Inicio / Predicas Cristianas / ¿Cuando nos portamos neciamente?

¿Cuando nos portamos neciamente?

Predicas Cristianas – Predicaciones Cristianas

Entonces dijo Saúl: He pecado; vuélvete, hijo mío David, que ningún mal te haré más, porque mi vida ha sido estimada preciosa hoy a tus ojos. He aquí yo he hecho neciamente, y he errado en gran manera” 1 Samuel 26:21 

INTRODUCCIÓN:

¿Ha hecho alguna vez algo realmente tonto, verdaderamente necio? No nos gusta reconocerlo, pero lo hemos hecho. El rey Saúl y 3000 de sus soldados habían perseguido a David por el desierto de Zif. En las maniobras para encontrarlo y matarlo, Saúl se había cansado. El y sus hombres se echaron a dormir. David encontró al rey dormido con su lanza clavada en tierra y una vasija de agua cerca. David tomó la lanza y el agua, se alejó y llamó al rey. Este despertó y comprendió que David pudo haberlo matado. Saúl dijo: “He actuado neciamente…” PREGUNTA: ¿Cuándo actuamos neciamente?

I. CUANDO NO USAMOS NUESTRAS CAPACIDADES PARA LA GLORIA DE DIOS (Porque Dios nos ha dotado de capacidades a todos. Y cuando esas capacidades que tenemos no las usamos para la gloria de Dios, entonces las usamos para actuar NECIAMENTE)

A. En 1 Samuel 9 leemos que Saúl tenía muchas capacidades. (1 Samuel 10:24) “Y Samuel dijo al pueblo: ¿Habéis visto al que ha elegido Jehová, que no hay semejante a él en todo el pueblo?… Podía haberlas usado para glorificar a Dios, pero no lo hizo. ¿Conoce usted a alguien así? ¡Yo si!

B. Un día un hermano lloró ante la tumba de un amigo que murió como alcohólico antes de llegar a los 50 años de edad. Podía tocar instrumentos musicales y tenía una voz hermosa. Tenía inteligencia y podía haberse convertido en una persona que valiera la pena, pero todo lo desperdició y murió joven.

C. Hemos sido dotados con la capacidad de hablar, cantar y testificar. Muchas personas son muy inteligentes, pero contaminan su mente con literatura sucia. Algunos tienen cuerpos fuertes, pero los usan mal. El epitafio de las tumbas de tales personas podría ser: “Me he comportado neciamente”. NOS PORTAMOS NECIAMENTE:

II. CUANDO PERMITIMOS QUE EL MAL CONTINUÉ EN NUESTRA VIDA

A. En 1 Samuel 15 leemos que Dios le dijo a Saúl que se librara de los amalecitas. Esos amalecitas continuaban atacando al pueblo de Dios, pero cuando Saúl y su ejército lucharon contra ellos, Saúl perdonó la vida del rey Agag. Agag representaba todo lo que era malo, Saúl dejó que el mal continuara en la vida.

B. La rebelión es un mal que si se permite; sigue su curso en la vida de algunas personas. Saúl escuchó a Samuel decir: “…la rebeldía (desobediencia, la insujeción) es como pecado de adivinación…” 1 Samuel 15:23

C. El echarle la culpa a otros es un mal que si se permite; sigue su curso en la vida. Cuando Samuel enfrentó a Saúl y le preguntó por las ovejas y el ganado, el rey dijo: 1 Samuel 15:15 “El pueblo tomó del botín ovejas y vacas,… para sacrificarlos a Jehová”. LA PREGUNTA: ¿Decidía el pueblo lo que el rey debía hacer? ¡Jamás! El sencillamente los culpaba por su propia rebelión.

D. Un día una señora hizo un pastel. Le dijo a su hijo que no lo tocara, mientras ella iba de compras al centro. Pero el muchacho probó el pastel una vez y luego otra. La forma de aquel pastel quedó arruinada. Entonces el muchacho levantó al gato y puso las patas del gato sobre el pastel y encerró al animal en la cocina. El gato recibió la culpa por destruirlo y sufrió el castigo. LA PREGUNTA: ¿Culpamos a otros de nuestros fracasos?. ¿Culpamos a otros cuando ocurren dificultades en la iglesia?. ¡Sencillamente estamos actuando como el rey Saúl!

E. El querer siempre recibir honra es un mal que si no lo paramos, va a seguir su curso en la vida. Un curso de destrucción. Saúl le dijo a Samuel: “… hónrame, por favor, en presencia de los ancianos de mi pueblo…” 1 Samuel 15:30. El debió arrepentirse, pero no lo hizo. Hasta en este pecado Saúl quiso ser exaltado.

F. El fingir una falsa consagración es un mal que si lo permitimos, va a seguir su curso. Saúl fingió que él adoraría al Señor en medio de su desobediencia a Dios (1 Samuel 15:30). ¡Qué burla! ¡El tenía una religión falsa! NOS PORTAMOS NECIAMENTE TAMBIÉN:

III. CUANDO SENTIMOS CELOS POR OTROS

A. Saúl lo tenía todo. No le faltaba nada. Era rey. Todos los recursos de la tierra estaban a su disposición. Pero él quiso toda la gloria. El tiempo pasó. Los filisteos tenían un gigante llamado Goliat. ENTONCES: Entre el ejército de Dios (Saúl) y los filisteos ocurrió un problema, Vino una guerra.

B. David apareció en escena. Ya conocemos la historia. David derrotó a Goliat. Las mujeres cantaron, “Saúl hirió a sus miles, y David a sus diez miles”. Y Saúl no pudo soportar el éxito de otro.

C. Desde ese tiempo en adelante, el rey trató de matar a David. Hasta mató 85 sacerdotes del pueblo de Nob con sus familias por haber favorecido a David. Los quemó a ellos y sus posesiones. El actuó neciamente por causa de los celos.

D. ¿Tiene Ud. problemas con los celos? Tal vez alguien es más popular o tiene mejores promedios de calificación o mejor empleo. Tenga cuidado. Los celos pueden llevar a malas obras. Cantares 8:6 dice: “Duros como el Seol (son) los celos”. SUCEDE ENTONCES, QUE NOS PORTAMOS NECIAMENTE:

IV. CUANDO BUSCAMOS RESPUESTAS PARA LA VIDA EN LAS RELIGIONES FALSAS

A. En 1 Samuel 28 leemos la terrible historia de Saúl y la hechicera de Endor. El Señor no le había contestado a Saúl. (Por que Dios desecha a los que andan neciamente) Entonces éste buscó una hechicera, aunque aquello estaba prohibido por Dios. Saúl consultó con esa perversa mujer en vez de humillarse ante Dios.

B. ¿Qué acerca de los horóscopos de hoy? ¿Qué acerca de las bolas de cristal y de los que leen la palma de la mano, o el tabaco o la tasa del café? ¿Qué acerca de la adoración a Satán con todas sus aberraciones, y de la astrología, las sectas, y la magia negra? Dios condena todo eso, porque es apartarse de El. Actuamos neciamente cuando usamos esos recursos necios para ayuda y dirección espiritual, en vez de recurrir a Dios.

V. CUANDO TERMINAMOS LA VIDA SIN DIOS Y SIN ESPERANZA

A. Recordemos la historia de la muerte de Saúl. Los filisteos atacaron a Saúl y a su ejército en Gilboa, aniquilando prácticamente a todo el ejército. Al arreciar el ataque del enemigo, Saúl fue alcanzado por los flecheros. El tomó su propia espada y se mató.

B. El enemigo mató a sus hijos. Saúl fue decapitado y despojado de su armadura, y su cuerpo fue clavado en el templo pagano del enemigo. La gloria se apartó de Israel y la vida de Saúl terminó en desesperación y vergüenza. Murió sin honra, sin gloria.

C. Una vez un rey tenía un siervo que él pensaba que era el hombre más tonto que había visto. Un día el rey le dio a su siervo su propio cetro y le dijo que encontrara a un hombre más tonto que él. El debía darle el cetro a ese hombre. El hombre “más tonto” no pudo ser encontrado. Después de años de vagar, el siervo regresó finalmente a la corte de su amo. Al enterarse de que el rey estaba muy enfermo se entristeció mucho. El rey le dijo a su siervo que iba a emprender un largo viaje. El siervo le preguntó que cuánto hacía que sabía acerca del viaje. El rey dijo que toda su vida había sabido que haría este viaje fuera de este mundo. El siervo preguntó qué preparativos había hecho para el viaje. El rey contestó: “Ninguno”. El siervo respondió: “Entonces tome usted el cetro, porque usted es el hombre más tonto que yo he conocido”.

CONCLUSIÓN:

No tenemos que ser tontos. No necesitamos actuar neciamente en la vida. Podemos ser sabios. Podemos aceptar la vida de

© 2012. José Alfredo Jiménez

Acerca José Alfredo Jiménez

Revise también

Predicas Cristianas.. Aceptar el propósito de Dios

Contentamiento: un rechazo a la ambición y al conformismo

Predicaciones Cristianas Escritas... La expresión que resumen el contentamiento cristiano es: Dios y lo que Dios me da, es todo lo que necesito...

Un comentario

  1. Hola hno.buen tema de mucha bendición. Que Dios le bendiga y le siga usando para bendecir a muchos .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *