Suena la trompeta de Dios

Predicas Cristianas

Para escuchar el fichero en audio de esta predicación haga clic aquí.

Predicas Cristianas Texto Biblico: Números 10:1-4Jehová habló a Moisés diciendo: Hazte dos trompetas de plata; de obra de martillo las harás, las cuales te servirán para convocar la congregación, y para hacer mover los campamentos. Y cuando tocaren, toda la congregación se reunirá ante ti a la puerta del tabernáculo de reunión. Mas cuando tocaren sólo una, entonces se congregarán ante ti los príncipes, los jefes de millares de Israel”. 

Introducción

Suena la trompeta de Dios llamando la atención de su pueblo para que preste atención a su Palabra y nuestro oído debe estar atento a ella, es una obligación de cada cristiano. Pero no solo debemos oírla sino que debemos acatar sus órdenes, poniéndola por obra y entendiendo que en la obediencia se encuentra la bendición.

Cuando Moisés hacía sonar las trompetas, era para que todo el pueblo de Israel las escuchara y realizarán la tarea que a través de ellas les era ordenada. Así es que les hacía reunirse a los príncipes o a toda la congregación, con el sonido de las trompetas se ordenaba el mover los campamento, el prepararse para la batalla, etc.

Anuncios

La congregación toda conocía su sonido y habían entendido la necesidad de acatar las órdenes que se daban por medio de ellas para estar bajo la bendición de Dios.

El Señor nos habla de múltiples formas

Puede hablarnos a través de su Palabra, puede hablarnos a nuestro corazón o a nuestra mente, puede hablarnos de distintas formas pero siempre su voz sonará estridente en nosotros. “Yo estaba en el Espíritu en el día del Señor; y oí detrás de mi una gran voz como de trompeta” (Apocalipsis 1:10). Así como le ordenó a Moisés que hiciera trompetas para que todos pudieran escuchar su llamado. La voz de Dios suena como esa trompeta, con una potencia tal que llegará a todas partes, de manera que nadie quede sin escucharla.

Ahora, cuando la voz de Dios viene, cuando sus trompetas suenan, ¿para quién estarán sonando?

Cuando Dios habla lo hace para su iglesia, para su pueblo, para sus hijos. Dios habla para ti y para mi, para que cada uno de nosotros escuchemos su voz en el lugar en que estemos y nos resultará imposible decir que no le oímos. No hay excusa posible para esgrimir en nuestra defensa ante la desobediencia a sus órdenes.

Piensa cuántas veces escuchaste el sonar de las trompetas para guiarte y cerraste tus oídos a ellas, ignoraste su voz y como consecuencia has vagado por el desierto sin recibir bendición o perdiendo batalla tras batalla.

Anuncios

Lo que debemos tener muy en cuenta es que Dios es un Dios de orden y por lo tanto su voz llegará siempre a nosotros con absoluta claridad. “Si la trompeta diere sonido incierto (confuso), ¿Quién se preparará para la batalla?” (1 Corintios 14:8).

Nuestro oído atento

Cuando el Señor nos habla y tenemos nuestro oído atento, en sintonía con Él a través de una comunión constante, no quedan dudas. Pensemos que si es Él quien nos guiará en la vida, el sonido de su trompeta no puede ser confuso o generar confusión. La voz del Señor es clara y sus instrucciones precisas, de modo tal que podamos cumplirlas sin inconvenientes. Él nos guiará en medio de las mayores tempestades y luchas para que triunfemos sobre ellas, llegando siempre a buen puerto.

El sonar de la trompeta, la potencia de la voz de Dios hace que todos la puedan escuchar, quizás a algunos les resulta más fácil por mantener mayor comunión y conocerla mejor. Y otros lo hacen con mayor dificultad pues sus oídos espirituales aún no están abiertos por completo.

Pero todo lo tiene previsto el Señor y por ello les hace llegar su voz a cada uno, conforme a cada situación. No se cual es tu condición, pero si de algo estoy seguro es de que el Señor se encargará de que le escuches de manera que no tengas dudas de que es Él quien te está hablando.

Mediante “un toque” dice la Escritura que llamaba a los príncipes, a los jefes de millares

Los líderes tienen el oído más afinado para escuchar el llamado de Dios, su comunión es más íntima y constante lo que les hace más fácil escucharle. Para ellos no es necesario que se repitan los llamados ni las órdenes. El oído de los líderes debe estar en sintonía permanente con la voz del Señor para acatar sus órdenes y poder transmitirlas al pueblo de Dios, conforme a su voluntad.

Anuncios

Cuando efectuaba “dos toques”, era para convocar a todo el pueblo, a toda criatura y en todo lugar. Es decir que aunque necesiten ser llamados más de una vez es necesario que todos escuchen la voz de Dios y acudan a ése llamado.

No hay motivo o excusa para decir que no le escucharon cuando les llamaba, les advertía u ordenaba

El Señor nos manda: “Id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura” (Marcos 16:15). Es decir que nos ordena hacer sonar su trompeta por todo el mundo para que toda criatura escuche su voz, ése es el mandato y no existe motivo o razón para no cumplirlo. Debemos asumir verdaderamente el compromiso de llevar la voz del evangelio a todo lugar y a toda criatura, haciéndoles conocer la salvación que Jesús les ofrece para su alma.

Verdaderamente la voz del Señor llega a todos, solo que muchas veces no nos agrada lo que nos dice y pretendemos volver a escuchar su llamado para ver si no cambió de idea. Pretendemos olvidar que Dios no cambia, que es el mismo de ayer, de hoy y de siempre. Pretendemos creer que el Señor cambiará de opinión como lo hacen los hombres, que conforme a las circunstancias acomodan sus palabras.

Acerca Ricardo Hernandez

Servidor de nuestro Señor Jesucristo. Entregue mi vida a Cristo hace más de 20 años, y me gusta compartir los mensajes cristianos que Dios pone en mi corazón.

También Revise

Predicas Cristianas.. Escogiendo a Dios para oirle

La virtud de saber escuchar

Predicas Cristianas, ¿sabes escuchar? La virtud de saber escuchar es una característica de un verdadero consejero. Muchas personas estan en busqueda de..

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.