¿Cómo cuidamos la mente?

Predicas Cristianas

Prédica de Hoy: ¿Cómo cuidamos la mente?

Introducción

Las imágenes se tornaron recurrentes. Emergían con la rapidez de un destello de luz en una noche oscura. Eran secuencias mezcladas, como en una película sin forma, de aquellas que viajan del pasado al futuro y del futuro al presente, sin dar tiempo a procesar las escenas. En todos los pensamientos abundaban inclinaciones a la perversión.

Joaquín estaba desesperado. No concebía que como cristiano estuviera enfrentando una situación así. En su mente se libraba una tremenda batalla. De un lado estaba su convicción de creyente, comprometido con asumir fidelidad a Cristo, pero de otra parte, emergía esa naturaleza carnal, inclinada a todo lo prohibido.

–Dios mío, ayúdame por favor…–repetía con angustia en medio de la desesperación que le despertaba el sentirse atrapado en una red de la que no podía escapar.

Y aunque su llamado al Señor en procura de fortaleza, nacía en lo más profundo de su corazón, experimentaba la frustración de ver como sus pensamientos eran nuevamente dominados por la lascivia, y ese deseo—por momentos irrefrenable—de llevar a la práctica todo lo que concebía.

Y ahí estaba, pasadas las diez de la noche. Acababa de llegar de un culto que le pareció maravilloso, en el que el Espíritu de Dios se había movido poderosamente, y él, conectándose a una página de pornografía, aprovechando que sus padres se habían acostado.

Aunque sabía que buscar aquellas imágenes plagadas de maldad eran las que le mantenían atado, consideraba que le resultaba muy difícil renunciar a tales prácticas. Su mente estaba gobernada por imágenes de perversión…

¿Cómo cuidamos la mente? Lo que pensamos, hacemos…

Hasta tanto aceptemos el hecho de que lo que pensamos está íntimamente ligado con nuestro comportamiento, estaremos amarrados a la maldad. Si permitimos que nuestros ojos vean toda la maldad que vende Websites de la Internet, revistas, películas o incluso relatos, estaremos dando vueltas como en un círculo vicioso, levantándonos y cayendo.

Hay un principio dinámico en la Biblia que debemos grabar en lo más profundo de nuestro ser y traerlo a colación cada vez que percibamos, directa o indirectamente cualquier información: “Porque cual es su pensamiento en su alma, tal es él…” (Proverbios 23:7)

El Señor Jesucristo advirtió sobre la necesidad de cuidar nuestro corazón, que en términos prácticos, es esa parte donde procesamientos y guardamos toda la información que posteriormente dejamos emerger con palabras y acciones: Él dijo que “…del corazón salen los malos pensamientos, muertes, adulterios, fornicaciones, hurtos, falsos testimonios, blasfemias. Estas cosas son las que contaminan al hombre” (Mateo 15:19-20)

Acerca Fernando Alexis Jiménez

Fernando Alexis Jiménez
Fernando Alexis Jiménez es periodista, profesión que ha ejercido por más de treinta años en radio y prensa de su país. Cursó su formación eclesial en el Seminario Bíblico Alianza de Colombia, en donde recibió la Licenciatura en Teología. Ha realizado otros estudios, a nivel superior, relacionados con la Comunicación Social y Ciencias Religiosas. Junto con su esposa, Lucero, son fundadores de la Iglesia Misión Edificando Familias Sólidas (Colombia).

También Revise

Estudios Biblicos - ¿Diezmos en la Gracia y para el pueblo gentil?

¿Mi ofrenda, sirve para algo?

Predicas cristianas. Entre las apariencias y un corazón sincero. Sin importar si soy pobre o con recursos, hay cuestionamientos como: ¿si lo poco o mucho que..?

Un comentario

  1. Juan Carlos Leal Trespalacios

    Totalmente de acuerdo
    Es lo que esta faltando en el liderazgo de la iglesia de hoy.Vemos mucho celos,envidia ymas que todo chisme.Debemos hacer un pare y mirar que estamos atesorando en elcorazon.

Leave a Reply

Your email address will not be published.