Jesús Restaura Corazones Rotos

2. COMPASIÓN DE CRISTO

“Y cuando el Señor la vio, se compadeció de ella, y le dijo: No llores.” (Lucas 7:13).

En el Oriente Medio los entierros se efectuaban poco después de que las personas mueren. Usualmente el mismo día. De ser así, Jesús estaría llegando a Naín al atardecer. Lo que me enseña que el Señor siempre llega justo a tiempo. [Lázaro de Betania (Juan 11); Gálatas 4:4]. Todo ocurre en el tiempo de Dios. Jesús no llegaba a la ciudad por casualidad o coincidencia.

Anuncios

Dice Lucas que “cuando el Señor la vio, se compadeció de ella”. A Jesús se le conmovió el corazón al ver el dolor y el sufrimiento de aquella madre. Sintió compasión tanto por su dolor como por la situación desamparada en que había quedado.

Los evangelios testifican de que Jesucristo, el Hijo de Dios, que es Dios, en varias ocasiones se compadeció de las multitudes. (Mateo 14:14; 15:32; 20:34; Marcos 1:41; 8:2). Dice Lucas que el Señor se conmovió al ver la triste condición de aquella pobre mujer.

Los filósofos de la antigüedad [los estoicos] creían que la característica principal de Dios era la apatía, la incapacidad para sentir. Creían que Dios era insensible a las necesidades humanas.

Pero el Dios de la biblia es un DIOS PERSONAL. La biblia asegura que “Como el padre se compadece de los hijos, se compadece Jehová de los que le temen.” (Salmos 103:13).

Anuncios

Demasiadas veces miramos a Dios sólo como Juez y dador de la ley, y nos olvidamos de que su compasión y preocupación por nosotros es eterna. Nunca olvidemos que cuando Dios examina nuestras vidas, recuerda nuestra condición humana. Que somos frágiles, pero Él es fuerte.

Jesús consuela a la mujer diciéndole No llores. Estas palabras que brotaron del corazón compasivo de Cristo sorprenderían a aquella madre desconsolada. Cómo no llorar por un hijo joven que acaba de morir y que lo voy a enterrar. Pero quien decía No llores, tenía todo el poder para cambiar aquellas circunstancias.

No llores por que todo va a cambiar; todo va a estar bien. No llores porque este cuadro lóbrego y triste será transformado en un cuadro de gozo y alegría. No llores porque el dador de la vida está aquí para vencer la muerte. No llores por un hijo difunto, porque pronto lo recibirás vivo de nuevo [1].

Creo firmemente que el Señor sigue llegando justo a tiempo para compadecerse de todos aquellos corazones rotos y afligidos que no encuentran una respuesta. El sigue diciendo sobre tu enfermedad, sobre tus conflictos en el hogar, sobre tus crisis espirituales: No llores.

3. EL MILAGRO DE LA RESURRECCIÓN

Lucas sigue diciendo: “Y acercándose, tocó el féretro; y los que lo llevaban se detuvieron. Y dijo: Joven, a ti te digo, levántate.” (Lucas 7:14). Generalmente el cadáver era envuelto en sudarios y puesto en una estructura plana, semejante a una camilla, llevado por cuatro voluntarios que se turnaban hasta llegar al lugar de la sepultura.

Anuncios

Cristo “acercándose, tocó el féretro”. Nadie le pidió que hiciera algo por aquella mujer, fue su propia iniciativa. De igual manera tomó la iniciativa de morir en la cruz por nuestros pecados y al poner nuestra fe en su sacrificio, alcanzamos el perdón de nuestros pecados. El apóstol Juan dice que Nosotros le amamos a Él, porque Él nos amó primero.” (1 Juan 4:19).

Jesús tocó el féretro, no temió a la peor de todas las contaminaciones que era el contacto con un muerto.[2] Él mostró su autoridad sobre la ley. Prefirió ayudar a la viuda, antes que mantenerse ceremonialmente limpio (Número 19:11, 16) [3].

Acerca David N. Zamora

Ministro Ordenado de las Asambleas de Dios, Pastor Principal de la Iglesia Misionera, A.D.,Inc., Tampa, Florida, EUA. Siendo muy joven comienza a servir al Señor en la Iglesia Evangélica Pentecostal de Cuba (Asambleas de Dios), de Las Tunas, donde se desempeña como maestro bíblico desde el año 1978. Su intensa y activa labor Pastoral en Cuba comienza en Enero de 1991. En abril de 1996 se gradúa de Bachiller en Teología y Biblia, por los Estudios Dirigidos de Superación Bíblica (EDISUB) de las Asambleas de Dios en Cuba. Obtiene su Licenciatura en Teología por medio del Instituto de Superación Ministerial de las Asambleas de Dios de América Latina (ISUM). El Pastor Zamora lleva mas de 42 años de casado con su esposa Raquel González. De esta unión matrimonial nacieron dos hijos: Merlyn David y Otoniel Zamora, quienes se desempeñan activamente, como Ministros de Música y Predicadores del evangelio de Jesucristo.

También Revise

Bosquejos Biblicos.. Central de Sermones

La batalla de la mente (Parte III)

Predicas Cristianas escritas, ¿qué es la batalla por nuestra mente? ¿Podemos vencer en esta batalla? Muchos se han dado por vencido en la batalla de la mente..

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.