Inicio / Predicas Cristianas / David & Goliat

David & Goliat

Predicas Cristianas | Estudios Biblicos

Goliat

1 Samuel 17:4 Salió entonces del campamento de los filisteos un paladín, el cual se llamaba Goliat, de Gat, y tenía de altura seis codos y un palmo :

Un paladín un campeón, toda una autoridad en asuntos de las artes del combate, eso además de su imponente y sobrehumano físico, su altura casi de tres metros verdaderamente impresionaban, su cota de malla pesaba mucho mas de 100 libras, la punta de su lanza gravaba unos 7 kg. En la enciclopedia Wikipedia podemos hallar el hombre más alto registrado a lo largo de la historia moderna, este hombre cuyo nombre fue Robert Pershing Wadlow con 2.72 m de altura y 199 kg de peso y su crecimiento desmesurado fue producto de una enfermedad de tipo glandular a partir de los 4 años de edad.

1 Samuel 17:8 Y se paró y dio voces a los escuadrones de Israel, diciéndoles: ¿Para qué os habéis puesto en orden de batalla? ¿No soy yo el filisteo, y vosotros los siervos de Saúl? Escoged de entre vosotros un hombre que venga contra mí.

1 Samuel 17:9 Si él pudiere pelear conmigo, y me venciere, nosotros seremos vuestros siervos; y si yo pudiere más que él, y lo venciere, vosotros seréis nuestros siervos y nos serviréis.

1 Samuel 17:10 Y añadió el filisteo: Hoy yo he desafiado al campamento de Israel; dadme un hombre que pelee conmigo.

1 Samuel 17:11 Oyendo Saúl y todo Israel estas palabras del filisteo, se turbaron y tuvieron gran miedo

El gigante vocifera, ofende a los escuadrones de Israel, no siente miedo alguno por lo que estos escuadrones representan, estos mismos escuadrones que al mando de Josué habían derribado Jericó en donde también había gigantes, los escuadrones del Dios viviente, del Altísimo Jehová, estaban siendo vituperados por un pagano. No encontrándose en las filas de Israel varón que salera a pelear por la honra de Jehová.

Saúl no cumple su papel.

1 Samuel 9:2 Y tenía él un hijo que se llamaba Saúl, joven y hermoso. Entre los hijos de Israel no había otro más hermoso que él; de hombros arriba sobrepasaba a cualquiera del pueblo.

El propio Saúl, hombre versado en los artes de la guerra y también dotado de gran tamaño y fuerza física fue turbado por las exposiciones de Goliat, ningún varón en Israel encontraba valor para lavar la afrenta, que mal andaba la fe de los hijos del Dios viviente que ponían sus expectativas en los músculos y artes de los hombres, pero Jehová ya venía con su campeón de la mano.

40 Dias

1 Samuel 17:16 Venía, pues, aquel filisteo por la mañana y por la tarde, y así lo hizo durante cuarenta días.

Génesis 7:12 y hubo lluvia sobre la tierra cuarenta días y cuarenta noches.

Éxodo 16:35 Así comieron los hijos de Israel maná cuarenta años, hasta que llegaron a tierra habitada; maná comieron hasta que llegaron a los límites de la tierra de Canaán.(F)

Éxodo 24:18 Y entró Moisés en medio de la nube, y subió al monte; y estuvo Moisés en el monte cuarenta días y cuarenta noches.(C)

2 Samuel 5:4 Era David de treinta años cuando comenzó a reinar, y reinó cuarenta años.

Marcos 1:13 Y estuvo allí en el desierto cuarenta días, y era tentado por Satanás, y estaba con las fieras; y los ángeles le servían.

40 días estuvo en la tierra nuestro Señor Jesús Cristo luego de resucitar y antes de ascender al cielo para reinar a la diestra de Jehová. Los periodos de 40 días, años se han manifestado a lo largo de la Biblia como pruebas, exámenes de Dios para con sus hijos, los israelitas fueron probados 40 años en el desierto cuando dependía su alimento de la voluntad de Jehová, allí ellos se revelaron contra Dios y lo tentaron llegando a rechazar el mana que Jehová les brindaba. Por cuarenta día estuvo Moisés en el monte tomado la Ley de la boca de Jehová, pero el pueblo perdió su fe y se hizo un ídolo. Cuarenta días desafío Goliat a las tropas del Dios viviente ellos fallaron en su fe en Dios al no salir ninguno a plantar combate al gigante. Solamente nuestro Señor Jesús Cristo salió victorioso a la prueba en el desierto ya que Satanás no pudo tentarlo de ninguna manera.

Viene el campeón de Jehová

1 Samuel 17:17 Y dijo Isaí a David su hijo: Toma ahora para tus hermanos un efa de este grano tostado, y estos diez panes, y llévalo pronto al campamento a tus hermanos.

La obediencia a Dios es demostrada también en la obediencia a nuestros padres terrenales, David que se alternaba entre sus funciones como músico de Saúl y abandonaba la comodidad de vivir al amparo del rey para cuidar del rebaño de su padre, era un hijo obediente y dedicado al cuidado de su casa. Por ahí comienza la obediencia a Jehová, el no era candil de la calle y oscuridad de la casa como se dice en el mundo, el era varón conforme al corazón de Jehová, la obediencia y diligencia del joven David debieran ser hoy de conjunto con su fe y valentía las cartas de presentación del joven cristiano de la actualidad.

1 Samuel 17:23 Mientras él hablaba con ellos, he aquí que aquel paladín que se ponía en medio de los dos campamentos, que se llamaba Goliat, el filisteo de Gat, salió de entre las filas de los filisteos y habló las mismas palabras, y las oyó David.

1 Samuel 17:25 Y cada uno de los de Israel decía: ¿No habéis visto aquel hombre que ha salido? El se adelanta para provocar a Israel. Al que le venciere, el rey le enriquecerá con grandes riquezas, y le dará su hija, y eximirá de tributos a la casa de su padre en Israel.

Los israelitas se repetían diariamente las promesas hechas por Saúl, el les entregaría su hija en matrimonio, bastas riquezas y exoneración de tributo a la casa real. Pero nada de eso movía el corazón de los hombres que entes la inminencia de la muerte segura si iban al combate contra Goliat desvaloraban esas prebendas Saulicas, el hecho de que no combatiera por fe, decía mucho del espaldarazo que había dado Jehová a su pueblo a causa de los errores de ellos y de su monarca Saúl.

El mundo quiere frenarte

1 Samuel 17:26 Entonces habló David a los que estaban junto a él, diciendo: ¿Qué harán al hombre que venciere a este filisteo, y quitare el oprobio de Israel? Porque ¿quién es este filisteo incircunciso, para que provoque a los escuadrones del Dios viviente?

1 Samuel 17:27 Y el pueblo le respondió las mismas palabras, diciendo: Así se hará al hombre que le venciere.

1 Samuel 17:28 Y oyéndole hablar Eliab su hermano mayor con aquellos hombres, se encendió en ira contra David y dijo: ¿Para qué has descendido acá? ¿y a quién has dejado aquellas pocas ovejas en el desierto? Yo conozco tu soberbia y la malicia de tu corazón, que para ver la batalla has venido.

David pregunta que se hará al hombre que venciere al filisteo y quitare el oprobio de Israel, su punto de partida es correcto, el no es movido por la riqueza y la fama a el lo mueve la fe en Jehová y es esa fe la que hace que el quiera en primer lugar arengar al ejercito a quitar el oprobio de Israel, en segundo lugar se consterna al ver la poca fe de los hombres y les dice que quien es este incircunciso para que provoque a los escuadrones del Dios viviente. Pero el mundo siempre trata de frenar al valiente, al igual que en nuestros tiempos siempre hay alguien que va a poner en duda tu fe, siempre ha habido y habrán burlones, que juzgan nuestras acciones, ya que las palabras de Dios siempre son duras y de reprensión, al David no estar de acuerdo según su fe con la cobardía y falta de fe imperante habla duramente al ejercito y es su hermano quien lo reprende, ocultando en su reprensión su propia cobardía, menospreciando el valor de David que no era suyo, sino que provenía del Padre altísimo. Pero hermanos el mundo siempre querrá detenernos, porque las cosas de Dios no son de agrado para ellos que andan en sus necedades.

Acerca Santiago Padró Tamayo

Revise también

Mensajes Cristianos... La uncion

Busca la uncion

Predicas Cristianas. busca esa unción que desciende de cielo; mientras adoras deja que esta vez el llene el templo, tu templo, el templo donde el Espíritu Santo...

3 comentarios

  1. Gracias por estos estudios es de mucha benediction Dios le Bendiga

  2. excelente mensaje todo cristiano debe saber que no hay gigante mas grande que nuestro Dios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *