Mientras llega el torbellino

Predicas Cristianas

Texto bíblico: 2 Reyes 2:1-14

INTRODUCCIÓN

Elías es uno de los profetas más fascinantes de las Escrituras. Su vida fue todo un torbellino. Desde el momento en que salió de la nada para enfrentarse al rey de Israel, siguiendo con sus aventuras de fe en el arroyo seco y la casa de la viuda, su gran victoria en el monte Carmelo, la huida de la malvada Jezabel, su restauración con la comida de un ángel hasta su larga caminata al monte de Sinaí.

Ciertamente la vida de Elías fue tempestuosa, tanto así que Dios le mostró en la cueva tres fenómenos naturales: un poderoso viento, un gran terremoto y un fuego, como para decirle que así había sido su vida hasta ahora.

Anuncios

Pero al final Dios se le reveló en “el susurro de una brisa apacible” (1 Reyes 19:11-12). Y es a partir de allí que Elías entenderá que su vida se estaba preparando para ir a su reposo con su Dios. Así que en medio de ese escenario Dios le recuerda a su profeta que está a punto de sacarlo de la tierra (vers. 1).

Al final Elías se irá de la tierra como vivió, en un torbellino. De esto se trata este mensaje. Pero ¿cómo vivió Elías los últimos días de su vida? Por un lado, él no vivió como alguien que le quedaba poco tiempo. Creo que Elías es un gran ejemplo para aquellos de nosotros que estamos esperando ese momento en que también dejaremos este mundo.

Si fuéramos honestos, toda persona salva aquí admitiría fácilmente que está esperando ansiosamente el momento en que estará en casa con el Señor en gloria. Pero ¿qué vamos a hacer mientras esperamos? Al igual que Elías uno de estos días todos nuestros viajes terminarán.

Aquellos que sean salvos dejarán este mundo por el camino del cementerio o por el camino del rapto al mejor estilo de Elías. Entonces, hasta que llegue ese día debemos vivir nuestras vidas de tal manera que agrademos al Señor y que honremos siempre su nombre haciendo Su voluntad.

Anuncios

¿Cómo vivir hasta que llegue el momento? ¿Cómo hemos de actuar antes que llegue el torbellino y los carros de fuego del rapto? ¿Qué hacer mientras tanto?

I. DEBEMOS SEGUIR VIVIENDO EN LA PROMESA 

a. Podemos ir al cielo sin ver la muerte (vers. 1)

Según este versículo, Elías conocía la preciosa verdad de que iba a llegar al cielo sin tener que pasar por la muerte. Este era un privilegio que solo había disfrutado una persona más en la historia de acuerdo con Génesis 5: 21-24. Aquel hombre fue Enoc, el que caminó con Dios y predijo la segunda venida de Cristo (Judas 14, 15).

Estos dos hombres no vieron la muerte y son ejemplos que alguien podría salir de la tierra sin ver muerte alguna. Y lo que les pasó a ellos podía pasarnos a nosotros también. La Biblia nos enseña que habrá un evento futuro conocido como el rapto.

En ese momento el Señor Jesucristo regresará en las nubes sobre esta tierra, y Él llamará a Su pueblo a su hogar en el Cielo (1 Ts. 4: 13-18). Este es un evento precioso que podría suceder en cualquier momento (1 Cor. 15: 51-52), y cuando suceda, iremos al cielo sin tener que morir. ¡Eso me emociona! En esta parte me uno a la oración que hizo Juan en Patmos: » Amén; sí, ven, Señor Jesús.» (Apocalipsis 22:20).

Esta es nuestra más grande y expectante promesa en toda la Biblia. Que vivamos pensando que seremos levantados. Así dice el texto: “Luego nosotros los que vivimos…seremos arrebatados… (1 Tesalonicenses 4:17).  Este es un evento del cual otros lo saben (verss. 3, 5, 7).

Anuncios

Al leer estos versículos se hace evidente que otros ya sabían lo que pasaría. Los hijos de los profetas lo sabían (verss. 3, 5 y 7).

b. Eliseo lo sabía (verss. 2-6)

Y por supuesto que Elías lo sabía (ver. 9).  De manera que no fue un evento  secreto.  Era algo de lo que todos los profetas hablaban. Así es con el regreso del Señor Jesucristo. El rapto no es un secreto para todo auténtico cristiano. Esto no es algo que ha estado oculto a los hombres.

Jesús ya lo predijo de acuerdo con Juan 14: 3. Pablo, Juan y Pedro escribieron sobre eso (Juan 14:2-3; 2 Tesalonicenses 2; 2 Pedro 3).  El arrebatamiento está muy bien documentado en la Biblia. Por tanto, no hay excusa para que tome a nadie por sorpresa. No hay excusa para el regreso del Señor Jesucristo.

Si eres un hijo de Dios, pero sabes que no andas caminando bien con él, y no te gustaría encontrare con él en esa condición, entonces haz algo distinto para mejorar tus caminos con él.  Si estás perdido y no quieres quedarte acá cuando llegue la Tribulación y después el infierno, ven a Cristo hoy y escapa de ese castigo eterno.

Recuerda que este será un evento impredecible. Debes venir a Cristo hoy. Si vienes a Jesús, por fe, Él salvará tu alma y te preparará para su inminente regreso.

II. DEBEMOS SEGUIR CAMINANDO SIN HACER PARADAS

a. Caminando con propósito (verss. 1-6)

Mientras Elías anticipó su partida de este mundo, continuó viviendo como siempre lo había hecho. Continuó caminando en humilde obediencia ante el Señor Dios. Note su declaración, » El SEÑOR me ha enviado … «, (verss. 2, 4, 6).

Si Elías hubiera sido como muchos en nuestros días, habría pasado sus últimos días en la tierra retirado del servicio. Habría pasado su tiempo haciendo todas las cosas que no había tenido tiempo de hacer mientras estaba sirviendo al Señor.

Sin embargo, Elías conocía una verdad que mucha gente nunca aprende: No hay un llamado más alto que el de seguir al Señor y hacer lo que Él te ordene. Mis hermanos, llegará el día en que podamos dejar de servir al Señor.

Pero, aunque sepamos que nos vamos y que nuestra partida podría ser hoy, debemos buscar vivir vidas llenas con la entrega al llamado del Señor. Mis amados, no habrá jamás un día que podamos dejar de servir al Señor.

Si se le ha pagado el fuego de su corazón y siente que se la ha apagado el deseo de servir al Señor, permítame animarlo a que vuelva a tomar sus herramientas.  Hay mucho trabajo por hacer.  Trabajemos hasta que veamos Su rostro, entonces entraremos en nuestro tiempo de perfecto descanso (Hechos 4: 9).

b. Caminando con progreso (verss. 1-7)

Mientras el Señor guiaba a Elías de un lugar a otro, Dios estaba llevando al profeta al lugar del cual tenía la intención de sacarlo de este mundo.  Estos lugares también le dieron a Elías la oportunidad de recordar su vida y cómo el Señor había obrado en ella de manera tan poderosa y maravillosa.

Acerca Julio Ruiz

Pastor en Virginia en los Estados Unidos, con 42 años de experiencia de los cuales 22 los dedicó en Venezuela, su país de origen. Otros 9 años los dedicó a pastorear en Vancouver, Canadá y los últimos 9 años en Columbia Baptist Church en su ministerio hispano, donde estuvo hasta agosto del (2015). A partir de octubre del mismo año (2015) comenzó una nueva obra que llegó a constituirse en iglesia el 22 de mayo de 2016 bajo el nombre de Iglesia Bautista Ambiente de Gracia en la ciudad de Burke, Virginia. El pastor Julio es Licenciado en Teología y ha estudiado algunas cursos para su maestría en Canadá. Además de haber sido presidente de la convención bautista venezolana en tres ocasiones, también fue profesor del seminario teológico bautista. El pastor Julio por espacio de unos 18 años publica sus sermones y artículos por estos medios. Es casado con Carmen Almera Ruiz y tiene tres hijas y una nieta: Laura, Oly, Sara e Isabella. Si usted quiere comunicarse con el pastor Julio, llámelo al (571) 251-6590.

También Revise

Bosquejos Biblicos... Una Gracia Prometida

¿Qué es la gracia de nuestro Señor Jesucristo?

Predica cristiana, para que la gracia de Dios esté en nuestra vida debemos aprender a vivir haciendo Su voluntad, cumpliendo con Sus mandamientos y sirviendo..

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.