Aceptando el llamado de Dios

Predicas Cristianas

Predica de Hoy: Aceptando el llamado de Dios

Predicas Cristianas Lectura Bíblica de Hoy: Éxodo 3:10-14

Introducción

Sin duda, ustedes han oído ya muchas predicaciones cristianas basadas en estos textos, pero para el mensaje de hoy, quisiera usarlos de una manera especial extrayendo una enseñanza de vital importancia.

Hoy, con la guía del Espíritu Santo, quiero hablarles sobre el llamamiento que Dios hace a nuestras vidas. Todos nosotros, como creyentes, tenemos un llamado específico de Dios, pero muchas veces no queremos aceptarlo.

Hombres que no querían aceptar el llamado de Dios

La palabra de Dios nos enseña algunos casos de hombres, que no querían aceptar el llamado de Dios, de otros que huyeron, como en el caso de Jonás (Jonás 1:2-3), y aunque muchos de nosotros nos encontremos en las mismas situaciones, es decir huyendo, las Escrituras nos muestran que no podemos escondernos de su presencia, tal como lo expresaba el rey David: “¿Adónde me iré de tu Espíritu, o adónde huiré de tu presencia? Si subo a los cielos, he aquí, allí estás tú; si en el Seol preparo mi lecho, allí estás tú.” (Salmos 139:7-8). Quizás ofrezcamos muchas excusas, pero la realidad es que el ser llamado por Dios es un privilegio tan enorme.

Al leer los dos primero capítulos del libro de Éxodo, podemos comprender lo que está sucediendo. Observamos a Moisés, quién huyó de Egipto a la tierra de Madián. En Egipto, él era un príncipe y un hombre con poderío, pero ahora solo era un simple pastor en tierra extranjera.

Aconteció entonces que Moisés hallándose en sus tareas diarias, apacentando sus ovejas llegó hasta Horeb, sin imaginar lo que allí iba a suceder. -¿Qué sucedió?, pues que: -¡Ése fue el día que Dios le salió al encuentro! ¡Ése fue el día del llamamiento específico de Moisés!

Lo que aconteció con Moisés, nos da un ejemplo muy vívido de lo que nos ha ocurrido a muchos. Ya que cada cual nos hallábamos por nuestro propio camino, en nuestras tareas cotidianas, en nuestros propios pensamientos, ajenos a los pactos de la promesa, sin esperanza y sin Dios en el mundo (Efesios 2:12), no estábamos esperando nada especial.

Cuando de repente ¡Algo aconteció! ¡Nos hablaron acerca de Jesucristo y el Reino de Dios! Al igual que con Moisés en Éxodo 3:2, La Providencia Divida había establecido ese día abriendo nuestros duros corazones para que escucháramos su palabra y ésta fuera aplicada a nuestras vidas. ¿A alguien le parece conocido este acontecimiento? Debe de serles conocido, de otro modo no estuviésemos aquí reunidos.

Acerca Central de Sermones

Central de Sermones
Central de Sermones; colección de predicas cristianas, mensajes cristianos, estudios biblicos, y bosquejos biblicos.

También Revise

Vosotros sois la sal de la tierra

Vosotros sois la sal de la tierra

Predicas Cristianas Evangelio de Hoy Prédica de Hoy: Vosotros sois la sal de la tierra …

Leave a Reply

Your email address will not be published.