La batalla de la mente (Parte III)

Predicas Cristianas

Muchos de nosotros nos hemos dado por vencido en la batalla de la mente ante los pensamientos del enemigo.

2 Corintios 10:4-5 dice: «Porque las armas de nuestra milicia no son carnales, sino poderosas en Dios para la destrucción de fortalezas, derribando argumentos y toda altivez que se levanta contra el conocimiento de Dios, y llevando cautivo todo pensamiento a la obediencia a Cristo

Recomendamos leer La batalla de la mente (Parte II)

Anuncios

El único camino a la libertad de nuestra mente es vivir una vida de total dependencia a Dios y su Palabra.

Hemos aceptado la idea de que los pensamientos del mundo son mas grandes que los pensamientos de Dios, porque son los que más abundan en nuestra mente. Debemos entender que los pensamientos del mundo y los pensamientos de Dios estarán en una lucha constante por entrar a formar parte de tu estructura de pensamientos, y lo que más alimentemos, de eso estará lleno nuestra vida.

Si en el transcurso del día no has orado, ni leído la Palabra de Dios, ni alabado y adorado a Dios, ni has escuchado una prédica o has leído algún libro cristiano, esta garantizado que en el transcurso del día los pensamientos de derrota, desilusión, inmoralidad, tristeza, amargura, odio, celos, entre otros, tomen control de tu mente porque no encontraron ningún depósito espiritual dentro de ti.

Muchos de nosotros queremos tener fe sin escuchar ni leer la Palabra de Dios, queremos santidad sin sacrificio, y queremos salvación aun viviendo una doble vida. Así de igual forma, estamos hartos de tener los mismos pensamientos de iniquidad y nos hemos conformado a ellos porque no queremos invertir tiempo de calidad con Dios, queremos una mente limpia sin leer la Palabra de Dios y pasar tiempo de calidad con Dios en el transcurso del día.

Si no rodeas tu círculo de influencia con los asuntos de Dios, te verás atrapado en los asuntos de Satanás con este mundo.

He sido víctima de esos malos pensamientos cuando en el transcurso del día he pasado un día de lleno de afanes, y doy testimonio que es fácil tomar malas decisiones cuando no hemos pasado tiempo con Dios y hemos rendido nuestro corazón a él.

Anuncios

Es fácil mentir, engañar, pecar y alojar pensamientos de inmoralidad en nuestra mente, cuando no estamos invirtiendo tiempo de calidad con Dios.

Muchos de nosotros hemos pasado nuestra vida invirtiendo tiempo a nuestros placeres, en nuestra vida natural, afanes, cotidianidad, y cuando vino la crisis (COVID-19), no había fe para combatirla, y terminamos lidiando con ella en nuestras propias fuerzas, acabando así derrotados, desilusionados, desesperanzados y pegándole la culpa a Dios por el proceso.

Es una actitud irresponsable culpar a Dios por nuestra falta de compromiso con nuestra vida espiritual.

Para muchos el mundo se acabó cuando vino la crisis del COVID-19, porque lamentablemente no tenían una vida espiritual activa, pero para otros fue un empuje para sacar su máximo potencial y empezar a ganar almas para Cristo teniendo la seguridad de que Cristo esta pronto al venir y la iglesia necesita estar preparada.

La atmósfera de este mundo solo grita muerte, destrucción, temor, pobreza, política, entre otros, que, si no estamos apegados a las escrituras, terminaremos enredados en esa atmósfera y olvidándonos del Dios y padre de nuestro señor Jesucristo, que vino a traer amor, paz, restauración.

Si no renovamos nuestra mente con la palabra de Dios, vamos a ser instrumento de satanás del mismo anuncio publicitario de muerte y desesperanza que profesa este mundo.

Anuncios

¿Cómo encontrar la libertad de nuestra mente?

Debemos entender que es una batalla espiritual y no natural, y no podemos vencer los pensamientos del mal con armas naturales. (2 Corintios 10:4-5)

Acerca Isangel Alcántara Falcon

Un servidor de nuestro señor Jesucristo que lucha día a día por agradar a Dios, por su misericordia me llamó a predicar su palabra a los perdidos, a sanar a los quebrantados de corazón y a dar libertad a los cautivos, anhelo vivir lo que predico encontrando cambios sobrenaturales en mi vida y con mi testimonio en la vida de otros.

También Revise

Predicas Cristianas.. Siembra y cosecha

Siembra y cosecha

Hay dos formas de ver la vida, en pecado o en el Espíritu de Dios. El mundo siembra corrupción, siembra pecado, no piensan que eso que siembran cosechan...

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.