¿Qué quieres que te haga?

Predicas Cristianas

Predicas Cristianas Texto Biblico: «Entonces vinieron a Jericó; y al salir de Jericó él y sus discípulos y una gran multitud, Bartimeo el ciego, hijo de Timeo, estaba sentado junto al camino mendigando. 47 Y oyendo que era Jesús nazareno, comenzó a dar voces y a decir: !!Jesús, Hijo de David, ten misericordia de mí!» Marcos 10:46-47

Introducción

Como Bartimeo, estuvimos en otro tiempo sin ver las cosas espirituales del reino de Dios. Pero Él tuvo misericordia de nosotros llamándonos a su redil. Este es el más grande milagro que una persona puede recibir. 

Este pasaje de las escrituras nos deja grandes enseñanzas que debemos aprender. Iniciando con el estado de Bartimeo, quien era conocido por no tener visión y se sentaba en el camino a pedir limosna. Pero este no fue impedimento para que le pidiera ayuda a Jesús.

Da voces (vers. 47)

Bartimeo no pudo ver a Jesús, pero se enteró que Él pasaba por el lugar. La reacción de Bartimeo fue dar voces esperando ser escuchado por el Maestro. Él lo hizo pues sabía que el Señor tenía el poder para hacer en él un milagro.

Es lo primero que debemos comprender, que en Dios está todo el poder y es suficiente para sanarnos, sacarnos de cualquier tribulación y darnos libertad. Él ya lo hizo todo, solo necesitamos comprender que Él puede hacerlo todo y que lo quiere hacer en nuestra vida. El milagro no es para alguien más, sino para nosotros. Debemos apropiarnos del milagro y pedirle a Dios. 

Bartimeo empezó a gritar, a pedirle a Jesús misericordia. Aunque la gente le empezó a decir que callara, él gritaba mucho más. El enemigo muchas veces trata de impedir nuestras oraciones a Dios, pero en lugar de detenernos lo que debemos hacer es insistir mucho más en orar a Dios y pedirle. Que nada nos impida llegar al trono de Dios con nuestras peticiones, si esto hacemos seguro obtendremos lo que necesitamos. 

Lo que debe importarnos cuando pedimos a Dios es que Él nos escuche. No importa que nuestra petición parezca imposible, Dios tiene el poder. Eso es lo que realmente importa, si Él nos escucha todo parece fácil para Él.

Levántate, te llama (Marcos 10:49)

Gracias a la insistencia de Bartimeo el Señor se detuvo y lo llamó. Logró vencer sus limitaciones, logró que el Señor le escuchara a pesar de que le impedía que hablara. Logró su objetivo y el Señor le escuchó. 

Bartimeo entonces se levantó y dejó su capa. La capa era lo que lo identificaba como persona sin vista, pero él al levantarse dejó su capa. Esta fue una señal de fe, que su milagro ya estaba hecho, aunque todavía no podía ver, sabía que el maestro le había escuchado y eso era suficiente para él. Dios pide que actuemos en fe, así como Abraham (Padre de multitud) se llamaba así aun cuando no tenía hijos. Así nosotros debemos actuar por medio de esa fe. 

Debemos movernos en fe, y como dice la biblia, llamar las cosas que no son como si fuesen ya. Bartimeo así lo hizo y dejó su capa pues sabía que su milagro ya estaba hecho. No se quedó en el suelo, sino que se levantó y se acercó al Señor. 

¿Qué quieres que te haga? (Marcos 10:51)

Esta fue la pregunta que le hizo Jesús. Ya solo falta la respuesta de Bartimeo para que el Señor actúe. Bartimeo responde y le pide a Jesús que recobre la vista. Dios espera nuestras oraciones, Él quiere que estemos seguros de lo que estamos pidiendo. 

Debemos sobrepasar nuestras limitaciones y clamar a Dios por nuestro milagro. Él nos escuchará y nos preguntará qué es lo que queremos. Acercarnos a Dios es el primer paso y cuando estemos en su presencia debemos saber que es lo que estamos pidiendo. La biblia dice que no sabemos qué es lo que debemos de pedir, pero obtenemos ayuda del Espíritu Santo. 

Pidamos ayuda al Espíritu Santo para pedir conforme Dios quiere que lo hagamos. Lo más importante es decirle a Dios que se haga su voluntad, pues Él conoce todas las cosas y su voluntad es más importante que la nuestra. Bartimeo responde y Jesús da las palabras y el milagro es hecho. 

Sigamos al Señor

La fe mueve montañas (Mateo 17:20). La fe en Dios es lo suficiente para ver milagros. Bartimeo recobró su vista y empezó a seguir al Señor. Actuemos como Bartimeo, clamemos a Dios por nuestro milagro, estemos claro que debemos pedir y que la voluntad de Dios es mejor que lo que pedimos. Actuemos en fe cuando el Señor nos escuche pues Él quiere que tengamos la suficiente fe y adorémosle con todo nuestro corazón.

Confía en Dios y solamente en Él, nadie puede hacer nada por nosotros solo su poder y amor. Sobrepasemos las limitaciones, lo único que necesitamos es que Dios nos escuche. Una vez Él nos escucha el milagro está hecho. Dios tiene el poder para hacer el milagro. Dios quiere hacer el milagro en nosotros. Tengamos fe y Dios hará el milagro. Dios puede, Dios quiere, Él hará. 

El Señor pregunta ¿Qué quieres que te haga? Respóndele.

© Raimundo Linares. Todos los derechos reservados.

Central de Sermones… Predicaciones Cristianas

Acerca Raimundo Linares

Me gusta trabajar para la obra de Dios, y publicar redacciones de predicas cristianas para compartir con mis hermanos en la fe. Saludos y muchas bendiciones desde Maracaibo, Venezuela.

También Revise

Predica de Hoy: El Pastor y Su Oveja Perdida

Oveja perdida

Predicas Cristianas. ¿Estás tú rindiéndote a su amor que te busca, o estás alejándote más y más de él? Él ha venido a buscarte; no lo dejes buscar en vano..

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.