La ofrenda de Abel

Predicas Cristianas

Predicas Cristianas Texto Biblico: Génesis 4:3-4 «Y aconteció andando el tiempo, que Caín trajo del fruto de la tierra una ofrenda a Jehová. 4 Y Abel trajo también de los primogénitos de sus ovejas, de lo más gordo de ellas. Y miró Jehová con agrado a Abel y a su ofrenda.» (RVR1960)

Introducción

Pasó el tiempo, Adán y Eva tuvieron hijos e hijas. El primero de los hijos de ellos fue Caín, su primogénito. Luego tuvieron un hijo llamado Abel. Adán había salido del huerto del Edén, donde Dios proveía para ellos y los cuidaba. Después que el pecado entró en la humanidad, una de las maldiciones de Dios fue que la tierra sería difícil de cultivar, produciría esta espinos y plantas que dificultarían la agricultura. 

En el huerto de Edén las cosas eran diferentes, el huerto producía todo tipo de plantas buenas para comer, no se necesitaba trabajar la tierra pues por su propia naturaleza y por la bendición de Dios era fructífero. Pero ahora Adán debía trabajar la tierra para producir el alimento necesario para su sustento.

Los primeros hombres en la tierra comenzaron a trabajar, muestra de ellos fue Caín y Abel, quienes fueron el uno agricultor y el otro pastor de ovejas. Ellos no habían estado dentro del huerto, por tanto todo lo que conocían era trabajar para obtener su alimento. No así Adán, quien había conocido la provisión de Dios en el huerto.

1. La ofrenda a Dios

La biblia dice que andando el tiempo ambos trajeron una ofrenda a Dios. Dos cosas podemos observar acerca de esta ofrenda que trajeron a Dios.

a. El tiempo

No se encuentra el registro del tiempo en el que ellos trajeron la ofrenda a Dios. Pudo haber sido poco tiempo o pudo pasar mucho tiempo en el que ellos trajeron la ofrenda a Dios. Lo que sí se infiere es que ambos eran personas adultas cuando trajeron su ofrenda. Después de los acontecimientos de la ofrenda a Dios, Caín tuvo su primer hijo.

El tiempo entonces no es tan importante para traer una ofrenda a Dios. Es decir, no debemos esperar una día especial ni una celebración en específico. Podemos traer una ofrenda a Dios en cualquier momento. Aunque Dios posteriormente si decretó algunas celebraciones especiales con el pueblo de Israel, en un principio no fue así. Por tanto, sea nuestra ofrenda espontánea al Señor.

b. Ofrendaron del fruto de su trabajo

Lo que ambos trajeron a Dios fue el fruto de su trabajo, no traían cosa diferente. Caín trajo del fruto de la tierra y Abel del fruto de sus ovejas. De lo que tenían a mano es lo que trajeron en ofrenda a Dios.

Dios no pide ofrendas que están fuera de nuestro alcance. No pide que las busquemos si no las tenemos. Jesús cuando vio la ofrenda en el templo se agradó de la ofrenda de la viuda pobre, e indicó que ella había dado más que todos los presentes (Marcos 12:43).

En realidad ella dio en la ofrenda un valor menor que el resto de personas, pero para la pobre viuda era una gran cantidad, pues es todo lo que tenía para su sustento. Los demás ofrendaban de lo que les sobraba, no asi esta viuda que entregó todo.

Esto demuestra que en nuestra mano está el traer ofrenda a Dios. Él nos ha provisto de muchas bendiciones y de lo que tenemos debemos traer ofrenda a Dios. Pero no como obligación sino de forma voluntaria.

2. La reacción de Dios

Caín trajo del fruto de la tierra, pero Abel trajo de los primogénitos de sus ovejas, lo más gordo de ellos. Abel apartó lo mejor para Dios, Caín simplemente trajo una ofrenda. Dios se agradó de la ofrenda de Abel pero no miró con agrado la ofrenda de Caín.

Lo que provocó el agrado de Dios por la ofrenda de Abel no fue la cantidad, pues como vimos la ofrenda de la viuda pobre, ella dio menos que los demás en cantidad pero el valor que tenía para ella ese dinero era mucho.

Dios no se agradó en que era más la ofrenda de Abel, sino que ofrendo con fe. Así nos indica su palabra en Hebreos 11:4. En el capítulo de la fe, Hebreos 11, el primer nombre que se menciona es el de Abel.

Cuando traemos ofrenda a Dios debemos entregarla con fe. Debemos entregar sabiendo a quien es el que estamos ofrendando. Al Dios Todopoderoso es a quien debemos ofrecer lo que traemos.

Acerca Raimundo Linares

Me gusta trabajar para la obra de Dios, y publicar redacciones de predicas cristianas para compartir con mis hermanos en la fe. Saludos y muchas bendiciones desde Maracaibo, Venezuela.

También Revise

Predicas Cristianas.. La supremacía de Cristo

La supremacía de Cristo

Prédicas Cristianas.. Lo que Pablo nos plantea es que ¡Cristo debe reinar en la iglesia! Él debe ser su vida y su razón de ser. La idea de primogénito que fue..

Un comentario

  1. Esther Arroyo Rivera

    Gracias por los sermones,es una bendición para mi vida

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *