hacia la Meta. No te des por vencido           

Introducción

Quiero recordarles que Dios no estableció su iglesia para la supervivencia, sino para que crezca y se desarrolle regia y triunfante. La iglesia son las manos y los pies de Dios en la tierra.

Es su fuerza de choque. Su ejército de avanzada. Su equipo ganador. Y para que la iglesia logre alcanzar nuevas metas, debe asumir nuevos desafíos, estar dispuesta a hacer lo que otros no quieren hacer, y enfrentar todo tipo de obstáculos para llegar donde otros no se atreven llegar.

Nunca olvidemos que en el reino de Dios al cual fuimos llamados, la cuestión no es tener suerte, sino pagar el precio.

Hoy vuelvo usar la experiencia del gran líder Nehemías, un hombre a quien Dios levantó para que asumiera la gran tarea de reconstruir los muros y reparar las puertas de la ciudad de Jerusalén.

La semana pasada les hablé de que Nehemías nos enseña que los que avanzan hacia la meta: asumen misiones imposibles; confían en las promesas de Dios y enfrentan la oposición con fe y valentía.

Hoy quiero continuar esta serie, usando los primeros nueve versículos del capítulo seis de Nehemías para hablarles de dos principios a tomar en cuenta si queremos seguir avanzando hacia la meta.

Los que avanzan hacia la meta, tienen una visión clara de lo que Dios quiere con ellos. (Nehemías 6:1-4)

Cuando el proyecto de reconstrucción de los muros y las puertas de la ciudad ya estaba a punto de finalizar, Sanbalat y Gesem el árabe, idearon eliminar a Nehemías mediante el engaño y la intriga.

Lo citaron al campo de Ono que estaba cerca de la frontera de Samaria, donde gobernaba Sanbalat, para tener una supuesta conferencia de paz, pero Nehemías percibió que sus verdaderos motivos era hacerle daño. Tenderle una emboscada para matarlo.

En cuatro ocasiones dice Nehemías que le enviaron la misma invitación, pero la respuesta contundente que él les dio fue siempre la misma: Yo hago una gran obra, y no puedo ir; porque cesaría la obra, dejándola yo para ir a vosotros.” (Nehemías 6:3). No puedo perder tiempo, estoy ocupado en una gran tarea que no puedo descuidar.

Y encuentro en esta respuesta de Nehemías un principio para avanzar hacia la meta.

Si quiero avanzar hacia la meta, debo tener una visión clara de lo que Dios quiere hacer conmigo y a través de mí. A pesar de que los detractores de Nehemías se burlaban de él y se mofaban de la obra que hacía (Nehemías 4:1-6), este hombre de Dios poseía la inquebrantable convicción de que estaba realizando el trabajo que Dios deseaba que hiciera. Y nada lo detendría, el seguiría avanzando hacia la meta que Dios le trazó.

Y si nosotros queremos avanzar hacia la meta, debemos tener la misma convicción. Hermanos todo lo que hace en el reino de Dios es una gran obra. No lo minimices más. No te dejes influenciar por los que pretenden desvalorizar tu trabajo.

La grandeza de lo que hacemos en el reino de Dios no lo determina la opinión de terceras personas sino Dios mismo, que es en definitiva quien nos tomó en cuenta para que sirviéramos en su reino. David fue menospreciado por Eliab su hermano y por el rey Saúl, pero no por Dios. (1 Samuel 17).

Los que avanzan hacia la meta tienen una visión clara de la grandeza de la obra que hacen para Dios, conocen sus prioridades, y no permiten que nada ni nadie los entretenga y los desvíe de cumplir con la asignación divina.

El Señor Jesucristo nos enseña a tener esa misma convicción. El Señor no permitió que ni satanás, ni la religión organizada de su tiempo, ni el poder político y militar del imperio romano, ni la popularidad, ni las sugerencias de sus discípulos, ni las presiones del pueblo lo movieran de su propósito eterno.

Él se mantuvo firme cumpliendo su asignación y en varias ocasiones declaró: Porque he descendido del cielo, no para hacer mi voluntad, sino la voluntad del que me envió”. (Juan 6:38).

Los que avanzan hacia la meta, tienen una visión clara de lo que Dios quiere con ellos. No divagan. No tienen sueños irrealizables. Su confianza en el Señor los capacita para sobreponerse a los temores que otros quieren infundirles.

Los que avanzan hacia la meta, renuevan sus fuerzas en el Señor. (Nehemías 6:5-9)

Al no convencer a Nehemías de que se reuniera con ellos en Ono, Sanbalat y los conspiradores usaron la estrategia de calumniar la personalidad de Nehemías.

Y nos cuenta Nehemías que Sanbalat envió a su criado por quinta vez, pero ahora con una carta abierta llena de acusaciones difamatorias contra él y su pueblo. Lo acusaba de apoyarse en falsos profetas para proclamarse rey de los judíos, y rebelarse abiertamente contra el rey Artajerjes.

¿Qué buscaba Sanbalat con estas calumnias? Empañar la integridad de Nehemías y poner en entredicho los verdaderos motivos e intenciones que tuvo al venir a Jerusalén desde Persia. Buscaba minar la influencia de Nehemías en el pueblo.

Y para sembrar el miedo en Nehemías, Sanbalat le dejó ver que “Ya todo el mundo sabía lo que se decía de él.” (Nehemías 6:6-7). Es que esta gente sabía que el miedo obstaculiza la búsqueda de soluciones, trae mediocridad, embota la creatividad y conlleva al fracaso total. Es por lo que Dios le dice a Josué “no temas ni desmayes, porque Jehová tu Dios estará contigo en dondequiera que vayas.” (Josué 1:9).

Y Sanbalat se ofrece amistosamente ayudar a Nehemías cuando le dice: ven y hablemos de este asunto, antes de que todo esto llegue a oídos del rey”. (Nehemías 6:7b BAD). No tengas miedo, yo estoy aquí para ayudarte.

Pero vale la pena resaltar que Nehemías se enfrentó a estas calumnias con un valor extraordinario y digno de alabanza.

En primer lugar, su respuesta a Sanbalat fue contundente y sin reparos, de forma abierta y pública. Y sin miedo alguno le dijo: Nada de lo que tú dices es cierto, son puros inventos tuyos”. (Nehemías 6:8 PDT).

Y encuentro en esta respuesta de Nehemías que los que avanzan hacia la meta (como él) no dudan de su integridad, sino que se sienten íntimamente seguros y en paz con Dios de lo que hacen.

Saben que, a fin de cuentas, lo que importa es lo que Dios piense y opine de ellos. No temen a lo que otros piensen ni intenten hacer contra su persona. Su confianza en Dios les da valor (coraje) para seguir avanzando hacia la meta.

En segundo lugar, Nehemías oró a Dios y le dijo: “Ahora, pues, oh Dios, fortalece tú mis manos” (Nehemías 6:9b). Y esta actitud de Nehemías me enseña que los que avanzan hacia la meta recurren a la oración para encontrar nuevas fuerzas en el Señor; conservan la estabilidad emocional y dejan que Dios se encargue de sus detractores. Deciden poner todo en las manos de Dios, mientras ellos continúan avanzando hacia la meta.

La oración de Nehemías fue sencilla, definida y suficiente. Él sentía la necesidad de que Dios renovara sus energías y fortaleciera su voluntad para enfrentar las calumnias y completar la obra que se le había asignado.

Nehemías sabía “que los que esperan y confían en Jehová tendrán nuevas fuerzas” (Isaías 40:31). Por lo tanto, prefirió dejar su reputación y su futuro en las manos de Aquel a quien le había consagrado toda su vida.

Me hace recordar la oración de los creyentes de la iglesia primitiva ante las amenazas del Sanedrín Y ahora, Señor, mira sus amenazas, y concede a tus siervos que con todo denuedo hablen tu palabra, mientras extiendes tu mano para que se hagan sanidades y señales y prodigios mediante el nombre de tu santo Hijo Jesús.” (Hechos 4:30).

Es que los que avanzan hacia la meta, tienen la seguridad de que Dios siempre reivindica a los que le sirven con integridad. Se sienten seguros y confiados de que Dios cumplirá sus planes para sus vidas. Por lo tanto, confiadamente continúan avanzando hacia la meta, a pesar de cualquier oposición porque Dios no los dejará en vergüenza.

CONCLUSIONES

Nehemías siguió trabajando hasta terminar el proyecto de reconstrucción, a pesar de la oposición. Lo que parecía una tarea imposible, Dios lo hizo posible en 52 días. Hasta los enemigos de Nehemías reconocieron la intervención divina en este proyecto. “temieron y se sintieron humillados y conocieron que por nuestro Dios había sido hecha esta obra” (Nehemías 6:16).

Les recuerdo que los que avanzan hacia la meta, son los que tienen una visión clara de lo que Dios quiere con ellos. Están convencidos de la grandeza de la obra que hacen para Dios. Son los que no pierden tiempo en cosas irrelevantes y absurdas que pretenden detenerlos en lo que hacen para Dios. Conocen sus prioridades y las asumen.

Les recuerdo que los que avanzan hacia la meta, son los que renuevan sus fuerzas en el Señor. Están íntimamente seguros y en paz con Dios. Son los que armados con esas nuevas fuerzas que reciben por medio de la oración, convierten los obstáculos en oportunidades, y las pruebas en triunfos personales.

Winston Churchill, el gran orador y líder político de Inglaterra dijo: “¡Nunca se dé por vencido! Nunca, nunca, nunca, nunca. ¡Nunca se dé por vencido!”

Tengo que decirte que en esta carrera hacia la meta no vamos solo, Dios está con nosotros para ayudarnos a vencer los obstáculos y las barreras. No te des por vencido.

© David N. Zamora. Todos los derechos reservados.

Central de Sermones… Predicas Cristianas

Acerca David N. Zamora

David N. Zamora
Ministro Ordenado de las Asambleas de Dios, Pastor Principal de la Iglesia Misionera, A.D.,Inc., Tampa, Florida, EUA. Siendo muy joven comienza a servir al Señor en la Iglesia Evangélica Pentecostal de Cuba (Asambleas de Dios), de Las Tunas, donde se desempeña como maestro bíblico desde el año 1978. Su intensa y activa labor Pastoral en Cuba comienza en Enero de 1991. En abril de 1996 se gradúa de Bachiller en Teología y Biblia, por los Estudios Dirigidos de Superación Bíblica (EDISUB) de las Asambleas de Dios en Cuba. Obtiene su Licenciatura en Teología por medio del Instituto de Superación Ministerial de las Asambleas de Dios de América Latina (ISUM). El Pastor Zamora lleva mas de 42 años de casado con su esposa Raquel González. De esta unión matrimonial nacieron dos hijos: Merlyn David y Otoniel Zamora, quienes se desempeñan activamente, como Ministros de Música y Predicadores del evangelio de Jesucristo.

También Revise

La tierra llena de Dios.. Mensajes Cristianos

Todo es suyo, nada es mío

Predicas Cristianas .. Todo lo que tengo hoy viene de Dios. Todo es de él; yo no tengo nada. Usted no tiene nada. ¿Se había puesto a pensar en eso? Dios es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *