La vacuna contra el desanimo

Predicas Cristianas

Predicas Cristianas Texto Biblico: 2 Timoteo 2:1-10

 INTRODUCCIÓN:

¿Se ha sentido alguna vez desanimado? Bueno, si no es así usted debiera estar ya con el Señor porque en el cielo no hay desánimo. Se cuenta una que vez que Martin Lutero estaba en una situación penosamente intranquilo por sus propios pecados, por la maldad del mundo, y por los peligros que rodeaban a la iglesia.

En ese momento entró su esposa, vestida de luto, se acercó a donde estaba su esposo, y con gran sorpresa éste le preguntó quién había muerto. Sorprendido por cómo estaba vestida su mujer, comenzaron el siguiente diálogo.

–¿No sabes? ¡Dios en el cielo ha muerto! –Pero ¿cómo puede Dios morir? ¡Él es inmortal! –¿Es cierto esto? –¡Indudablemente! ¿Cómo puedes dudarlo? ¡Tan cierto como que hay Dios en el cielo, es que él nunca morirá! –Y, entonces, si Dios no está muerto ¿por qué estás tan desalentado y abatido? En ese momento comprendió cuán sabia era su esposa y al final dominó su desánimo y siguió adelante.

El desánimo ha sido parte de la vida de muchos hombres de Dios. Moisés se desanimó y hasta le dijo a Dios que se encargará de su pueblo que había sacado de Egipto. Elías se desanimó hasta el punto de querer morirse. Jonás se desanimó y le pidió a Dios que lo matara. David, el hombre conforme al corazón de Dios llegó a preguntarse: “¿Por qué te abates, oh alma mía, y te turbas dentro de mí?” (Salmos 42:5).

Pero la determinación de David de “espera en Dios; porque aún he de alabarle; salvación mía Dios mío” debe ser la de todos aquellos que pasan por este tiempo donde el desánimo gobierna y parece no haber salida.  La presente pandemia ha estado generando otro virus llamado el “desánimo”. Pero si bien es cierto que para el primero todavía no se ha encontrado una vacuna, si lo hay para el desánimo. Ese es nuestro tema para hoy. Veamos, pues, en qué consiste la vacuna contra el desánimo.

I. EN ESFORZARNOS EN LA GRACIA DE JESÚS

Esforzado: Valiente, decidido, luchador, animoso, alentado, de gran corazón y espíritu, por ser alguien o en algo. Estar en disposición de poder hacerlo.

a. El imperativo es “esfuérzate” (vers. 1)

Dios pudo haberles entregado a los israelitas la tierra prometida de una vez en lugar de durar cuarenta años en el desierto. ¿A caso no merecían esto después de semejante tiempo de pruebas? Sin embargo, unido a la seguridad de la entrega de la tierra, a Josué se le dice en varias ocasiones que se esfuerce: Esfuérzate y sé valiente” (Josué. 1:6). Pero no solo que se esfuerce, sino que sea “muy valiente” (vers. 7). Y le vuelve a decir no solo que se esforzara, sino le dio la orden: “Mira que te mando…” (vers. 9).

Recordemos que Josué fue discípulo de Moisés. La vida de aquel discípulo estuvo rubricada por la constancia. No pueden formarse discípulos sin que exista esta actitud del espíritu. Contamos de parte de Dios con todos los recursos, el esfuerzo es la parte humana para lograr los éxitos.

John Morgan, de los siglos anteriores lo expresó así: “Lograr el éxito, no por herencia, sino por el esfuerzo personal, es el más grande regocijo de la vida”. (Diccionario de Virtudes y Pecados, pág. 34). “Esfuérzate” es el imperativo que más se demanda del discípulo. Vea la forma tan personal que usa Pablo, se dirige a Timoteo, “tú”.

b. Esforzarse en la gracia de Cristo (vers. 1b)

En el campo espiritual el esfuerzo que se aplica para hacer la obra del Señor está respaldado por la gracia del Señor. Muchos de nosotros estaríamos de acuerdo en señalar que el gran enemigo del esfuerzo, que debiera caracterizar al discipulado, es la falta de constancia y disciplina. Tenemos una cantidad de programas inconclusos.

En el campo del discipulado a lo mejor ponemos a prueba lo mejor que sale todos los años, pero no vemos los resultados. A Timoteo se le pidió que se esforzara frente a las enormes responsabilidades que tenía por delante, pero con la bendición que tal esfuerzo lo haría fusionado dentro de lo que ofrece la gracia de Cristo. No lo haría solo.

Y aquí es bueno recordar, que, aunque la gracia nos presenta una salvación gratuita, el discipulado, como lo dijo el Dr. Billy Graham, “lo costará todo”. No puede haber discipulado sin esfuerzo alguno. Por ser esto el corazón de la Gran Comisión es un asunto muy serio que demanda mi gran esfuerzo. Y por eso necesitamos la gracia del Señor, pues sin ella todo será en vano. Pablo escuchó del Señor “bástate mi gracia…” (2 Corintios 12:9).

Acerca Julio Ruiz

Pastor en Virginia en los Estados Unidos, con 42 años de experiencia de los cuales 22 los dedicó en Venezuela, su país de origen. Otros 9 años los dedicó a pastorear en Vancouver, Canadá y los últimos 9 años en Columbia Baptist Church en su ministerio hispano, donde estuvo hasta agosto del (2015). A partir de octubre del mismo año (2015) comenzó una nueva obra que llegó a constituirse en iglesia el 22 de mayo de 2016 bajo el nombre de Iglesia Bautista Ambiente de Gracia en la ciudad de Burke, Virginia. El pastor Julio es Licenciado en Teología y ha estudiado algunas cursos para su maestría en Canadá. Además de haber sido presidente de la convención bautista venezolana en tres ocasiones, también fue profesor del seminario teológico bautista. El pastor Julio por espacio de unos 18 años publica sus sermones y artículos por estos medios. Es casado con Carmen Almera Ruiz y tiene tres hijas y una nieta: Laura, Oly, Sara e Isabella. Si usted quiere comunicarse con el pastor Julio, llámelo al (571) 251-6590.

También Revise

La Iglesia vs. el Anticristo | Predicas Cristianas

La Iglesia vs. el Anticristo

Predicas Cristianas.. El anticristo profético es un personaje que siempre acapara la atención de muchísimas personas. Es tema de controversias teológicas y..

Un comentario

  1. Leticia Ochoa Chavez

    Agradezco a Central de sermones por darme la oportunidad de conocer sus sermones han sido de gran bendición a mi vida, incluso lo compartí con la congregación. En particular al pastor Julio Ruiz por este sermón muchas gracias. Dios le bendiga en gran manera.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *