Seremos prosperados

Predicas Cristianas

Predicas Cristianas Texto Biblico: Deuteronomio 8:7-17

Introducción

¿Sabías que Dios quiere prosperarnos económica, física y espiritualmente? El mismo Dios que nos llena con su espíritu también quiere bendecirnos en lo físico y en lo material. Lo hará por medio de nuestra obediencia a su Palabra, por la eficiencia y calidad del trabajo que realicemos para Su obra, por las ganas que le pongamos a lo que hacemos, y por nuestra fidelidad a sus demandas.

Pero debemos saber que la prosperidad divina es un resultado y no un fin. Pues nuestra finalidad es Cristo. Y “la supereminente grandeza de su poder para con nosotros los que creemos, según la operación del poder de su fuerza, la cual operó en Cristo, resucitándole de los muertos y sentándole a su diestra en los lugares celestiales, sobre todo principado y autoridad y poder y señoríoEfesios 1:19.

Anuncios

También debemos considerar que hay quienes se sienten prosperados porque aparentemente tienen todas las cosas que necesitan, cuando en verdad no tienen nada. Aunque también hay de quien podemos decir que en verdad tiene todas las cosas porque llevan una vida conforme a la palabra.

La realidad es que para andar y vivir en prosperidad hay que ser prósperos. Eso significa hacer un cambio en nuestro interior fruto de la comunión con el Señor. De ese cambio se desprende una forma de vida que nos lleva a la prosperidad.

Los problemas económicos

Se habla mucho de que estamos en los últimos tiempos, como también se habla de los problemas económicos que sufre la humanidad a causa de los malos gobiernos. Aunque la Palabra habla de estas situaciones y de los últimos días como un conjunto diciendo.

Porque tú dices: Yo soy rico, y me he enriquecido, y de ninguna cosa tengo necesidad; y no sabes que tú eres un desventurado, miserable, pobre, ciego y desnudo. Por tanto, yo te aconsejo que de mí compres oro refinado en fuego, para que seas rico, y vestiduras blancas para vestirte, y que no se descubra la vergüenza de tu desnudez; y unge tus ojos con colirio, para que veas” Apocalipsis 3:17-18.

Anuncios

Son tiempos donde hay quienes tienen muchas cosas temporales, pero son muy pobres en lo espiritual, aunque ellos no se den cuenta.

Lo primero que debemos tener claro es que la prosperidad es más que tener dinero.

Por ejemplo. “Jehová estaba con José, y fue varón próspero; y estaba en la casa de su amo el egipcio. Y vio su amo que Jehová estaba con él, y que todo lo que él hacía, Jehová lo hacía prosperar en su manoGénesis 39:2-3. Otra cosa que debemos saber es que donde está un hombre próspero, todo lo que está a su alrededor prospera.

Y para ser prósperos debemos ser perseverantes. Tenemos que tener en cuenta que no se trata solo de dinero, sino que el objetivo final de la vida cristiana es la salvación del alma que logramos con nuestro cambio de vida. Así que no podemos esperar resultados diferentes haciendo lo mismo.

Seremos prosperados por el Señor, pero nosotros deberemos mantenernos prosperados. Recuerden cómo el hijo pródigo fue prosperado al recibir la herencia. Pero la dilapidó, y a partir de ahí comenzó a faltarle todo.

Permaneced en mí

El Señor dijo: “Ya vosotros estáis limpios por la palabra que os he hablado. Permaneced en mí, y yo en vosotros. Como el pámpano no puede llevar fruto por sí mismo, si no permanece en la vid, así tampoco vosotros, si no permanecéis en mí. Yo soy la vid, vosotros los pámpanos; el que permanece en mí, y yo en él, éste lleva mucho fruto; porque separados de mí nada podéis hacerJuan 15:3-5.

Anuncios

Es decir que para mantenernos prosperados es necesario ser fiel al Señor en todo momento en cuanto a lo que nos pide. Pero además siendo buenos mayordomos a través de una buena administración de nuestros ingresos.

También debemos saber que no es posible hablar de prosperidad sin hablar del mandamiento de ofrendar, diezmar, y dar limosna. Recordemos que somos bendecidos para bendecir. Somos prosperados para dar.

Por lo que diezmar y ofrendar según hayamos prosperado y no por obligación es lo que desata la abundancia que el Señor nos da para que podamos bendecir a otros. Por eso nos dice: “Dad, y se os dará; medida buena, apretada, remecida y rebosando darán en vuestro regazo; porque con la misma medida con que medís, os volverán a medir Lucas 6:38.

Acerca Reenier Prado

Amante de la palabra de Dios y nuestro Señor Jesucristo. Mi pasión es redactar mensajes cristianos para evangelizar a las naciones.

También Revise

Predicas Cristianas.. Siembra y cosecha

Siembra y cosecha

Hay dos formas de ver la vida, en pecado o en el Espíritu de Dios. El mundo siembra corrupción, siembra pecado, no piensan que eso que siembran cosechan...

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.