¿Qué imagen tienes de Dios?

Perdemos la libertad cuando tenemos miedo de cambiar los hábitos que pesaban sobre nuestros lomos. Hemos perdido la libertad cuando tenemos miedo de exhortar y corregir a nuestros hijos, para que cambien su forma de vida. Perderemos la libertad cuando no modificamos nuestra escala de valores, para asumir los valores y la forma de vida que Dios ha dejado establecido en su palabra. Vivir en Cristo sin la libertad de Cristo no es vivir en plenitud.

Pero, una buena noticia, ¡¡GLORIA A DIOS!! Ahora tu conoces a Jesús, y estás en condiciones de cortar con esa cadena de heridas generacionales que venía provocando problemas a tu familia.

Debes entender que si no permites que el Señor sane realmente esas heridas, las seguirás transmitiendo a tus hijos. Tratarás a tus hijos en la forma en que te trataron a ti. Si no cambias tus valores, medirás a tus hijos con la misma vara con que tú fuiste medido.

Este es el momento, junto a ti está Jesús, está la persona capaz de romper la cadena de heridas y Él desea hacerlo. Solamente debes dejarlo actuar con libertad en cada área de tu vida para que cambien tus valores y tu imagen de padre. Presenta la verdad de tu vida al Señor. “…Y la verdad os hará libre” (Juan 8:32).

Cristo vino a la tierra y fue hombre

Y aquel verbo fue hecho carne; y habitó entre nosotros (y vimos su gloria como del unigénito de Padre), lleno de gracia y de verdad” (Juan 1:14). Lo hizo para que cambies la imagen que te genera la palabra “padre”. Para que tu mente pueda retener una nueva imagen asociada a ella, con nuevos valores, conceptos y forma de vivir. Jesús quiere cambiar la imagen que tu tienes del padre.

Quiere que comprendas que te exhorta y corrige, pero es porque te ama. “El que detiene el castigo, a su hijo aborrece; mas el que lo ama, desde temprano lo corrige” (Proverbios 13:24).

Él quiere que comprendas que le dará todo cuanto necesites, pero deberás cumplir con sus requerimientos. “Nunca se apartará de tu boca este libro de la ley, sino que de día y de noche meditarás en él, para que guardes y hagas conforme a todo lo que en él está escrito; porque entonces harás prosperar tu camino, y todo te saldrá bien” (Josué 1:8).

Jesucristo quiere que cambies la imagen de padre que te falló. Imagen que solo te dejó una herencia de heridas y dolor, cortando esta raíz en tu generación y en las venideras. “Conoce, pues, que Jehová tu Dios es Dios, Dios fiel, que guarda el pacto y la misericordia a los que le aman y guardan sus mandamientos, hasta mil generaciones” (Deuteronomio 7:9).

Conclusión

Por otra parte, tuvimos a nuestros padres terrenales que nos disciplinaban, y los venerábamos. ¿Por qué no obedeceremos mucho mejor al Padre de los espíritus, y viviremos” (Hebreos 12:9).

Muchos hay que han mantenido una imagen correcta, y así es la que tienen de Dios. Supieron valorar las buenas enseñanzas y consejos de sus padres, y supieron valorar sus virtudes y perdonar su defectos.

Para otros, la situación es totalmente distinta. Pero al conocer a Cristo nuestra mente debe cambiar para que cambien las generaciones venideras. “Si invocáis por Padre a aquél que sin acepción de personas juzga según la obra de cada uno, conducíos en temor todo el tiempo de vuestra peregrinación” (1 Pedro 1:17). Y aún si nos sentimos huérfanos tenemos el consuelo de la Escritura. “Aunque mi padre y mi madre me dejaran, con todo, Jehová me recogerá”. (Salmo 27:10).

© José M. Vallín. Todos los derechos reservados.

Central de Sermones… Predicas Cristianas

Acerca Jose M. Vallin

También Revise

El ruego del amor

El ruego del amor

Predicas Cristianas .. Las heridas del corazón son sanadas para llegar a ser mejores personas. Un esclavo libre en el Señor. Este es el mensaje de esta corta..

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.