La resurrección que abrió todas las puertas

b. El Jesús resucitado vino a darnos el Espíritu (vers. 22)

Así que permítanme señalar cierre del poder y el propósito que Jesús da. Ambos se mencionan en los versículos 21–22. Y cuando hubo dicho esto, sopló sobre ellos y les dijo: «Recibid el Espíritu Santo«. Jesús iba a derramar el Espíritu Santo cuando ascendió al cielo (Hechos 2:33).

Eso sucede unas siete semanas después de su resurrección. Leemos sobre esto en el primer capítulo de Hechos. “Pero recibirás poder cuando el Espíritu Santo haya venido sobre ti” (Hechos 1:8). La obra del Espíritu Santo que Jesús da nos capacita para hacer lo que nosotros simplemente no podemos hacer por nuestra cuenta. 

Él nos da poder. Él respiró sobre ellos y les dijo: “Recibid el Espíritu Santo'». No dijo: Recíbalo en este mismo momento. En efecto, dijo: Date cuenta de que mi aliento, mi vida, mi palabra estarán en el Espíritu Santo

Hemos visto esto antes en Juan 14. Jesús dijo: “No te dejaré como huérfanos; Vendré a ustedes” (Juan 14:18). El Jesús resucitado y vivo ha venido a nosotros. Nos ha enviado el Espíritu Santo.  Después de la resurrección el gran regalo de Jesús ha sido darnos el Espíritu Santo.

IV. CONSIDEREMOS EL HECHO DE LA COMISIÓN DEL PADRE

Qué palabras tan dulces escucharon los discípulos. “Como me envió el Padre”; eso es, de la misma manera que él me envió al mundo así también yo los envío a todos ustedes.  Así que después de recibir la paz de Cristo y la promesa que tenía que ver con la llegada del Espíritu Santo, Jesucristo les entregó el encargo más grande, para la empresa más grande que se haya conocido: la evangelización del mundo. 

Observe como este texto es todo un anticipo de Hechos 1:8. Antes que Cristo ascendiera al cielo se aseguró en darle a sus discípulos su gran comisión, pero tal comisión solo sería cumplida con el poder del Espíritu Santo.

De modo que no podemos predicar ni alcanzar a otros para Cristo a menos que estemos investidos del poder del Espíritu Santo.  Jesús no tenía otros representantes sino ellos. Ellos serían sus embajadores, sus testigos, sus apóstoles (enviados) para seguir con la obra comenzada.

Muchos ignoramos que la Gran Comisión fue dada después que Jesús resucitó. Nos entusiasma el hecho glorioso que el domingo, el primer día de la semana, Jesús se levantó para vivir para siempre. Pero se nos olvida que el gran propósito de su resurrección fuera que nosotros siguiéramos la obra que él había dejado.  ¿He entendido por qué Jesús resucitó?

CONCLUSIÓN

El apóstol Pablo afirmó que si Cristo no resucitó “vana es nuestra fe”. Por lo tanto, la razón de nuestra fe y esperanza se debe al hecho mismo de la resurrección.   Hace más de dos mil años que esto pasó y lo que sostiene nuestra fe es el milagro de la tumba vacía.

Los discípulos estaban encerrados por miedo a morir como su Maestro. Pero cuando sus temores los mantenían presos en una casa, Jesús se presentó ante ellos. Y ellos le escucharon, le vieron, fueron comisionados, y se regocijaron con un gozo que transformó sus vidas, pues desde aquel entonces fueron llenos de valor y del poder del Espíritu Santo.

Mis amados Jesucristo ha resucitado. Ahora somos poseedores del mismo gozo. ¡Cristo está aquí!  Él espera que estés dispuesto a recibirle. Como hizo con sus discípulos la noche de aquel primer domingo, él puede hablarte y disipar tus temores, desarrollar tu fe y revelarte un futuro victorioso y glorioso después de la muerte.

© Julio Ruiz. Todos los derechos reservados.

Central de Sermones.. Predicas Cristianas

Acerca Julio Ruiz

Pastor en Virginia en los Estados Unidos, con 42 años de experiencia de los cuales 22 los dedicó en Venezuela, su país de origen. Otros 9 años los dedicó a pastorear en Vancouver, Canadá y los últimos 9 años en Columbia Baptist Church en su ministerio hispano, donde estuvo hasta agosto del (2015). A partir de octubre del mismo año (2015) comenzó una nueva obra que llegó a constituirse en iglesia el 22 de mayo de 2016 bajo el nombre de Iglesia Bautista Ambiente de Gracia en la ciudad de Burke, Virginia. El pastor Julio es Licenciado en Teología y ha estudiado algunas cursos para su maestría en Canadá. Además de haber sido presidente de la convención bautista venezolana en tres ocasiones, también fue profesor del seminario teológico bautista. El pastor Julio por espacio de unos 18 años publica sus sermones y artículos por estos medios. Es casado con Carmen Almera Ruiz y tiene tres hijas y una nieta: Laura, Oly, Sara e Isabella. Si usted quiere comunicarse con el pastor Julio, llámelo al (571) 251-6590.

También Revise

Terminando en Victoria - Predicas Cristianas

Terminando en Victoria

Predicas Cristianas.. ¿Como conseguir la victoria? Cada proceso que pasamos tiene una motivación, básicamente el Señor quiere perfeccionarnos, cada escalera..

4 Comentarios

  1. David González Lara

    Dios bendiga al pastor Julio, son de gran bendición a nuestra vida sus prédicas, lo saludamos desde Villahermosa Tabasco México!

  2. Rafael Olivero

    Excelente sermón del pastor Julio Ruiz, muy edificante y alentador. que Dios lo continúe bendiciendo.

    • Gracias mi hermano Rafael, el proposito de estos sermones es edificar al cuerpo de Cristo y llevar a los perdidos a los pies de Cristo, si eso lo logramos este trabajo habra dado su fruto.

      Dios te bendiga

  3. Luis Alberto Ruiz Morales

    Gracias pastor Ruiz, que edificantes y consoladoras palabras para mi vida espiritual,y por supuesto para compartir.
    Él Señor lo siga bendiciendo grandemente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *