¿Qué es la gracia de nuestro Señor Jesucristo?

«Para que la gracia de Dios esté en nuestra vida debemos aprender a vivir haciendo Su voluntad, cumpliendo con Sus mandamientos y sirviendo con todo el corazón.»

Texto Biblico:La gracia de nuestro Señor Jesucristo sea con vosotros. Amén.1 Tesalonicenses 5:28

Introducción

Gracia es un don, un regalo que recibimos sin merecerlo. La biblia dice que siendo nosotros pecadores, Cristo murió por todos. El Señor llevó en sí mismo el pecado de toda la humanidad y recibió nuestro castigo, no habiendo pecado nunca.

Así es como Dios muestra su amor por la humanidad, cuando vemos a Jesús en la cruz siendo muerto por todos nosotros, quienes merecíamos ese castigo. Pero Él tomó nuestro lugar y sufrió para que nosotros recibiéramos el perdón de Dios. Su sangre nos limpia de todo pecado y tenemos acceso al trono de Dios. 

Anuncios

Es por Su gracia que tenemos esa bendición de ser perdonados de todos nuestros pecados y entrar en la presencia de Dios. Somos aceptados delante de Dios y nuestros pecados borrados por la sangre del Cordero, hemos alcanzado esa gracia de Dios gracias a Jesucristo.

1) Sea con todos nosotros (Romanos 16:24)

Esta es la despedida habitual en las epístolas del apóstol Pablo. En esta vemos como es el deseo de Dios que su gracia sea con todos nosotros. Pero no solo con nosotros los que nos hemos arrepentido, sino que Dios quiere que esta gracia alcance a toda la humanidad.

La salvación es para todos los que se atreven a humillarse delante de Dios y reconocer que solo Él puede rescatarnos de la muerte eterna. Pero no solo arrepentirnos y volver a vivir en pecado, sino arrepentirnos, pedirle perdón y cambiar toda nuestra forma de vida.

Para que la gracia de Dios esté en nuestra vida debemos aprender a vivir haciendo Su voluntad, cumpliendo con Sus mandamientos y sirviendo con todo el corazón. Dios tiene un propósito para cada uno de sus hijos, así como el cuerpo tiene muchos miembros y cada uno de ellos cumple con su función, así en Dios cada uno cumplimos una función en particular. Dios nos ha tomado como sus hijos y debemos cumplir esa función para la que hemos sido llamados.

Anuncios

Pero no estamos solos, Dios ha enviado a su Espíritu Santo para que nos acompañe en este caminar con Dios. El Señor no nos deja solos sino que nos fortalece en su amor para que caminemos sin tropiezo en este camino que nos lleva a la vida eterna.

2) Sea con nuestro espíritu (Gálatas 6:18)

Debemos de reconocer que este cuerpo que vemos perecerá. No sabemos cuándo ni cómo pero dejaremos este mundo material y entramos a un mundo espiritual. Somos espíritu y Dios no solo quiere el bienestar físico para sus hijos, sino principalmente el bienestar de nuestro espíritu.

La gracia de Dios en nuestro ser espiritual se transforma en la salvación de nuestra alma. Nuestra alma es eterna y hay dos lugares donde puede pasar la eternidad, al lado de Dios en el cielo o en el lago de fuego. Dios nos da la oportunidad de que escojamos la vida a su lado cuando aceptamos a Jesucristo como nuestro salvador y reconocemos que su sangre nos limpia de pecado.

Cuando ponemos nuestra fe en Jesucristo, esa salvación viene a nuestra vida y hemos pasado de muerte a vida. Por lo tanto la gracia de Dios es con nuestro espíritu y tenemos vida eterna.

3) A todos los que le aman (Efesios 6:24)

Ya vimos que la gracia de Dios es para todos los que quieran pues Él no hace acepción de personas. Sin embargo, no todas las personas reconocen o aceptan el sacrificio de Jesús en la cruz. Dios no obliga a las personas para que le sirvan y le busquen. 

Anuncios

Dice su palabra que a todos los que le recibimos nos da la potestad de ser hijos de Dios, pero quienes le rechazan no se convierten en sus hijos, sino que son hijos del diablo. Pero a todos los que somos hijos de Dios nos da de su gracia, de su misericordia, nos brinda el regalo de la salvación.

Lo que sí hace el Señor es poner delante de nosotros la vida y la muerte, la bendición y la maldición, cada uno de nosotros debe elegir. A todos los que le amamos nos da entonces la potestad de ser llamados hijos de Dios. Como hijos somos amados por nuestro Padre Celestial y nos cuida de todo mal.

4) La gracia de Jesucristo (2 Corintios 8:9)

Como sabemos esta gracia es por medio de Jesucristo, pues fue Él quien descendió del cielo. Siendo Dios y gozando de una gloria incomparable con el Padre, Jesús dejó su trono de gloria y vino a esta tierra de pecado. Este es el amor manifiesto de Dios por la humanidad.

Cuando el ser humano no tenía oportunidad de alcanzar la vida eterna, vino Dios y se sacrificó para que tuviéramos esa oportunidad de alcanzar la salvación. Jesucristo lo hizo posible, el Señor murió para que esto fuera una realidad y ahora podemos acercarnos a Dios con confianza, como un hijo se acerca a su padre.

Acerca Mauricio Alvarez

Siervo de Jesucristo desde 1,999, amante de la palabra de Dios. El Señor me ha concedido servir con jóvenes y posteriormente con Escuela Dominical. Predicador de un Dios vivo a quien damos toda la gloria.

También Revise

Predicas Cristianas.. Tres actitudes

Tres actitudes

Predicas Cristianas, actitudes cuando el Señor se aproxima a la vida de las personas para salvarles, bendecirles o hablarles de los propósitos que tiene..

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.