Para ser bendecido

Lo bendijo, y le mandó diciendo

Hay en esta frase algo que muchos cristianos no saben, y si lo saben no lo tienen en cuenta. Dios tiene su bendición sobre sus hijos. Pero éstos deben ser obedientes al encargo, al requerimiento que viene junto a la promesa.

El que creyere y fuere bautizado, será salvoMarcos 16:16. Fe y bautismo es la condición para ser salvo.

Solamente esfuérzate y sé muy valiente, para cuidar de hacer conforme a toda la ley que mi siervo Moisés te mandó; no te apartes de ella ni a diestra ni a siniestra, para que seas prosperado en todas las cosas que emprendasJosué 1:7.

Esfuerzo, valentía y obediencia es la condición para ser prosperado. Condición y promesa son dos cosas que el Señor ha unido y por esto resulta imposible recibir la bendición sin cumplir con la condición necesaria.

Al principio dijimos que el matrimonio es muy importante para Dios, pues como dijimos también recién entre condición y bendición, son uniones que no deben separarse. Isaac le dijo a Jacob: “Levántate, ve a Padan-aram, a casa de Betuel, padre de tu madre, y toma allí mujer”. Esto era para que no se mezclara con las hijas de los hombres de Canaán en yugo desigual.

Y  esto también es necesario que el creyente haga para recibir la bendición. Así como en un matrimonio se hacen una sola carne, si un creyente se une al mundo o a las cosas del mundo, se hace una sola cosa con este y de esta manera es imposible alcanzar la bendición.

El Señor quiere a sus hijos esperando solo de Él las bendiciones, pues si “el que se une al Señor, un espíritu es con él1 Corintios 6:17. No podemos esperar bendiciones a través de los medios que el mundo emplea, “Porque su astucia es falsedadSalmo 119:118.

CONCLUSIÓN: 

La bendición está en manos de Dios, “el Dios omnipotente te bendiga, y te haga fructificar y te multiplique” (Génesis 28:3). Y éste es soberano para determinar a quién entregarla, en qué forma y en qué tiempo hacerlo.

«la cual a su tiempo mostrará el bienaventurado y solo Soberano, Rey de reyes, y Señor de señores, 16 el único que tiene inmortalidad, que habita en luz inaccesible; a quien ninguno de los hombres ha visto ni puede ver, al cual sea la honra y el imperio sempiterno. Amén. 17 A los ricos de este siglo manda que no sean altivos, ni pongan la esperanza en las riquezas, las cuales son inciertas, sino en el Dios vivo, que nos da todas las cosas en abundancia para que las disfrutemos.»  1 Timoteo 6:15-17.

Por esto debemos aprender a confiar y esperar en Él. No uniéndonos con el mundo y sus astucias para prosperar sino buscando en esa unidad que hemos hecho con Cristo y que nos dice: “Buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidasMateo 6:33.

Lo que sí debemos comprender, es que para recibir esta bendición sin tener que pagar un alto precio por ella, debemos de cumplir los requisitos que la Palabra de Dios establece, haciendo nuestras las indicaciones que David diera a Salomón.

Esfuérzate, y sé hombre. Guarda los preceptos de Jehová tu Dios, andando en sus caminos, y observando sus estatutos y mandamientos, sus decretos y sus testimonios, de la manera que está escrito en la ley de Moisés, para que prosperes en todo lo que hagas y en todo aquello que emprendas; para que confirme Jehová la palabra que me habló1 Reyes 2:2-4.

Moisés y toda esa generación de hijos de Dios fueron rebeldes y soberbios, tenían la promesa sobre ellos y el costo de esa desobediencia fueron cuarenta años en el desierto y que recién sus hijos recibieran la bendición.

En este día el Señor quiere finalizar su mensaje dirigiéndose a esos rebeldes y desobedientes que todavía hay en su pueblo, a aquellos que se privan de la bendición por no cumplir con Él, y quiere hacerlo con las mismas palabras que lo hizo a Moisés: “¿Hasta cuándo no querréis guardar mis mandamientos y mis leyes?Éxodo 16:28.

Hermano, hermana, la bendición de Dios está sobre ti y Él quiere derramarla. ¿Hasta cuándo vas a demorarla? Recuerda que no se puede separar el requerimiento de la promesa como no se puede separar la obediencia de la bendición.

De esta manera hizo Ezequías en todo Judá; y ejecutó lo bueno, recto y verdadero delante de Jehová su Dios. En todo cuanto emprendió en el servicio de la casa de Dios, de acuerdo con la ley y los mandamientos, buscó a su Dios, lo hizo de todo corazón, y fue prosperado2 Crónicas 31:20-21.

© Ricardo Hernández. Todos los derechos reservados.

Central de Sermones… Predicas Cristianas

Acerca Ricardo Hernandez

Servidor de nuestro Señor Jesucristo. Entregue mi vida a Cristo hace más de 20 años, y me gusta compartir los mensajes cristianos que Dios pone en mi corazón.

También Revise

La Iglesia vs. el Anticristo | Predicas Cristianas

La Iglesia vs. el Anticristo

Predicas Cristianas.. El anticristo profético es un personaje que siempre acapara la atención de muchísimas personas. Es tema de controversias teológicas y..

Un comentario

  1. Muchas veces me he preguntado por qué Dios no me bendice, y hoy tuve respuesta. Gracias y bendiciones

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *