Inicio / Predicas Cristianas / Permiso,quiero ver a Jesus

Permiso,quiero ver a Jesus

Predicas Cristianas | Estudios Biblicos

Texto: Lucas 5:17-18

17 Aconteció un día, que él estaba enseñando, y estaban sentados los fariseos y doctores de la ley, los cuales habían venido de todas las aldeas de Galilea, y de Judea y Jerusalén; y el poder del Señor estaba con él para sanar. 18 Y sucedió que unos hombres que traían en un lecho a un hombre que estaba paralítico, procuraban llevarle adentro y ponerle delante de él.

Anuncios

INTRODUCCIÓN:

¿Quiénes son algunos personajes que usted quisiera ver CARA A CARA?

Muchos quieren ver a celebridades. Vi una competencia donde el ganador iba a tener la oportunidad de cenar con su artista favorito.

Algunos pagan miles de dólares para ver un juego de béisbol de su equipo o jugador favorito.

Anuncios

Otros amanecen de un dia para otro y se trasladan de cualquier lugar para ver un concierto de su agrupación favorita, otros anhelan ver a el presidente de la república, etc.

En la historia de Lucas 5, nos habla de un grupo de personas que hicieron lo humanamente posible para ver hecho realidad lo que buscaban, ver a Jesús!.

En este sermón tocaremos tres puntos importantes:

1. Lo que impide ver a Jesús.

2. Los que lo impiden.

Anuncios

3. Los que no se rinden hasta verlo.

1. LO QUE IMPIDE VER A JESÚS.

Es lo que dijo el salmista muy acertadamente:

Salmos 51:3 – Porque yo reconozco mis rebeliones, Y mi pecado está siempre delante de mí.

El pecado es el factor x, que nos impide ver a Jesús y sus milagros, en nuestras vidas. Nos constriñe a hacer lo malo, nos destruye espiritualmente, y nos aleja del propósito que Dios tiene para con cada uno de nosotros.

El adulterio, la fornicación, la embriaguez, el robo, el chisme, la idolatría, la ira, , las contiendas, los pleitos, la borrachera. Proverbios cap 6:16,19. Expresa:

16 Seis cosas aborrece Jehová, Y aun siete abomina su alma: 17 Los ojos altivos, la lengua mentirosa, Las manos derramadoras de sangre inocente, 18 El corazón que maquina pensamientos inicuos, Los pies presurosos para correr al mal, 19 El testigo falso que habla mentiras, Y el que siembra discordia entre hermanos.

Esas manifestaciones pecaminosas son como una pared de concreto armado, que nos impiden pasar al otro lado y ver a Jesús.

Anuncios

2. LOS QUE IMPIDEN VER A JESUS:

Los que impedían ver a Jesús en esa época eran los movimientos políticos religiosos llamados Fariseos(apartados), y los escribas.

Los fariseos eran enemigos gratuitos de Jesús, querían impedir que realizara la obra que Dios había puesto en sus hombros.

Eran Hombres sumamente estimados como autoridades, y dirigentes, y maestros, en las sinagogas. Estos miraban con desprecio a Jesús, y le vigilaban con ojos envidiosos, para sorprenderle en falta. Si no podían encontrar ninguna falla en Él, fácilmente podrían encontrarla en Su congregación; Su relación con ellos escandalizaba su falso concepto de decencia, y cuando observaban que Él era afable con los individuos más depravados, que hablaba palabras amorosas a las personas más caídas de la humanidad, decían de Él lo que pretendía ser una deshonra, aunque más bien resultaba algo sumamente honroso: “Este hombre a los pecadores recibe.” Lucas 15:2.

El apóstol pablo dijo: Gálatas 6:17

17 De aquí en adelante nadie me cause molestias; porque yo traigo en mi cuerpo las marcas del Señor Jesús.

Y en este tiempo en que nos toca vivir, donde el pecado ha llegado a su máxima expresión, donde está de moda el matrimonio gay, donde la vida del hombre no vale nada por causa del pecado, donde a diario mueren miles de mujeres a manos de sus esposos, (feminicidios ), donde hijos matan sus padres, nietos matan sus abuelas por un par monedas, donde hay un oficio llamado el sicariato o sea (paga por matar), donde a lo bueno le llama malo,(aburrido, evangelio,)y a lo malo le llaman bueno (a la depravación).

Niñas de diez años embarazadas y casi siempre violadas por sus progenitores, muertes de cristianos por confesar su fe, pastores haciéndose multimillonarios con el dinero de los pobres, exhibiendo aviones y hasta jet privados a costa de los escogidos. El legalismo que en vez de liberar a los creyentes los esclaviza,

En fin esos son los que impiden que veamos a Jesús y su manifestación en las iglesias en nuestras familias, en nuestros trabajos etc.

3. LOS QUE NO SE RINDEN, HASTA VERLO

Un personaje muy importante del pueblo, subió a un árbol para poder ver su deseo de ser transformado, nos referimos a Zaqueo.

Una mujer quería no solo verlo sino tocarlo.

Un principal se conformaba con que él enviará su palabra.

Los griegos querían saber de su fama y de su mensaje.

Zacarías no murió hasta que lo vio, los magos querían verlo y vinieron de lejanas tierras, para adorarlo.

Algunos griegos querían ver a una persona, de la que habían oído, ya que su fama se regaba por todos lados.

En el texto que hemos leído no encontramos con la historia que relata el paralítico, que fue llevado a lugar donde Jesús predicaba, y se dispusieron ver a Jesús, lo más impactante de esta historia es que no podían entrar ya que estaba repleto de personas que querían ver y tocar al maestro.

¡Pero no se rindieron!, y se les ocurrió la brillante idea de subirlo por el techo, y es ahí donde aprendemos que hay ocasiones que debemos subir al techo(las alturas) que es ahí, donde podemos ver al maestro y obtener lo que anhelamos, ellos no se rindieron y el resultado fue, que ¡el paralítico salió caminando!

Y sin importar que los fariseos murmuraban, porque iba a violar el día de reposo, ellos levantaron la camilla e hicieron una abertura y precisamente donde estaba el maestro, ¡Aleluya.!

En esta noche hablo a esta congregación y le exhorto, a que no se rindan, se que los tiempos son difíciles, sé que la economía no está de lo mejor, se que a veces no hay vacas en los corrales, ni ovejas en la manada, pero también sé que no es visto justo desamparado ni sus hijos que mendiguen pan.

Conclusión

No se rindan si José se hubiera rendido, no fuera llevado al palacio, si él no fuera llevado al palacio, el pueblo habría muerto de hambre.

Y si el pueblo habría muerto de hambre no habría descendencia y si no habría descendencia nosotros no hubiéramos existido, y si nosotros no hubiéramos existido no podríamos ver a Jesús!

No acepto excusas ¡aquí están los redimidos por Cristo, los que no echan para atrás,! los que están decididos por más fuerte que sean los vientos, por más turbulencias que hallan, aunque el viento fuerte sople tenemos alas de águilas y eso no s dice de que estamos hechos, somos de la alturas nadie en la tierra podrá impedirnos, nuestro objetivo. ni fariseos ni legalistas trasnochados, ni ángeles ni principados ni potestades nos impedirán, ver realizados nuestro sueño: ¡ver a Jesus!

¡Aleluyah!

Acerca Pedro García

Revise también

Predicas Cristianas.. Justicia en el reino

Justicia en el reino

Predicas Cristianas.. El poder de la justicia en el reino de Dios; este poder nace del corazón de Dios para el cumplimiento de su propósito eterno. El propósito...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *