No te des por vencido 

Y para sembrar el miedo en Nehemías, Sanbalat le dejó ver que “Ya todo el mundo sabía lo que se decía de él.” (Nehemías 6:6-7). Es que esta gente sabía que el miedo obstaculiza la búsqueda de soluciones, trae mediocridad, embota la creatividad y conlleva al fracaso total. Es por lo que Dios le dice a Josué “no temas ni desmayes, porque Jehová tu Dios estará contigo en dondequiera que vayas.” (Josué 1:9).

Y Sanbalat se ofrece amistosamente ayudar a Nehemías cuando le dice: ven y hablemos de este asunto, antes de que todo esto llegue a oídos del rey”. (Nehemías 6:7b BAD). No tengas miedo, yo estoy aquí para ayudarte.

Anuncios

Pero vale la pena resaltar que Nehemías se enfrentó a estas calumnias con un valor extraordinario y digno de alabanza.

En primer lugar, su respuesta a Sanbalat fue contundente y sin reparos, de forma abierta y pública. Y sin miedo alguno le dijo: Nada de lo que tú dices es cierto, son puros inventos tuyos”. (Nehemías 6:8 PDT).

Y encuentro en esta respuesta de Nehemías que los que avanzan hacia la meta (como él) no dudan de su integridad, sino que se sienten íntimamente seguros y en paz con Dios de lo que hacen. Saben que, a fin de cuentas, lo que importa es lo que Dios piense y opine de ellos. No temen a lo que otros piensen ni intenten hacer contra su persona. Su confianza en Dios les da valor (coraje) para seguir avanzando hacia la meta.

En segundo lugar, Nehemías oró a Dios y le dijo: “Ahora, pues, oh Dios, fortalece tú mis manos” (Nehemías 6:9b). Y esta actitud de Nehemías me enseña que los que avanzan hacia la meta recurren a la oración para encontrar nuevas fuerzas en el Señor; conservan la estabilidad emocional y dejan que Dios se encargue de sus detractores. Deciden poner todo en las manos de Dios, mientras ellos continúan avanzando hacia la meta.

Anuncios

La oración de Nehemías fue sencilla, definida y suficiente. Él sentía la necesidad de que Dios renovara sus energías y fortaleciera su voluntad para enfrentar las calumnias y completar la obra que se le había asignado. Nehemías sabía “que los que esperan y confían en Jehová tendrán nuevas fuerzas” (Isaías 40:31). Por lo tanto, prefirió dejar su reputación y su futuro en las manos de Aquel a quien le había consagrado toda su vida.

Me hace recordar la oración de los creyentes de la iglesia primitiva ante las amenazas del Sanedrín Y ahora, Señor, mira sus amenazas, y concede a tus siervos que con todo denuedo hablen tu palabra, mientras extiendes tu mano para que se hagan sanidades y señales y prodigios mediante el nombre de tu santo Hijo Jesús.” (Hechos 4:30).

Es que los que avanzan hacia la meta, tienen la seguridad de que Dios siempre reivindica a los que le sirven con integridad. Se sienten seguros y confiados de que Dios cumplirá sus planes para sus vidas. Por lo tanto, confiadamente continúan avanzando hacia la meta, a pesar de cualquier oposición porque Dios no los dejará en vergüenza.

CONCLUSIONES

Nehemías siguió trabajando hasta terminar el proyecto de reconstrucción, a pesar de la oposición. Lo que parecía una tarea imposible, Dios lo hizo posible en 52 días. Hasta los enemigos de Nehemías reconocieron la intervención divina en este proyecto. “temieron y se sintieron humillados y conocieron que por nuestro Dios había sido hecha esta obra” (Nehemías 6:16).

Les recuerdo que los que avanzan hacia la meta, son los que tienen una visión clara de lo que Dios quiere con ellos. Están convencidos de la grandeza de la obra que hacen para Dios. Son los que no pierden tiempo en cosas irrelevantes y absurdas que pretenden detenerlos en lo que hacen para Dios. Conocen sus prioridades y las asumen.

Anuncios

Les recuerdo que los que avanzan hacia la meta, son los que renuevan sus fuerzas en el Señor. Están íntimamente seguros y en paz con Dios. Son los que armados con esas nuevas fuerzas que reciben por medio de la oración, convierten los obstáculos en oportunidades, y las pruebas en triunfos personales.

Winston Churchill, el gran orador y líder político de Inglaterra dijo: “¡Nunca se dé por vencido! Nunca, nunca, nunca, nunca. ¡Nunca se dé por vencido!”

Tengo que decirte que en esta carrera hacia la meta no vamos solo, Dios está con nosotros para ayudarnos a vencer los obstáculos y las barreras. No te des por vencido.

© David N. Zamora. Todos los derechos reservados.

Central de Sermones… Predicas Cristianas

>Mensajes de Interés



Acerca Pastor David N. Zamora

Ministro Ordenado de las Asambleas de Dios, Pastor Principal de la Iglesia Misionera, A.D.,Inc., Tampa, Florida, EUA. Siendo muy joven comienza a servir al Señor en la Iglesia Evangélica Pentecostal de Cuba (Asambleas de Dios), de Las Tunas, donde se desempeña como maestro bíblico desde el año 1978. Su intensa y activa labor Pastoral en Cuba comienza en Enero de 1991. En abril de 1996 se gradúa de Bachiller en Teología y Biblia, por los Estudios Dirigidos de Superación Bíblica (EDISUB) de las Asambleas de Dios en Cuba. Obtiene su Licenciatura en Teología por medio del Instituto de Superación Ministerial de las Asambleas de Dios de América Latina (ISUM). El Pastor Zamora lleva mas de 42 años de casado con su esposa Raquel González. De esta unión matrimonial nacieron dos hijos: Merlyn David y Otoniel Zamora, quienes se desempeñan activamente, como Ministros de Música y Predicadores del evangelio de Jesucristo.

También Revise

Central de Sermones... Predicas Cristianas

Con todo yo me alegrare en Jehová

Predicas Cristianas, un mensaje del profeta Habacuc para dar aliento en estos tiempos de crisis de la pandemia mundial, el corona virus. Las pruebas califican

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *