La integridad puesta a prueba

Predicas Cristianas

«Con Daniel entendemos que el valor más importante de una vida se mide por su integridad. Nos hará bien analizar a Daniel bajo esta perspectiva, y cómo esa virtud del espíritu le llevó a vivir haciendo honor a su nombre a través de cuatro reinados.»

LA INTEGRIDAD PUESTA A PRUEBA

Texto Biblico: Daniel 6:1-14, 17-23

INTRODUCCIÓN:

El nombre de Daniel significa “Dios es mi juez”. Y si alguien hizo honor a su hombre fue aquel joven que vivió en el palacio del rey, muy lejos de la tierra de sus padres. Desde que salió de su familia él podía decir: «¡Dios es mi juez, no el hombre!» «¡Dios es mi juez, y no el rey de Babilonia o Persia!».

Él sabía que a la única persona a quien debería dar cuenta de cómo vivía no era a Nabucodonosor, a Belsasar, a Darío o a Ciro, sino a Dios. Él sabía que su Dios era su juez. Su vida estuvo centrada en Dios.

Anuncios

Todo lo que hacía y cómo se movía giraba en torno a su Dios. Y cómo se cumplió el significado de su nombre en todo lo que hizo. Daniel afirmó que Dios era su juez en la manera como comía, en la forma en que interpretaba los sueños, en la forma en que escribió su libro y cómo oraba.

En esta última parte, la vida de Daniel fue única. La oración de Daniel era audaz, desafiante y disciplinada. Él no estaba interesando en cuál era la opinión de Nabucodonosor, Belsasar o Darío. Para Daniel lo que Dios pensaba era lo más importante; eso es integridad.

Hay muchos ejemplos de integridad en la Biblia, pero el de Daniel supera a todos. La presente historia en la cueva de los leones nos sigue hablando del poder de una vida que no hace concesiones y tampoco niega su fe en su Dios.

Con Daniel entendemos que el valor más importante de una vida se mide por su integridad. Nos hará bien analizar a Daniel bajo esta perspectiva, y cómo esa virtud del espíritu le llevó a vivir haciendo honor a su nombre a través de cuatro reinados. Cuáles son las pruebas a la que es sometida la integridad. Por qué sale victoriosa al final de todo.

Anuncios

I. ES AQUELLA QUE PASA LA PRUEBA DEL CARÁCTER

1. De los tres el mejor de ellos (vers. 3).

Ya sabemos por la información del primer capítulo que Daniel fue uno de los cuatro jóvenes bien parecidos que vino de Jerusalén por la deportación a Babilonia. Desde que llegó al palacio reveló un carácter extraordinario. Su determinación de no comer las porciones de la comida del rey fue el resultado de su carácter sin concesiones.

El texto de una manera singular dice: “Y Daniel propuso en su corazón no contaminarse con la comida del rey” (1:10). La prueba a la que fue sometido por comer solo legumbres, saliendo de ella más robusto que los que comían de las carnes y los manjares, le hizo merecedor de altos honores, tanto así que se dice que fue hallado diez veces mejor que los demás jóvenes (1:15).

De esta manera no fue raro que ahora se nos diga que por su carácter Darío lo nombró como uno de los 3 que estarían sobre 120 príncipes que gobernaban a su reino. Estos hombres ayudaron a asegurar que Darío y su reino estuvieran protegidos contra robos, evasión de impuestos y revueltas militares. La integridad es la que te promueve a un nivel superior. Hay garantía de victoria para un hombre íntegro.

2. Sin ocasión de alguna falta (vers. 4)

Daniel era un gobernante y es en la administración pública donde se prueba más la integridad de un líder. La corrupción administrativa forma parte de los escándalos cotidianos. No son muchos los gobernantes que podían tener tan altas cualidades éticas a quienes se les pueda calificar con las palabras que tuvieron que reconocer aquellos que buscaban alguna ocasión para responsabilizar a Daniel de ser un mal mayordomo.

Observe cada palabra de este texto. No encontraban ocasión alguna. Habían evaluado y pesado su conducta, y tan contraria al rey Belsasar, al ser pesado se halló que no tuvo fallas. Feliz el hombre que al ser pesado en la balanza de la integridad no encuentran de que acusarlo. Feliz el hombre que al ser pasado por el “escáner de la integridad” no encuentran mancha alguna.

Anuncios

Hombres como Daniel parecieran ser un espécimen raro en la política, en los negocios, en el deporte, entre los artistas y por supuesto en las iglesias. No son pocos los líderes que están frente a la obra del Señor que mantienen esta gran lucha de ser fieles a él. Los enemigos deben ser los mejores calificadores de la conducta humana.

3. Ningún vicio ni falta fue hallado en él… (vers. 4b).

Por supuesto que al reconocer la vida de Daniel de esta manera, no implicaba que él no tenía pecado, sino que era un hombre de gran integridad. Su sello distintivo era la integridad. También podemos decir que Daniel no tenía culpa en la conducta de su vida profesional.

Acerca Julio Ruiz

Pastor en Virginia en los Estados Unidos, con 42 años de experiencia de los cuales 22 los dedicó en Venezuela, su país de origen. Otros 9 años los dedicó a pastorear en Vancouver, Canadá y los últimos 9 años en Columbia Baptist Church en su ministerio hispano, donde estuvo hasta agosto del (2015). A partir de octubre del mismo año (2015) comenzó una nueva obra que llegó a constituirse en iglesia el 22 de mayo de 2016 bajo el nombre de Iglesia Bautista Ambiente de Gracia en la ciudad de Burke, Virginia. El pastor Julio es Licenciado en Teología y ha estudiado algunas cursos para su maestría en Canadá. Además de haber sido presidente de la convención bautista venezolana en tres ocasiones, también fue profesor del seminario teológico bautista. El pastor Julio por espacio de unos 18 años publica sus sermones y artículos por estos medios. Es casado con Carmen Almera Ruiz y tiene tres hijas y una nieta: Laura, Oly, Sara e Isabella. Si usted quiere comunicarse con el pastor Julio, llámelo al (571) 251-6590.

También Revise

Predicas Cristianas.. Siembra y cosecha

Siembra y cosecha

Hay dos formas de ver la vida, en pecado o en el Espíritu de Dios. El mundo siembra corrupción, siembra pecado, no piensan que eso que siembran cosechan...

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.