La obra del Espíritu de Dios

Predicas Cristianas

Predicas Cristianas Texto Biblico:Por lo cual te aconsejo que avives el fuego del don de Dios que está en ti por la imposición de mis manos. Porque no nos ha dado Dios espíritu de cobardía, sino de poder, de amor y de dominio propio.” (2 Timoteo 1:6-7)

Introducción

Buenos dias y bendiciones. Cuando venimos a los pies de Jesucristo nos damos cuenta que empieza una nueva vida en nosotros, que dejamos la antigua forma de vida y empezamos de nuevo desde cero.  Es entonces que nos damos cuenta que sin la presencia de Dios no somos nada.

Algunos se desubican un poco pues no saben cómo será y la incertidumbre los llena de temor por el nuevo comienzo que están apunto de tener. 

Anuncios

Pero Dios no quiere que tengamos temor por lo que habrá de venir, pues Él se hará cargo de nosotros de ahora en adelante. Dios nos cuidará y aunque andemos por valle de sombra de muerte no temeremos pues Él va con nosotros. 

Humanamente el temor se hará presente, pero Dios envía a su Espíritu Santo para consolarnos y decirnos que todo estará bien, que todo saldrá bien y que no tenemos nada de qué preocuparnos pues Dios controla todas las cosas y ahora estamos en sus manos.

También sucede que muchos aprenden a caminar con Dios, pero pronto se acostumbran a la nueva forma de vida y tomamos las maravillas de Dios como algo normal o que Él debe hacer, pero no podemos encasillar a Dios en nuestra voluntad, sino que nosotros estamos en la voluntad del Señor. Dios quiere que siempre estemos atentos, reconociendo que Él es Dios y que sin Él nada podemos hacer.

1. Sin la presencia de Dios no somos nada – Avivar el fuego

Quien ha tenido la oportunidad de hacer un fuego para un asado o ha tenido la oportunidad de acampar junto a una fogata sabrá que el fuego no es eterno. El material se acaba y el fuego se apaga, por lo tanto debemos echar más leña para que el fuego continúe encendido. Cuando esto hacemos, cuando echamos más material para quemarse, el fuego se aviva. Si este estaba por apagarse, con el nuevo material vuelve a arder, vuelve a encenderse y a generar luz y calor.

Anuncios

Dios nos pide que nuestro fuego no se apague, porque sin la presencia de Dios no somos nada. Muchos cristianos dan por sentadas las cosas, han sido cristianos por muchos años y se acomodan a una forma de vida en paz y se olvidan de las batallas espirituales que tenemos. Muchos se enfrían e incluso piensan que no es necesario congregarse con otros hijos de Dios. Sin embargo Dios nos pide que no dejemos de congregarnos, que nos juntemos con otros hijos suyos para avivar ese fuego de Dios en nuestra vida.

Avivamos el fuego cuando le buscamos de una manera diferente, cuando le sorprendemos con nuestras oraciones, cuando un nuevo ímpetu viene a nuestra vida por estar en oración con él. Avivamos el fuego cuando emprendemos una nueva empresa en su obra, cuando iniciamos una nueva obra, cuando decidimos predicar a alguien más. Avivamos el fuego cuando estamos atentos a su voz y vamos a donde Él nos envíe.

Dios quiere que seamos perseverantes en su palabra y hagamos su voluntad. No seamos pues fríos, ni tibios, si no calientes por el fuego del don de Dios en nuestras vidas. Que su Espíritu arda en nuestro interior y nos queme, para que nos movamos en su presencia y hagamos su voluntad.

2. Don de Dios (1 Corintios 7:7)

Dios da dones a los hombres. Pablo escribe que cada uno tiene su propio don de Dios. Todos a la verdad hemos recibido el don de la salvación, como un regalo de Dios hemos recibido la vida eterna. Pero cada uno ha sido llamado a una obra en específico. Cada uno de los hijos de Dios tiene un llamado especial, como miembros del cuerpo de Dios tenemos funciones diferentes, aunque pertenecemos al mismo cuerpo.

En el caso de Timoteo había recibido el don, la obra de la predicación y del cuidado de los primeros cristianos en la región que le había sido designada. Cada uno de nosotros tenemos un don de Dios, quizá en la alabanza, quizá en los negocios, quizá siendo ejemplo en nuestra familia, quizá siendo misionero en una obra remota. No lo sabemos, cada uno tiene su don manifiesto de Dios, el cual debemos cumplir a cabalidad. Dios quiere que despertemos ese don, si estaba dormido quiere que lo avivemos con el poder de su Espíritu Santo.

Anuncios

3. Sin cobardía (Apocalipsis 21:8)

Dios no hace acepción de personas, aquellos que hacen maldad serán condenados y echados en el lago de fuego. Dentro de esos que hacen maldad están los cobardes, aquellos que tienen miedo del mundo, del que dirán. Aquellos que temen dar el paso para acercarse a Dios. Aquellos que ponen primero su estatus antes que a Dios por temor de los demás, estos serán condenados. Junto con los abominables, junto con los homicidas, ahí estarán los cobardes que no se atreven a dar el paso para acercarse al Rey de Reyes y Señor de Señores.

4. Espíritu de poder (Efesios 6:10)

Mas Dios no nos ha dado un espíritu de cobardía. Dios no nos ha dado un espíritu de temor, Dios no nos ha creado con falta de valor. Dios en cambio nos ha dado un espíritu de poder. Cuando el Espíritu Santo se toca con el nuestro las imposibilidades ya no existen.

Dice su palabra que iremos de poder en poder, de victoria en victoria. Esto implica que estaremos en batallas, batallas no de la carne sino del espíritu. Y esta lucha no es contra sangre ni carne, no es contra ejércitos mortales, sino contra huestes de maldad. Dios nos ha llamado a la guerra, pero no nos envía desarmados, sino que nos da su armadura para que enfrentemos a gobernadores de las tinieblas y seamos más que vencedores en Cristo Jesús. 

Acerca Julio Torres

Siervo de Jesucristo, y amante de la palabra de Dios.

También Revise

Predicas Cristianas.. Siembra y cosecha

Siembra y cosecha

Hay dos formas de ver la vida, en pecado o en el Espíritu de Dios. El mundo siembra corrupción, siembra pecado, no piensan que eso que siembran cosechan...

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.