El poder de la unidad

Debemos como hermanos caminar en la misma dirección. En esa dirección que nuestro Padre indica, en la dirección de predicar su palabra a toda nación. En la dirección de darle a Él toda la gloria. En la dirección de obedecer su palabra y no desviarse ni a derecha ni a izquierda. Dios quiere que estemos unidos en Dios. Ahí es donde Él se manifestará con milagros y prodigios.

4) Serán una sola carne (Marcos 10:8)

La base de toda sociedad es la familia. Esta empieza con el matrimonio y se constituye una célula, que pronto crecerá hasta convertirse en una gran familia. Jesús indicó que el hombre dejará a sus padres y se unirá a su mujer, y dejarán de ser dos personas, convirtiéndose en una sola.

La familia es importante para Dios, pues en esta base social podemos encontrar una fuerte unidad y compromiso de todos los miembros. Cada uno cumpliendo su papel y aportando al bienestar y felicidad familiar. Es por eso que el enemigo detesta tanto a la familia.

El enemigo ha buscado siempre debilitar y estorbar esa unión familiar. Por eso atacó a la mujer estando sola, por eso usó a la mujer de Job para que maldijera a Dios. El enemigo busca la desintegración familiar pues sabe que una familia unida es una poderosa arma en las manos de Dios.

Es por eso de mucha importancia que las familias sepan cómo opera el enemigo para identificar sus ataques y mantenerse siempre atentos y unidos a pesar de esos ataques. Para vencernos el enemigo buscará dividirnos. Pero debemos permanecer unidos en Dios. No actuando como dos o más personas, sino actuando como una sola.

Es importante ponerse de acuerdo como pareja y como familia en adorar a Dios juntos, tener ese tiempo devocional en el que cada uno pueda participar en un servicio a Dios. También es importante acudir juntos a la iglesia y realizar alguna actividad a la comunidad en un mismo sentir. Al enemigo esto no le gustará nada, pero obtendremos el favor de Dios.

5) Adán y Eva

Desde Adán y Eva el enemigo ha buscado destruir a la familia y debilitarnos atacando a cada uno de forma diferente.  Es por eso que debemos estar de acuerdo. Ponerse de acuerdo con mi hermano en la fe. Ponernos de acuerdo como pareja, ponernos de acuerdo como familia. Así como Josué podamos decir que mi casa y yo serviremos a Jehová.

Que no importe la circunstancia que estemos pasando, así como Dios está con nosotros en cualquier situación, así debemos estar los unos por los otros. No solo estar presentes cuando las cosas van bien, sino en todo momento debemos apoyarnos los unos a los otros.

Así desbaratamos los planes del maligno, cuando el amor de Dios nos inunda y compartimos ese amor por los demás. No dejemos que el enemigo nos engañe y divida. Siempre es más importante las cosas de Dios que las cosas personales de cada uno. Dios siempre es primero y debemos relacionarnos con personas que tengan el mismo pensamiento. Dios es nuestro Padre y solo a Él debemos servirle.

Conclusión

Desde Adán y Eva el enemigo ha intentado dividir a la familia. Pero el amor de Dios debe ser más fuerte en nosotros y debemos resistir esos ataques. El enemigo busca dividirnos porque sabe que la familia unida es poderosa en Dios.

Sabe que una familia que alaba a Dios esta rodeada de ángeles que acampan alrededor de ellos. Sabe que si la familia permanece unida no puede atacar a ninguno de sus miembros.

Pero no solamente la familia natural debe permanecer unida, sino también la familia espiritual, la familia de la fe. Como vimos anteriormente, debemos sentir una misma cosa y estar unánimes y juntos.

Debemos reunirnos regularmente y estando juntos debemos compartir un mismo propósito, el de adorar y alabar a Dios. Debemos también organizarnos para realizar el servicio a Dios, para el bien de los santos y para alcanzar más almas para el Señor.

Al estar unidos en el nombre del Señor podemos alcanzar grandes cosas. Si pedimos a Dios individualmente tendremos efectos en el reino de Dios, pero ese efecto es multiplicado cuando nos reunimos como hermanos y juntos clamamos a Dios.

La biblia dice que uno de nosotros hará huir a mil, pero dos de nosotros haremos huir a diez mil hombres. Ese es el poder de estar juntos. Juntos haremos correr a diez mil enemigos. 

Porque Dios ha prometido estar enmedio de nosotros cuando nos reunimos en su nombre. Y si Dios va con nosotros nada nos puede detener, nada nos puede hacer frente, pues tenemos al Altísimo en medio nuestro.

El está en medio, delante y alrededor de nosotros.  Ningún enemigo puede atacarnos cuando Dios está a nuestro lado, y Él estará a nuestro lado cuando le invocamos juntos, cuando nos ponemos de acuerdo y pedimos a Él cualquier cosa como uno solo.

© Ricardo Hernández. Todos los derechos reservados.

Central de Sermones… Predicas Cristianas Escritas

Acerca Ricardo Hernandez

Servidor de nuestro Señor Jesucristo. Entregue mi vida a Cristo hace más de 20 años, y me gusta compartir los mensajes cristianos que Dios pone en mi corazón.

También Revise

Un llanto en el cielo

Un llanto en el cielo

Predicas Cristianas. Lo que nos dice las Escrituras es que en el cielo no habrá ni más llanto, ni dolor ni tristeza. Sin embargo con gran sorpresa encontramos..

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *